Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Confiesan 14 de los 20 acusados de estafar a compañías de seguros en falsos siniestros

Trece imputados llegaron a un acuerdo con la Fiscalía para no ir a juicio y otro se declaró culpable en el inicio de la vista

Los acusados, durante el inicio del juicio en la Audiencia de Pontevedra. | // RAFA VÁZQUEZ

Siete de los veinte acusados de estafar a compañías aseguradoras, fingiendo accidentes de tráfico y falsas reparaciones a raíz de las inundaciones de Vilagarcía del año 2006, se sentaron ayer en el banquillo de la Audiencia Provincial de Pontevedra. El juicio comenzó tras varias suspensiones en los últimos cuatro años. Del resto de los imputados, 13 llegaron previamente a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía para no llegar a juicio y otro se declaró culpable en el inicio de la vista. Los trece primeros acuerdos ya cuentan con sentencia.

En estas conformidades, el fiscal les ofreció reducirles la pena para que no tuvieran que llegar a entrar en prisión y tampoco sentarse en el banquillo, aplicándoles la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas, confesión tardía y reparación del daño, porque en algunos casos ya abonaron a las aseguradoras el dinero estafado.

En el inicio de la vista, al menos dos de los abogados defensores reclamaron en cuestiones previas la prescripción de los delitos. También se demandó que los agentes de la Policía Local que intervinieron en el caso declaren como peritos y no como testigos.

En todo caso el proceso ha comenzado en la Sección Segunda de esta Audiencia Provincial, con la presencia de siete de los acusados y testigos de los talleres implicados, compañías de seguros y agentes de Policía que desarrollaron la investigación.

La Fiscalía solicita penas de prisión de entre uno y cinco años de prisión

decoration

La Fiscalía solicita penas de prisión de entre uno y cinco años para los acusados. Una denuncia por un falso robo de un Renault Laguna presentada ante la Policía de Pontevedra provocó que los agentes tirasen del hilo que desmontó lo que acabó siendo uno de los mayores entramados de estafas a aseguradoras en accidentes de tráfico descubiertos en Galicia. Se sientan en el banquillo de los acusados responsables de un taller de Pontevedra y un perito que supuestamente hacía la vista gorda, además de propietarios de alguno de los vehículos que colaboraron en estos supuestos fraudes. Se calcula que el fraude pudo superar los 200.000 euros.

Según se indica en el escrito de la Fiscalía, como consecuencia de las inundaciones en la comarca de O Salnés y en Vilagarcía de Arousa en el mes de noviembre de 2006, cuatro vehículos fueron declarados siniestro total, mientras que siete coches fueron también declarados siniestro total o con graves daños por motivos diferentes (accidentes de tráfico, en su mayoría).

El nexo de unión entre los 11 casos son una empresa y un taller, cuyos responsables se encargaban de adquirir los restos de los vehículos y supuestamente fingir reparaciones, así como contratar pólizas de seguro nuevas a las que enviaban diferentes desperfectos, a cargo del citado taller.

Así, el representante legal de una entidad adquiría falsamente los restos de los vehículos siniestrados a los propietarios, en algunos casos, mientras que en otros simulaban incluso los robos de sus propios coches. Después contrataban nuevas pólizas de seguro con empresas como Zurich, Génesis y Axa, y no lo hacían solo los responsables de la empresa y el taller, sino también amigos e incluso la madre de uno de ellos.

A cargo de estas pólizas se suscribían daños, algunos inexistentes, puesto que se fingían daños o eran provocados por ellos mismos, y otros previos, que se decían reparar en el mencionado taller. Además, en algunos de los casos también intervenía un perito que firmaba esos daños, y que también está investigado.

El juicio continuará el próximo 16 de noviembre a las 10.15 horas.

Compartir el artículo

stats