Cuando nos ponemos a hacer dieta, lo que queremos es ver los resultados lo antes posible. Una de las cuestiones que nos generan mayor frustración y que en algunas ocasiones nos llevan a abandonar el régimen es comprobar que no hemos conseguido alcanzar nuestros objetivos.

Es importante tener claro que cualquier dieta requiere de tiempo, paciencia e implicación. Adelgazar no es algo que se consiga de un día para otro. La alimentación y el deporte son las principales claves para conseguirlo pero hay ciertas cuestiones a las que también debemos prestar atención si queremos bajar de peso.

Puede que lleves un tiempo tratando de adelgazar y no hayas apreciado ningún cambio en tu peso. Esto puede deberse a que estas cometiendo errores que te impiden bajar esos kilos de más.

Te puede interesar:

Seis errores que pueden estar evitando que adelgaces

  1. Quizás no estés comiendo la suficiente proteína. Estas te ayudan a sentirte lleno y satisfecho y, por tanto, esto te ayudará a evitar los antojos y comer en exceso. El consumo de proteínas también ayuda a impulsar tu metabolismo y promover el aumento de la masa muscular. Como fuentes de proteína que puedes incluir en tu dieta están el pollo, la carne de ternera, el pescado, los huevos, los productos lácteos y las proteínas de origen vegetal como el tofu y las legumbres.
  2. No comer suficiente grasa. A la hora de hacer una dieta, es habitual caer en el error de abandonar el consumo de grasas. Sin embargo, es una parte importante para una dieta saludable. La grasa te ayuda a sentirte saciado después de comer, lo que puede ayudar a reducir la ingesta de calorías. Junto a esto, también proporciona nutrientes esenciales como la vitamina E y los ácidos grasos omega-3 y los puedes encontrar en productos como el aceite de oliva, los aguacates, las nueces y o cualquier tipo de semillas.
  3. No comer suficiente fibra. Esta es un nutriente vital cuando se trata de perder peso. Te ayuda a sentirte lleno y a reducir la ingesta de calorías y proporciona numerosos minerales y vitamina B. Entre las fuentes de fibra tienes la fruta, la verdura, los cereales integrales y las legumbres.
  4. No hacer ejercicio regularmente o hacerlo en exceso. El ejercicio ayuda a quemar calorías y promover el crecimiento muscular. Cuando bajas de peso, inevitablemente pierdes masa muscular y grasa. Hacer ejercicio podría ayudar a minimizar esta pérdida, aumentar la quema de grasa y evitar que el metabolismo se ralentice. Cuanto más tejido graso tengas, más fácil será perder peso. Hacer ejercicios de fuerza es uno de los mejores métodos para desarrollar músculos, estimular el metabolismo, mejorar la fuerza y el rendimiento físico y puede ayudar a reducir la grasa abdominal.
  5. Comer con frecuencia. Debes preguntarte si realmente tienes hambre antes de tomar un tentempié y, de ser así, debes elegir una opción saludable. 
  6. Comer demasiadas o pocas calorías. Otro de los grandes errores que se cometen cuando se quiere seguir un régimen es renunciar al consumo de calorías y eso es contraproducente. No debes reducir demasiado la ingesta calórica. Eso puede llegar a provocar que el metabolismo se ralentice para conservar energía y, como resultado, puedes terminar aumentando de peso en lugar de perderlo. En definitiva, trata de encontrar un término medio que te permita perder peso sin privar a tu cuerpo de los nutrientes esenciales.