14 de octubre de 2018
14.10.2018

Carmen Grandal: "No podía ni moverme; pedía a Dios que me dejara criar a mis hijos"

"Te sientes una inútil y eso acaba agotándote psicológicamente"

14.10.2018 | 03:14
Carmen Grandal, vecina de Ardán y enferma de artritis. // G. Santos

Carmen Grandal nació en Ardán (Marín) hace 69 años y desde hace 32 padece artritis, una enfermedad que ha condicionado mucho su calidad de vida.

-¿Cómo afrontó el diagnóstico?

-Muy mal. El dolor era mucho. El médico me dijo que tenía un reumatismo muy malo y que no me iba a curar. Yo tenía dos hijos pequeños y había muchos días que no podía ni moverme.

-¿Cómo se compatibiliza el cuidado de una familia con el de uno mismo?

-Con mucho sufrimiento. Yo solo le pedía a Dios que me dejara criar a mis hijos. Eran pequeños y necesitaban la atención de su madre, pero la mayoría de los días yo no podía ayudar en nada en mi casa. Me sentía una inútil y eso es agotador psicológicamente.

-¿En 32 años los tratamientos han variado mucho?

-Muchísimo. Yo empecé con cuidados paliativos, para aliviar el dolor y la inflamación. Tantos años así no pudieron evitar que el cuerpo se me fuese deformando. Mis manos estar retorcidas y mis rodillas a veces no me dejan caminar. Alguno de los tratamientos que tomé en estos años me causó efectos secundarios. Hoy es importante que la gente acuda al reumatólogo con celeridad y que empiece pronto a tratarse pero ya se puede evitar la deformación.

-¿Cómo es hoy su calidad de vida?

-Tengo días con mucho dolor, que no puedo levantarme de la cama; pero tengo otros que todavía tengo humor para disfrutar un rato con el más pequeño de mis tres nietos. Tengo dos de 25 y 22 años, y los vi crecer. Hubo momentos en estos 32 años que no creí que la enfermedad me permitiera tanto, pero aquí estamos.

-¿Qué consejo le daría a un recién diagnosticado?

-Que no se rinda, que no pierda el ánimo; que hoy se avanzó mucho y los tratamientos son más eficientes y sobre todo que no olviden que hay que aprender a vivir con la enfermedad, que aunque haya dolor, también hay treguas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores