Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teresa Gutiérrez Directora de Augas de Galicia

“Junio nos dio un respiro, pero la situación es preocupante, sobre todo en los manantiales”

“En los meses de julio, agosto y septiembre el río Lérez siempre va al límite”

Teresa Gutiérrez López. Marta G. Brea

Pontevedra, su comarca y su ría se formaron y crecieron gracias al Lérez. La actual situación de prealerta por sequía y todos los cambios en la gestión del agua que se aproximan por parte de los ayuntamientos, hacen que cada vez se mire con más atención al que es el principal aporte para la población de un bien tan necesario como cada vez más escaso, el río y su agua. La directora de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez, analiza el estado de esta cuenca e insiste en la necesidad de realizar un uso racional del agua.

–Llevamos varios meses en prealerta por sequía, ¿cómo se afronta este verano?

–El mes de junio ha sido bueno. Mejor dicho, al menos ha sido normal. De tal forma que antes de junio, a nivel general, estábamos peor que ningún año para afrontar el verano y cuando menos ahora ya estamos, al menos, un poco mejor que en el año 2017, pero la situación aún es preocupante .

–¿Y respecto a la cuenta del Lérez y a todo el área de Pontevedra?

–Igual. Junio ha dado un respiro pero la situación sigue siendo muy preocupante. No solo en cuanto a los acumulados que se reflejan en los caudales circulantes, sino especialmente en las pequeñas acumulaciones en el subsuelo y los manantiales. Lo que ha ocurrido es que está siendo un año hidrológico muy seco. Desde octubre tan solo hemos tenido tres meses dentro de la normalidad, el último de ellos este de junio, pero el resto han estado muy por debajo. Una parte del agua fluye pero otra parte debe recargar estos manantiales o puntos de retención cuya situación es más difícil de evaluar, pero que están a menor nivel que otros años y por eso es importante gestionar muy bien el uso del agua. Muchas comunidades de aguas están viendo como sus pozos están por debajo del nivel de otros años.

–El Concello de Pontevedra ha mostrado su preocupación por las importantes fluctuaciones de caudal que se registraron en las últimas semanas en el Lérez, ¿han indagado sobre esta cuestión?

–Sí que es cierto que a raíz de la comunicación del Concello de Pontevedra hemos ido a controlar la estación de aforo para ver si existía algún tipo de problema en las mediciones y si existían estas fluctuaciones. Y sí que es cierto que se han detectado algunas fluctuaciones de caudal. Aguas arriba de la estación de aforo hay dos captaciones, una industrial y otra de una zona recreativa en proceso de legalización. Lo hemos analizado y no parece que estas fluctuaciones se puedan producir por efecto de estas dos captaciones.

"Estamos contentos de que Pontevedra aceptase crear un ente supramunicipal para gestionar el agua, es lo que reclamábamos"

decoration

–Una de ellas es la de Ence, ¿pudo haber sido la causa?

–La captación de Ence tiene un caudalímetro visible que está midiendo constantemente y no detectamos que pudiera ser a causa de esta fluctuación. Lo cierto es que aún estamos buscando la explicación a un fenómeno que no solo se ha producido este año. Es algo que se puede incluso explicar por la acumulación de agua en los azudes hasta que desbordan y vuelve a aumentar el caudal. En cualquier caso, son fluctuaciones que no nos preocuparon porque siempre estuvieron por encima del caudal ecológico del río. Aunque seguiremos investigando cuál puede ser la causa.

–El Concello de Pontevedra anunció que creará un ente supramunicipal para pedir así un aumento de la concesión que capta del Lérez y poder abastecer a los concellos de la ría como ocurre ahora, ¿cómo ven desde Augas de Galicia esta decisión?

