Aumenta exponencialmente la demanda de intervenciones de medicina y cirugía estética

“Vemos el incremento en pacientes de todas las edades”, constatan los profesionales | Los usuarios son mayoritariamente mujeres pero, cada vez más, se animan los hombres

Intervención de cirugía estética en el Hospital Quirónsalud de Pontevedra.

Intervención de cirugía estética en el Hospital Quirónsalud de Pontevedra. / FdV

“En toda España, desde la pandemia, estamos experimentando un gran aumento en la demanda de tratamientos estéticos, tanto médicos como quirúrgicos. Pontevedra no es diferente al resto del país y estamos viendo este incremento en pacientes de todas las edades”, señala María Jesús Álvarez, jefa del servicio de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora del Hospital Quirónsalud Miguel Domínguez, una de las profesionales que constata el incremento exponencial de las intervenciones en pacientes sanos para mejorar la imagen.

Explica que en el hospital en el que ejerce las unidades de medicina estética y de cirugía estética y plástica están coordinadas, “por lo que ofrecemos tratamientos integrando ambas. Cada vez más pacientes que se han sometido a una intervención quirúrgica para mejorar su aspecto estético deciden continuar tras su cirugía con tratamientos médicos que les ayuden a mantener y mejorar los resultados de esta. Un ejemplo claro son mujeres en torno a los cincuenta años de edad preocupadas por el aspecto cansado, que notan los párpados muy caídos y realizamos una blefaroplastia para rejuvenecer la mirada. Tras el resultado de la cirugía se animan a tratar su piel para mejorar la luminosidad y tersura, rejuvenecer y rehidratar sus labios y tratar las arrugas de la frente y el entrecejo”.

No solo en la mediana edad los pacientes demandan estas intervenciones, sino que María Jesús Álvarez explica que “también encontramos, cada día más, gente joven preocupada por mantener su belleza natural y su juventud acudiendo a la medicina estética para resaltar sus pómulos, retrasar la aparición de las patas de gallo, dar más volumen a los labios, hidratar la piel en profundidad etc”.

La demanda solía ser mayoritariamente femenina, pero en los últimos años aumenta la masculina. En este sentido, la profesional señala que “los hombres no se quedan atrás, aunque ellos acuden más a la cirugía, normalmente por las orejas, párpados, nariz... Y problemas derivados de cambios de peso tanto en jóvenes como en mayores. Pero al ir de la mano las dos unidades, también deciden acceder a la medicina estética para el cuidado de su piel”.

Por lo que respecta al perfil de los pacientes, constata que “es muy diverso y abarca todas las edades, desde niños con complejos por sus orejas separadas, pasando por jóvenes que desean mantener su buen aspecto o corregir alguna zona de su cuerpo con la que no se sienten cómodos, y mayores los que desean revertir los cambios que van ocurriendo con la edad y con las modificaciones de peso, tras los embarazos, cicatrices derivadas de accidentes o de cirugías por las que han tenido que pasar”.

María Jesús Álvarez es una de las profesionales que comprueba que “cada día es más habitual ver cómo los pacientes están mejor informados de las distintas técnicas existentes y eso nos ayuda mucho a la hora de diseñar cada plan de tratamiento individualizado, que suele integrar cirugía estética y cuidados médico estéticos a largo plazo, ganando calidad de vida y satisfacción personal”.

En medicina estética los tratamientos más demandados son la toxina botulínica, rellenos de ácido hialurónico, inductores de colágeno y tratamientos de pigmentaciones”.

Aplicación de un tratamiento de medicina estética.

Aplicación de un tratamiento de medicina estética. / FdV

En su servicio, añade, “siempre recomendamos a nuestros pacientes que valoren toda la información que les proporcionamos antes de decidir con qué tratamientos van a conseguir acercarse más a sus expectativas en los resultados, y les animamos a que nos hagan todas las preguntas necesarias para aclarar sus dudas”.

Virginia Archanco, del servicio de Medicina Estética del Quirónsalud, es otra de las profesionales que refiere el importante incremento de la demanda de estos tratamientos, y también el amplísimo abanico de edades de los pacientes. “Hay gente joven, de mediana edad, senior... Cada edad tiene sus distintas demandas”, de modo que los de menor edad “buscan embellecer” y los mayores “rejuvenecer”.

Si en la cirugía estética la demanda masculina gana año a año terreno, en la medicina estética “los usuarios siguen siendo a día de hoy mayoritariamente mujeres”, refiere la profesional.

A propósito de los tratamientos más demandados, señala a “la toxina botulínica, rellenos de ácido hialurónico, inductores de colágeno y tratamientos de pigmentaciones”. En general, los pacientes piden reducir arrugas y líneas de expresión, dar volumen y definición a áreas como labios o pómulos o mejorar la apariencia de la piel.

Este tipo de tratamientos no hacen uso de técnicas de cirugía mayor ni que requieran anestesia general, como sucede en el caso de la cirugía estética, que en la mayoría de los casos implica el ingreso hospitalario del paciente, de modo que puede retomar sus actividades diarias tras el paso por la consulta.