06 de marzo de 2010
06.03.2010

Una nueva colisión frontal en el Corredor se salda con un muerto, el cuarto en menos dos meses

El siniestro tuvo lugar en las inmediaciones del paso elevado de Montenegro y el fallecido es un vecino de Gondomar de 47 años de edad

06.03.2010 | 01:32
Los servicios sanitarios atienden a uno de los heridos, mientras los bomberos trabajaban en la cabina del camión. / Gonzalo Núñez

El inicio del año 2010 está resultando especialmente trágico en el Corredor do Morrazo. Ayer a mediodía se registró un grave accidente a la altura del lugar de Montenegro (Concello de Moaña) y en el que falleció una persona, mientras que otras dos resultaron heridas de distinta consideración. El fallecido es Antonio Rodríguez Seijo, un vecino de Gondomar de 47 años de edad y que se convierte en la cuarta víctima mortal en esta vía en menos de dos meses. Las otras tres fallecieron en el siniestro registrado el pasado 18 de enero a unos dos kilómetros del lugar en el que se produjo el choque de ayer. A consecuencia del mismo fue necesario cortar el tráfico en el Corredor, entre los accesos de Meira y Broullón, y la Guardia Civil procedió a desviar a los conductores. La circulación quedó normalizada sobre las cinco de la tarde.
El accidente tuvo lugar alrededor de las 14.30 horas y se vieron implicados dos vehículos: un Seat Córdoba, con matrícula 3107 CPZ, y un camión Nissan L35, con placa M 8538 MZ. El turismo circulaba en dirección Cangas y la camioneta iba en sentido Vigo puesto que sus ocupantes regresaban a Vilaboa después de realizar un trabajo en Bueu. Las causas que motivaron el choque aún están siendo investigadas, aunque todo parece indicar que el Seat Córdoba invadió parte del carril contrario y chocó frontalmente con la camioneta.
El impacto fue de tal calibre que el conductor del turismo falleció prácticamente en el acto y el vehículo quedó mirando hacia Vigo. El cuerpo quedó atrapado en el interior y fue necesaria la intervención de los Bombeiros do Morrazo para su excarcelación, con la colaboración de efectivos de Protección Civil Moaña. Mientras, el el camión –de la empresa Virutadoras del Noroeste– quedó literalmente montado sobre el quitamiedos del lateral de la calzada. Sus dos ocupantes, Juan Ramón Vidal y José Luis González, presentaban contusiones y fracturas de varios huesos y por ello fueron trasladados a Povisa y al Hospital Xeral de Vigo.
La Guardia Civil investiga ahora las posibles causas del siniestro. La principal hipótesis que se maneja es que el Seat Córdoba invadiese parte del carril contrario, algo que en principio se ve confirmado por lo que pudo contar el conductor de la camioneta a su hijo antes de ser trasladado al hospital. Las fuentes consultadas en el lugar indican que en el punto del siniestro no se apreciaron fuertes y prolongadas marcas de frenada, lo que apunta que la causa del choque podría tener un origen presuntamente "sobrevenido", en alusión a un posible mareo o vahído. El hijo del conductor de la Nissan L35 explicó que se acercó al lugar después de llamar a su padre por teléfono, extrañado ante su tardanza. "Alguién me cogió y me dijo lo del accidente. La verdad es que viendo lo que pasó se puede decir que a él y al compañero no les pasó nada", manifestó.
El punto en el que ocurrió el siniestro está entre los pasos elevados de Meixoeiro y Montenegro y es una zona de buena visibilidad. La calzada está marcada con una doble línea continua, aunque en los primeros meses tras la apertura del Corredor do Morrazo (diciembre de 2005) se permitía el adelantamiento. No obstante, esa decisión se corrigió posteriormente ante las quejas que advertían de su inseguridad ya que en ese entorno hay un leve cambio de rasante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook