Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Remando contra el cáncer

Ocho tripulantes diagnosticadas de tumor de mama compiten en la II Copa de España de Barco Dragón

Las tripulantes, integrantes de la Asociación de Diagnosticad@s de Cancro de Mama (Adicam), en el bote momentos antes de disputar la prueba de 500 metros. | // RAFA VÁZQUEZ

Un historiador italiano escribió sobre el poder educativo del dolor: nos hace mejores, más misericordiosos, nos vuelve hacia nosotros mismos y nos persuade de que esta vida no es un juego, sino un deber. Y de ello saben las dragonas de Pontevedra, las integrantes de la Asociación de Diagnosticad@s de Cancro de Mama (Adicam) que ayer compitieron en el embalse de Pontillón de Castro en la II Copa de España de Barco Dragón.

Lo hicieron en clara desigualdad de condiciones, con solo 8 palistas frente a las 10 habituales en estas tripulaciones. Se enfrentaron en la distancia de 500 metros a los botes del Marina Valencia Sailing Club, que ganó con una destacada ventaja, y lucharon por la segunda posición con el Club de Regatas Cartagena, que las adelantó por un escaso margen.

Con todo, a nadie esa tercera posición le supo a derrota. Era la primera ocasión que competía una nave gallega BCS (Breast Cancer Survivors) en la Copa de España y desde la Escola de Piragüismo Cidade de Pontevedra “no podemos estar más contentos”, reconoce su presidente y también timonel de la embarcación, Óscar Ponte.

Era la primera ocasión que competía una nave gallega BCS (Breast Cancer Survivors) en la Copa de España y desde la Escola de Piragüismo Cidade de Pontevedra “no podemos estar más contentos”, reconoce su presidente, Óscar Ponte

decoration

Recuerda que la iniciativa “empezó hace unos tres meses en colaboración con Adicam y por suerte se ha estabilizado. Las chicas están ilusionadas, aunque solo pueden venir 8 porque las demás estaban con tratamientos, pero estamos muy satisfechos de ser el primer club gallego que presenta una embarcación en esta categoría”.

Todas las tripulantes han sido diagnosticadas de cáncer, si bien se encuentran en distintas fases de la enfermedad. El presidente del club explica que “hay algunas que están en proceso de quimio, de hecho una de ellas pasó por la quimio hace solo una semana y está aquí, y otras ya lo han superado, están operadas pero el cáncer les ha dejado unas secuelas importantes y buscan fortalecerse”.

Jenifer Casal es la entrenadora de las tripulantes BCS y a mayores un equipo de fisioterapeutas de Adicam las orienta sobre qué esfuerzos pueden realizar durante los entrenamientos, que se llevan a cabo en el río Lérez dos veces por semana. La instructora, destacan desde el club, “está superorgullosa de ellas, porque son mujeres que luchan contra todo. Si el resto de personas luchamos en la vida, ellas tienen algo especial, y es que luchan contra lo que están pasando y aún encima le echan el valor para estar aquí hoy y conseguir una medalla. Deben de estar orgullosas de estar aquí, y de haber llegado en tan poquito tiempo”.

Todas las tripulantes han sido diagnosticadas de cáncer, si bien se encuentran en distintas fases de la enfermedad, algunas con quimioterapia y otras ya operadas, pero con secuelas

decoration

Unos minutos antes de la competición Isabel Lema Lorenzo, la principal impulsora de la tripulación BCS, reconocía los nervios “estamos a cien, porque solo llevamos entrenando 2 meses”. Explica que la idea surgió “porque yo fui a entrenar con el dragón normal, me encantó y supe que era beneficioso para las personas con cáncer de mama, así que hablé con el club, con Adicam, y busqué compañeras que quisieran integrar el equipo”.

Las piragüistas durante la competición. RAFA VAZQUEZ

Destaca que este deporte es especialmente bueno para las supervivientes de cáncer de mama “porque nos quitan los ganglios en el cuello o el brazo, el líquido linfático se nos acumula y con el remo está demostrado que baja y no se nos produce la inflamación. Yo de hecho tenía muchísima en el cuello y desde hago piragüismo me bajó completamente, me siento nueva”.

La satisfacción entre las tripulantes es unánime, también por la gran camaradería en esta especialidad deportiva en la que las tripulaciones están compuesta por 12 o 22 palistas (DB12 y DB22), uno de los cuales es el tambor, que marca el ritmo de palada, y otro es el timonel, al frente de la dirección del barco.

Isabel Lema, la principal impulsora, explica que este deporte es especialmente bueno “porque nos quitan los ganglios en el cuello o el brazo, el líquido linfático se nos acumula y con el remo está demostrado que baja y no se nos produce la inflamación"

decoration

“El grupo de dragón en si somos como una familia”, explica en este punto Isabel Lema, “no hay distinción entre veteranos, junior o BCS, incluso hacemos entrenamiento todos juntos, chicos y chicas en el mismo barco, todos a una. Los otros piragüistas nos apoyan en todo”.

Las tripulantes se han puesto un nombre, Las Libélulas, y se declaran “encantadas” con la competición. Es el caso de Elena Fernández, que decidió sumarse al equipo porque “tenía problemas con el brazo, tenía miedo por el dolor, porque te puede durar mucho tiempo y es intenso”, recuerda, “me dijeron que el piragüismo era muy bueno para el linfedema y la experiencia es muy buena, aunque es duro”.

Casi ninguna tenía experiencia y los entrenamientos no siempre les resultan fáciles, pero no dejan la instrucción. Mari Carmen Buceta, otra de las tripulantes, explica que “me operé en febrero y cuando llevaba como 15 días operada me invitaron a ir a una charla de Adicam y Piragüismo Cidade de Pontevedra, que era los que informaban para dar a conocer todo esto. Pensé que en ese momento no podía, porque aún estaba impedida, pero en el momento en que pudiese iba a probar. Lo hice y me encantó, me va muy bien para el brazo, me extirparon 14 ganglios y la verdad es que no noto nada de linfedema y muevo muy bien el brazo”.

Las tripulantes de han puesto un nombre, Las Libélulas. Casi ninguna tenía experiencia y los entrenamientos no siempre les resultan fáciles, pero no dejan la instrucción, que se lleva a cabo dos veces por semana

decoration

También valora “el ambiente, y lo mucho que nos apoyan desde Adicam y desde el club, todo está muy bien”. Insiste, asimismo, en que con los entrenamientos “te fortaleces mentalmente y también moralmente, a nivel psicológico es fundamental”. Mi desolación, decía Shakespeare, empieza a crear una mejor vida.

Compartir el artículo

stats