Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Audasa repara los desperfectos del puente de la ría tras las numerosas quejas vecinales por su mal estado

La obra afecta a 700 metros de su parte inferior, donde ya hubo desprendimientos | Afectará al tráfico de la avenida de Marín

Uno de los elevadores instalados para actuar en el viaducto. |   // RAFA VÁZQUEZ

Uno de los elevadores instalados para actuar en el viaducto. | // RAFA VÁZQUEZ

En enero pasado, los vecinos del barrio de Mollabao alertaban por escrito a Audasa, concesionaria de la AP-9, del mal estado del puente de la ría, que discurre a escasos metros de las viviendas y sobre la Casa del Mar y varios parques de juegos, además de la avenida de Marín. Ya se habían producido desprendimientos de cascotes y el deterioro es notorio.

Seis meses han tenido que aguardar los afectados para que Audasa atendiera a sus demandas y desde esta semana se trabaja en la reparación de la parte inferior del viaducto, donde se detectaron los mayores daños. “La falta de mantenimiento ha provocado que la maleza crezca en los laterales y poco a poco vaya desgastando el hormigón hasta el punto de que se estén produciendo pequeños despredimientos” , denuncian los vecinos.

Esta actuación llega cuando el puente está cerca de cumplir 30 años desde su puesta en servicio. Será en marzo de 2022 cuando el viaducto alcance ese aniversario con un índice de uso por encima de los 45.000 vehículos diarios.

“La falta de mantenimiento ha provocado que la maleza crezca en los laterales y poco a poco vaya desgastando el hormigón hasta el punto de que se estén produciendo pequeños despredimientos” , denuncian los vecinos

decoration

Los trabajos, que se limitarán a la parte inferior de la estructura, fueron anunciados hace unos días por el Concello, para informar de que las pistas situadas en Mollabao bajo el puente estarían cerradas durante al menos cinco días, pero todo apunta a que las molestias se prolongarán en otros puntos. La Policía Local ya maneja un aviso de que se producirán cortes puntuales en el tráfico de la avenida de Marín, si bien todo apunta a que se producirán de noche, entre las 22.00 y las 6.00 horas.

La previsión de Audasa es que los trabajos se extiendan a lo largo de 700 metros bajo el puente y duren alrededor de un mes, con un presupuesto de algo menos de 340.000 euros. La ejecución se programa en tres fases, según la zona donde se actúe e incluso será necesario instalar plataformas colgantes en el tramo que sobrevuela el agua. Estas estructuras podrían provocar alguna afección al tráfico de la propia autopista.

La previsión de Audasa es que los trabajos se extiendan a lo largo de 700 metros bajo el puente y duren alrededor de un mes, con un presupuesto de algo menos de 340.000 euros

decoration

Otra vieja demanda de la ciudad relacionada con la AP-9 y de la que no hay avance alguno es la remodelación del nudo de Bomberos. Una respuesta en el Congreso a una pregunta del Grupo Parlamentario del PP no permite aventurar una ejecución a corto plazo ya que el Gobierno ni siquiera ha cerrado un convenio con Audasa para financiar esa obra.

Esta actuación llega cuando el puente está cerca de cumplir 30 años desde su puesta en servicio. Será en marzo de 2022 cuando el viaducto alcance ese aniversario con un índice de uso por encima de los 45.000 vehículos diarios

decoration

En esa respuesta se dice que “el Ministerio de Transportes ha aprobado el proyecto”, pero añade que “la licitación se realizará en función de las disponibilidades presupuestarias y las prioridades que se asignes, para lo que se deberá tramitar el correspondiente convenio con la sociedad concesionaria. También será tramitado un acuerdo para la disponibilidad de los terrenos necesarios con el Ayuntamiento de Pontevedra”. Ninguno de esos dos acuerdos existe todavía.

La ejecución se programa en tres fases, según la zona donde se actúe e incluso será necesario instalar plataformas colgantes en el tramo que sobrevuela el agua

decoration

Es una obra en estudio al menos desde 2012 para reordenar un enlace donde se producen atascos en ciertas ocasiones, y unirlo al puente das Correntes sobre el río Lérez. La puesta en servicio de este viaducto se consideró la oportunidad idónea para resolver el problema mediante una remodelación de la zona “que combina el actual enlace con el nuevo vial de entrada en la ciudad a través del nuevo puente”. De esta manera, se proyectó un tramo de nueva calzada de 160 metros de longitud que uniría la glorieta situada al norte de dicho puente con los ramales del enlace. Se reduciría así tráfico por la avenida de Domingo Fontán y alrededor del parque de Bomberos. Los Presupuestos del Estado de 2018 incluían por vez primera una partida para esta obra, con un millón de euros, sobre un proyecto total que ronda los siete y redactado en 2015.

Compartir el artículo

stats