Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pontevedra, segunda ciudad gallega que menos acude a la Valedora do Pobo

Una de las quejas se centró en los músicos callejeros GUSTAVO SANTOS

Ruidos en la calle, señales en gallego que no comprenden algunos conductores, o al contrario (no utilizar el gallego en la cuenta municipal de Instagram), el uso de la tarjeta de personas con movilidad reducida, la situación sanitaria y de los trabajadores en las residencias de mayores, problemas de accesibilidad... Son algunas de las quejas que la Valedora do Pobo, Dolores Fernández Galiño, tramitó el pasado año procedentes del municipio de Pontevedra.

Fueron en total, 202 los asuntos que llegaron a ese organismo desde la ciudad del Lérez, la segunda urbe gallega con menor número de expedientes, solo por delante de los 69 presentados desde Ferrol. El listado lo encabezó el pasado año Santiago, con 585 casos, mientras que desde a Coruña se produjeron 482 reclamaciones. Vigo sumó 347, mientras que en Ourense hubo 289. Lugo, por su parte, aportó 269 quejas. El anterior ejercicio no fue el único en el que Pontevedra acumuló menos quejas que las demás ciudades de Galicia. Ya en 2020 hubo desde las orillas del Lérez 206 asuntos, prácticamente igual que Ferrol (205) y algo por delante que Lugo, con 121.

La Memoria de la Valedora de Pobo muestra que durante 2021 se formularon 15 quejas referidas a la Diputación y 27 contra el Concello de Pontevedra. Este documento también pone de manifiesto que la quejas desde el resto de la comarca no fueron especialmente abundantes: 134 casos en los trece municipios de la zona de influencia de la capital. En su caso solo destacan Ponte Caldelas (36) y Marín (30), por delante de Poio (18), Sanxenxo (16), Vilaboa (7), Cuntis (7) A Lama (6), Barro (5), Caldas de Reis (3), Portas (3), Moraña (1), Campo Lameiro (1) y Cerdedo-Cotobade (1).

La Memoria de la Valedora de Pobo muestra que durante 2021 se formularon 15 quejas referidas a la Diputación y 27 contra el Concello de Pontevedra

decoration

Uno de los casos que se incluyen en el balance del pasado año y que ya son recurrentes en ejercicios anteriores es el referido a la señalización de tráfico únicamente en gallego, en especial en las zonas de aparcamiento de servicios. Al respecto, la Valedora envió al Concello un “recordatorio de deberes legales para que se cumpla lo dispuesto regularmente en la legislación de tráfico, de modo que cuando para facilitar la interpretación de las señales, se añade una inscripción en un panel complementario rectangular colocado debajo de aquellas o en el interior de un panel rectangular que contenga la señal, esas indicaciones escritas que se incluyan o acompañen a los paneles de señalización de las vías públicas, e inscripciones, figurarán en idioma castellano y, además, en gallego como lengua cooficial de Galicia”. La sugerencia no fue aceptada por el gobierno local, como ya ocurrió en ocasiones anteriores. Por el lado, contrario, también se recibió una queja por la “versión solo en castellano de la cuenta oficial de Instagram del Concello de Pontevedra.

"Los paneles de señalización de las vías públicas e inscripciones figurarán en idioma castellano y, además, en gallego como lengua cooficial de Galicia”

decoration

Entre los asunto que fueron aceptados, total o parcialmente, aparece una sugerencia sobre la exigencia municipal de que una personas con movilidad reducida tenga que acudir personalmente a recoger la tarjeta de estacionamiento, o sobre la accesibilidad en edificios.

Por su parte, trabajadores de la residencia de mayores formularon una queja conjunta contra Política Social de la Xunta en desacuerdo con las condiciones laborales, de seguridad y de conciliación, mientras que una asociación de vecinos denunció la “inactividad del Concello en la ejecución de un acuerdo municipal, ratificado por sentencia judicial, de demolición de unas obras. Ese derribo se acordó en enero de 2012, pero en junio aún estaba pendiente.

