19 de diciembre de 2017
19.12.2017

Fallece el escultor Arturo Baltar

El emblemático artista falleció en Ourense a los 93 años tras una larga trayectoria como creador - Su obra culmen es el Belén de Baltar, un símbolo y orgullo de la ciudad

19.12.2017 | 03:30

El escultor Arturo Baltar Santos (Noalla, San Cibrao das Viñas, Ourense, 1924), autor de algunas de las obras de mayor valor artístico y etnográfico del rural gallego, la más conocida el Belén de Baltar, símbolo de la Navidad en Ourense y del patrimonio etnográfico ourensano, falleció ayer a los 93 años de edad.

Aunque retirado ya de la vida social por su avanzada edad, la noticia de su fallecimiento se extendía en la noche de Ourense con rapidez, causando gran consternación en una ciudad en la que era especialmente querido y admirado y su obra considerada el espejo de un rural, en lo paisajístico y antropológico, ya a punto de desaparecer y cuyas esculturas en muchos casos eran ya el único legado.

Capilla ardiente en As Burgas

Su capilla ardiente ha sido instalada en el Tanatorio de As Burgas, de donde partirán sus restos mortales mañana miércoles a las 4 de la tarde hacia el cementerio de Santa María la Real de A Barra, en Coles, donde recibirán sepultura.

De hecho, su conjunto más emblemático, el Belén de Baltar cuyas primeras piezas comenzaron a gestarse en el año 1967 por encargo de la Asociación de Belenistas, fue creciendo hasta cumplir en 2017 su medio siglo de historia y acaba de reabrir al público la pasada semana como cada Navidad.

La Wikipedia lo define como "autor de esculturas sobre arxila, comezou modelando pequenas pezas ou conxuntos de las, anticipo dos complexos retablos que había de realizar máis tarde, con escenas imaxinarias ou vividas, relixiosas ou profanas. Peregrinos, esmoleiros, cantores de 'panxoliñas', son o seu mundo. A súa escenografía policromada, en beléns, boticas, tabernas, altares son a súa obra máis característica".

El propio Arturo Baltar reconocía que su inspiración estaba en la naturaleza, en el arte sacro que reprodujo adaptado a su peculiar estilo de personajes y formas redondeadas y amables, y en el rural de Galicia en general. "Como no sé expresarme a través de la música o de la escritura, utilizo mis manos" declaró. Se consideraba alumno de Antonio Faílde, vivió con Manuel Prego y la modestia le impidió reconocer que era considerado, ya en vida, uno más de los grandes artistas que forjaron la identidad cultural y artística de Galicia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores