Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hostelería formula decenas de reclamaciones a la Xunta por sus pérdidas durante la pandemia

Presentan demandas de responsabilidad patrimonial por los diferentes períodos de restricciones y cierres

La histórica cafetería Carabela de Pontevedra, con un cartel que denuncia el cierre de la hostelería. | // GUSTAVO SANTOS

Al menos medio centenar de hosteleros de Pontevedra reclama indemnizaciones por los perjuicios económicos sufridos durante los períodos de restricciones, los cierres del sector y los constantes cambios de horarios y condiciones impuestos por el estado de alarma. Del centenar de asociados de la asociación de Hosteleros Empresarios de Pontevedra (Hoempo), aproximadamente una treintena ya se ha sumado a esta demanda con la que reclaman a la administración indemnizaciones por los ingresos que han dejado de percibir durante esos períodos.

Hoempo ha puesto a sus socios de Pontevedra, Marín y Poio en contacto con un bufete de abogados especializado, que tramitará las reclamaciones. Estas se cursarán de forma individual, ya que las situaciones de cada hostelero y los perjuicios sufridos son muy dispares, así como las cantidades a reclamar, como explica el portavoz de Hoempo, Antonio Fernández.

Reclaman el lucro cesante, es decir, lo que han dejado de ingresar como consecuencia de los sucesivos cierres y restricciones a la hostelería, sustentados en algunos momentos por decretos que los tribunales han anulado posteriormente.

Se trata, en todo caso, de reclamaciones derivadas de un cierre intermitente pero impuesto por la administración pública, así como por los continuos cambios de horarios y de condiciones que ha sufrido el sector desde la declaración del estado de alarma, en marzo de 2020.

Algunos hosteleros del área de Pontevedra ya han cursado la correspondiente reclamación de responsabilidad patrimonial ante la Consellería de Sanidade de la Xunta de Galicia, dado que esta es la administración que dictó las normas de aplicación al sector durante la pandemia, si bien el estado de alarma lo decretó el Gobierno central.

Conocedora de que los hosteleros preparan una avalancha de reclamaciones por estas circunstancias, la administración autonómica ya ha nombrado a un instructor para recibir estas reclamaciones y reunir informes.

La Xunta ya ha nombrado a un instructor para recibir estas reclamaciones

decoration

La demanda se basa en que tanto las resoluciones de cierre, como las limitaciones de horarios y de aforos –vigentes hasta hace dos semanas– supusieron una limitación para el ejercicio de sus actividades profesionales y tuvieron, como consecuencia, una serie de perjuicios para los hosteleros. Las cuantías son muy diferentes en cada caso.

Admiten que también se han dado casos de tener más ingresos durante el período de estado de alarma que fuera de él –como explica Antonio Fernández–, quien pone como ejemplo algunos locales de comidas, que han despachado más menús para llevar a domicilio durante esta pandemia que en períodos de normalidad.

Pero también se han dado los casos opuestos “con auténticos dramas” –como recuerda el portavoz de los hosteleros– de profesionales que han tenido que echar el cierre y no han podido volver a abrir después del período de alarma, por la crisis acumulada.

Solo en alquileres, algunos hosteleros del centro de Pontevedra han acumulado deudas de hasta 15.000 euros al año, ya que algunos propietarios de los inmuebles no han querido facilitar las cosas a sus inquilinos.

Si bien en Pontevedra informa de esta acción judicial la asociación Hoempo, en el conjunto de la provincia la Federación Provincial de Empresarios de Hostelería de Pontevedra también ha iniciado este proceso y ha confiado al despacho de Calixto Escariz abogados las demandas que sus asociados quieran formular. Según explican desde el bufete de abogados Calixto Escariz, no se trata de una reclamación colectiva, sino que son individuales, aunque los hosteleros acudan a esta demanda informados por sus respectivas asociaciones profesionales. Así, puede haber tantas reclamaciones como afectados.

Solo en alquileres, algunos hosteleros de Pontevedra han acumulado deudas de hasta 15.000 euros al año

decoration

Estas reclamaciones de responsabilidad patrimonial comenzaron a presentarse realmente la pasada primavera, pero se van sumando a medida de que los diferentes colectivos de profesionales, como Hoempo, han puesto esta opción en conocimiento de sus socios.

Las primeras reclamaciones se derivan de los daños ocasionados durante el 2020, pero a estos se suman ahora los ingresos perdidos también durante este 2021.

Para realizar estas reclamaciones, los interesados deben aportar documentación que pueda demostrar los daños económicos sufridos por el negocio en los diferentes episodios del estado de alarma, como pueden ser las cuentas de los mismos períodos en años anteriores. Así, las cuantías a reclamar serán muy diversas, en función de cada establecimiento, como explica el portavoz de Hoempo.

Compartir el artículo

stats