Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gobierno local abrirá el “botellódromo” para “recuperar la convivencia” en el casco antiguo

Un “botellón” en el recinto ferial de Pontevedra, anterior a las restricciones COVID. | // R.V.

El gobierno local de Pontevedra ha decidido devolver el “botellón” juvenil a la explanada del recinto ferial, ante los problemas de convivencia que está causando en el centro histórico de la ciudad. Toma esta decisión argumentando que el recinto ferial es un equipamiento dotacional y por lo tanto no está afectado por la Lei de Saúde de Galicia, que prohíbe el consumo de alcohol en espacios públicos como plazas, calles, parques y zonas de paso. El Pazo da Cultura, el recinto ferial y todo el entorno que le rodea tienen calificación urbanística dotacional –al igual que el Monte do Gozo, señaló como ejemplo la concejala de Festas, Carme da Silva–, por lo que no le afecta la prohibición de la ley autonómica. Da Silva recordó que en el Monte do Gozo se realizaron actividades organizadas por la Xunta de Galicia durante este verano, en las que se bebía alcohol.

La edil de Festas indicó que el traslado del “botellón” a esta explanada, a través de una ordenanza municipal, solucionó este problema en la década de 2000 y que puede volver a hacerlo, recuperando la norma municipal que lo reguló y su aplicación práctica. En todo caso la edil garantizó que se mantendrá la vigilancia policial para evitar problemas de convivencia en los ámbitos afectados.

"Solucionó este problema en la década de 2000 y que puede volver a hacerlo"

decoration

El gobierno local ha consultado el asunto a los servicios jurídicos del Concello, que ahora preparan un informe para avalar la decisión.

La ordenanza municipal que permitió esta actividad en el recinto ferial es de 2008. Si bien quedó suspendida por la normativa COVID y la ley de salud pública que prohíbe el consumo de alcohol en la vía pública, el Concello se propone recuperar ahora esta norma municipal para dar una solución al problema generado en el centro histórico con el regreso del “botellón” al entorno del Museo de Pontevedra. Carme da Silva recordó, en todo caso, que la ley prohíbe consumir alcohol en la vía pública, no la reunión de personas.

Para el gobierno local la opción del recinto del Pazo da Cultura no vulnera la ley autonómica por la calificación urbanística del recinto: es un espacio dotacional.

La concejala añadió que el Concello cuenta con “autonomía suficiente” para aplicar una ordenanza municipal sin realizar una consulta previa a la Xunta de Galicia.

Este espacio, con el que se logró retirar el “botellón” del Campiño de Santa María desde el año 2008, quedó inhabilitado tras la declaración de la pandemia, el consiguiente estado de alarma y las sucesivas normativas para hacer frente a la crisis sanitaria. Así, el COVID primero y la Lei de Saúde Pública de Galicia después, que prohibió el consumo de alcohol en espacios públicos, “volvieron a generar un problema que en Pontevedra estaba resuelto desde hace años”, explicó da Silva.

"El Concello cuenta con autonomía suficiente para aplicar una ordenanza municipal sin realizar una consulta a la Xunta"

decoration

En una comparecencia posterior, también el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, apuntó que “aquí en Pontevedra el problema estaba resuelto pero ciertas decisiones que se tomaron después nos complicaron la vida”. Lores indicó que con el regreso del “botellón” al centro histórico, desde el gobierno local “intentamos buscar una alternativa”.

Los servicios jurídicos del Concello de Pontevedra consideran que en el recinto ferial sí se puede beber, porque es un espacio catalogado como “dotacional” por el plan urbanístico vigente y no es un parque, calle u otro espacio en el que la ley prohíbe expresamente el consumo de alcohol.

Pontevedra prevé reabrir este “botellódromo” una vez que la Xunta de Galicia levante el estado de emergencia sanitaria.

Compartir el artículo

stats