Noticia que motivó el expediente

Noticia que motivó el expediente FdV

Una información de FARO sobre listas de espera motivó una investigación de oficio

Una información de Ana López publicada en FARO en septiembre de 2021 referida a las listas de espera en la Unidad del Dolor del Hospital de Montecelo sirvió a la Valedora do Pobo para abrir una investigación de oficio. Según se destaca en la memoria, en la información se hacía referencia a “desesperantes esperas para un tratamiento de hasta por dos años, y subiendo, son las que tiene que afrontar muchos de los pacientes en la Unidad del Dolor del Complejo Hospitalario de Pontevedra. La pandemia del COVID no hizo más que dilatar estos tiempos, pero ni siquiera ahora que está en uno de sus momentos más bajos y la presión hospitalaria es inmejorable, ha mejorado el funcionamiento de esta unidad dependiente del servicio de Anestesiología, que atiende a enfermos crónicos de todas las edades afectados de un importante dolor que afecta a su calidad de vida de forma severa”.

Explica que “iniciada la investigación correspondiente y recibido el informe pertinente, traslada a la administración sanitaria que las citas de la Unidad del Dolor sean evaluadas por el Servicio de Anestesiología y Reanimación para que se establezca una priorización clínica en base a criterios médicos, respetando así la prioridad que tienen los diferentes profesionales sanitarios asignan a cada proceso de atención”. Agrega que “las citas para esta unidad son realizadas por profesionales bien de la misma unidad o bien de otros médicos de atención primaria y de atención especializada, lo que significa que el paciente, mientras no se produce la citada consulta, debe ser atendido de su dolor por los profesionales sanitarios responsables de su proceso”. “Finalmente, la administración informa que los tiempos de espera de esta unidad en el momento del inicio del expediente se vieron muy influenciados por la quinta ola de la pandemia sanitaria que en el área de Pontevedra”. Por último, dice que “como se ha comentado en el apartado de supervisión de listas de espera en general, en este año 2021 la pandemia ha tenido un impacto significativo en la actividad habitual de todos los centros por lo que los casos no urgentes han sufrido un retraso superior al habitual en época prepandémica”.

Pide que se regule la actividad musical-artística en la calle

Una de las sugerencias más curiosas que se incluyen en el balance de la Valedora de Pobo es la relativa a la necesidad de que el Concello regule la presencia de músicos y otro tipo de espectáculos en la calle, un fenómeno que genera molestias a algunos vecinos. La memoria cita textualmente una de estos casos: “Mi queja es por la inacción continuada por parte del Concello de Pontevedra y la Policía Local con respecto al ruido existente en el centro de la ciudad, producido por personas que piden en la calle tocando instrumentos molestos (tales como trompetas, guitarras eléctricas, percusión, gaitas), con amplificadores de sonido, reproductores bluetooth, micrófonos, etc. resultando muy molesto para los vecinos y trabajadores del centro de Pontevedra. Esta inacción se produce aún sabiendo y reconociendo que existe una ordenanza municipal que expresamente prohíbe el uso de este tipo de instrumentos y amplificadores. La Policía Local tan sólo acude, y no siempre, cuando es requerida por los vecinos, no actuando en ningún caso de oficio, puesto que en numerosas ocasiones pasan por delante y no hacen absolutamente nada, escudándose en que la situación no está suficientemente regulada por el Concello. Así mismo el Concello no muestra ningún interés en solucionar este tema, hasta el punto que en el mes de abril de 2019 se han presentado en el registro más de una docena de quejas sin que a día de hoy se tengan noticias al respecto. Llevamos al menos dos años con este problema y no han mostrado un mínimo interés por solucionarlo”.

“Mi queja es por la inacción continuada por parte del Concello de Pontevedra y la Policía Local con respecto al ruido existente en el centro de la ciudad, producido por personas que piden en la calle tocando instrumentos molestos"

decoration

La Policía Local explicó a la Valedora que “no es posible realizar actuación alguna sobre este tema (salvo pedir al músico que cambie de ubicación) al no haber legislación que así lo ampare”, de ahí que se pida al Concello que regule esta actividad.

Compartir el artículo

stats