–Es que eso es lo que Augas de Galicia viene reclamando desde hace muchos años. Sencillamente porque es lo que establece la ley de aguas en la que se señala que un concello que tenga una concesión pueda dar o vender agua a otro. En el momento en el que eso sucede hay que proceder a una gestión mancomunada, a través de un consorcio, una empresa pública, una mancomunidad..., la fórmula que se elija para este ente supramunicipal. Esto es algo que se manifestó desde que se hicieron las primeras modificaciones en la red hace 20 años y que también se pidió por parte de Acuaes tras las últimas reformas en la red. La captación de 200 l/s que tiene autorizada Pontevedra es insuficiente para el propio concello y para los demás, por lo que ya capta más de lo que tiene autorizado y por eso es necesario aumentar la concesión. Por ello convocamos una primera reunión a la que Pontevedra no vino. Finalmente, en esta última sí envió un técnico con capacidad de posicionarse y estamos muy contentos del resultado de esa reunión y de que el Concello haya dicho que sí, que creará ese ente supramunicipal. Creo que además es justo que cuando un bien público es gestionado para un conjunto, todos los participantes tengan voz en esa gestión. Este ente fijará los derechos y obligaciones de todos los que estén ahí representados y dependan de este servicio. Creo que es algo muy necesario y más en un escenario de escasez como este.

"No detectamos que Ence fuera la causa de fluctuaciones de caudal en el Lérez"

decoration

–¿Cuáles serán los trámites?

–Si es necesario, incluso se puede empezar a modificar la concesión al mismo tiempo que se procede a tramitar la creación de esta entidad supramunicipal.

–Y el Lérez, ¿soportará este aumento de la concesión?

–El río Lérez, durante el verano, concretamente los meses de julio, agosto y septiembre, está, digamos, al límite. En este punto solo hay que recordar que los caudales ecológicos están por delante de cualquier otro uso y, por lo tanto, la futura concesión que tenga este hipotético ente mancomunado que abastecerá a Pontevedra y a los concellos de la ría tiene que respetar este caudal ecológico. Hay que recordar que ya se ha reducido drásticamente la concesión a Ence y también sabemos que la población (dependiendo de qué usos) tiene prioridad a los usos industriales en los casos más graves. No obstante, en cuanto al resto del año no hay preocupación, pero sí que es verdad que los meses de junio, agosto y septiembre de cada año van a ser los más difíciles.

“La modificación de la nueva concesión para Pontevedra y su ría incluiría el Pontillón”


–¿Cuál es la situación de la concesión del Pontillón?, creo que hay algún problema ahí...

–Es que esa es una concesión que, a día de hoy, no existe. Aunque se utilice, hace 50 años se intentó regularizar pero nunca se hizo. En cualquier caso, en el plazo de tres meses los ayuntamientos deberán tener definida la fórmula (aprobada con el correspondiente acuerdo plenario) que van a utilizar para crear este ente supramunicipal para la gestión del agua y en esa modificación de la concesión y en ella habrá que incluir las dos fuentes de captación de agua con las que se cuenta que es, principalmente, el Lérez, y en menor medida este embalse del Pontillón que forma el río Rons, regularizando su situación.

–¿Cuál es la opinión de Augas de Galicia sobre un posible trasvase del Verdugo al Eiras?

–La que ya se ha manifestado en otras ocasiones. Lo que tenemos ahora es un estudio de alternativas de futuro a medio y largo plazo para abastecer a los ayuntamientos de la zona sur de la provincia. Hay diversas alternativas y la solución propuesta por el autor del proyecto es un conjunto de elementos, entre ellos esta admisión hacia Eiras desde la confluencia del Verdugo y Oitavén. Augas de Galicia ha visto la documentación y los balances y estos no solucionan nada. En todo caso, esto requeriría de un estudio de impacto ambiental y de un promotor que a día de hoy no existe. Estamos hablando de un sistema de abastecimiento a 11 concellos con intervenciones intercuencas y también de un río internacional, por lo que consideramos que debería ser el Estado quien tramitase esta evaluación ambiental. En ese caso Augas de Galicia informaría y lo que pensamos es que la medida sería ineficiente dado que no se plantea un punto de acumulación, sino un trasvase que no tiene sentido ya que solo sería necesario en los momentos en los que los caudales ecológicos no lo aconsejan. El propio estudio señala que no tiene sentido.

Compartir el artículo

stats