Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El destino de la vieja delegación de Hacienda se conocerá en marzo

Edificio de la antigua delegación de Hacienda, en a Ferrería. Rafa Vázquez

Se anunció en su día que sería el propio ministro de Cultura, Miquel Iceta, el que acudiría a Pontevedra para inspeccionar la antigua delegación de Hacienda y decidir su conversión en Archivo Histórico Provincial. Aunque no se descarta su visita, lo que sí está confirmado es que en marzo se tratará de cerrar un proceso que acumula ya meses de trámites. Para entonces se anuncia la presencia en Pontevedra de José María Mediero López, secretario técnico de Infraestructuras Culturales, con el fin de “conocer in situ el edificio (de A Ferrería) y determinar qué documentación podrá albergar”, según apuntan fuentes próximas al Ministerio de Cultura.

Estas mismas fuentes aseguran que la conversión de la antigua delegación de Hacienda en sede del Archivo Histórico Provincial, ahora ubicado en el paseo de Colón “es una decisión política ya tomada” pero la resolución técnica final se adoptará en esa visita de Mediero.

Para verificar que el histórico inmueble adosado al convento de San Francisco se adapta a las necesidades archivísticas, ya se efectuó en su día un análisis de las condiciones del edificio y su estado actual, que supera los siete años sin uso al trasladarse la delegación provincial a las nuevas instalaciones de Campolongo.

La antigua delegación de Hacienda fue transferida en noviembre de 2019 a Cultura, que tiene decidido su aprovechamiento. De hecho, el Plan de Actuación Anual de la Gerencia de Infraestructuras y Equipamientos de este departamento incluye entre sus previsiones para este año la redacción del proyecto de “adecuación” de ese inmueble en sede del Archivo Histórico, con un presupuesto en 9,4 millones, y que debe cumplir cuarto criterios básicos: salvaguardar el carácter histórico del edificio; mantener intactas su espectaculares escaleras interiores, certificar la resistencia de la placas ya que deberán soportar más peso que en su anterior uso; calcular el número de metros lineales de archivos que se pueden instalar para ofrecer garantías de futuro para al menos una década; y determinar si la calle Aduana, que discurre por detrás del edificio, genera humedades u otros problemas. Con informes preliminares al respecto ya en poder del ministerio, la visita de marzo será la definitiva, según las fuentes consultadas.

En 2013, en plena crisis, el Ministerio de Hacienda incluyó la antigua delegación provincial de Pontevedra en una lista de 63 inmuebles que el departamento ponía a la venta con el objetivo de hacer caja. Sin embargo, desde el Concello ya se advertía entonces que la calificación urbanística del terreno no iba a hacer fácil su venta. De hecho, el gobierno local tampoco estaba por facilitar la labor y que el emblemático inmueble dejase de ser público para pasar a manos privadas.

Después de estar varios años en esta lista, la administración acabó por admitir que no iba a vender el edificio y este salió del mercado a la espera de que se pudiera definir cuál sería su futuro

decoration

Después de estar varios años en esta lista, la administración acabó por admitir que no iba a vender el edificio y este salió del mercado a la espera de que se pudiera definir cuál sería su futuro. Mientras tanto, desde Pontevedra se apuntaban distintas posibilidades y la que siempre gustó en mayor medida tanto al Concello como a la Diputación fue su conversión en este Archivo Histórico Provincial que también pudiera albergar instalaciones dedicadas a la investigación y que además podría estar vinculado al Museo, que tiene edificios muy próximos.

A la espera de reparar la cubierta

Del mismo modo que la tramitación de la rehabilitación integral del inmueble transcurre con lentitud, la actuación más urgente que planteó el ministerio en el edificio, la reparación de la cubierta, tampoco avanza. Esta reparación se consideraba prioritaria para evitar que aumente el deterioro, ya que la humedad es el principal enemigo de un archivo. En su día se reservaron 400.000 euros para acondicionar la cubierta “ya que se use como AHP o para otro destino, es necesario preservar su integridad”, comentaron entonces fuentes próximas al proyecto. Sin embargo, aunque se anunció que esa obra se licitaría a finales de 2021, por el momento no se ha convocado ese concurso, si bien las fuentes consultadas insisten en su ejecución. Otra de las preocupaciones es el aislamiento hacia la calle Aduana, que también es fuente de filtraciones. Además, hay contactos con la Xunta por si su documentación, o parte de ella, se almacenará en este inmueble.

Compartir el artículo

stats