Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Infraestruturas ultima su plan de un millón de euros de mejora de seguridad vial en Estribela

Anunciado en marzo, el proyecto incluye expropiaciones para actuar en un tramo de unos 500 metros de la PO-546 | Los vecinos piden medidas urgentes tras el atropello mortal del lunes

Un vecino transita por una estrecha acera en el lugar del accidente del lunes

Un vecino transita por una estrecha acera en el lugar del accidente del lunes Gustavo Santos

No es una actuación que la Consellería de Infraestruturas se haya sacado de la manga ahora, a raíz del atropello mortal del pasado lunes, pero ese tráfico suceso ha puesto de manifiesto la urgencia de actuar en el tramo de la carretera PO-546 a su paso por Estribela. Fuentes oficiales del departamento autonómico confirmaron ayer que se ultima la redacción de un plan de expropiaciones y obras para mejorar la seguridad vial en el tramo donde precisamente fallecía el lunes una vecina de Marín.

Josefa Pazos, de 68 años y su nieta de seis fueron arrolladas en la acera por el coche que pilotaba un joven de 19 años que es ahora investigado por un presunto homicidio imprudente. La mujer murió al instante y la niña está ingresada con heridas graves. El suceso levantó olas de indignación entre los vecinos por las carencias de la citada carretera en una zona densamente poblada y edificada.

Precisamente las condiciones urbanas de la zona condicionan sobremanera el proyecto que elabora la consellería, que destacan que el plan en marcha “es de gran complejidad por la gran presión de las viviendas” y las diferencias de anchura del vial. Por ello, además de la propia reforma, será necesario acometer expropiaciones para ensanchar el vial allí donde sea posible, si bien la previsión es que solo se expropien fincas o terreno no edificados.

El proyecto en fase de redacción podría estar listo este verano, para comenzar su supervisión técnica. Se estima que su presupuesto superará el millón de euros y actuará en un tramo de unos 500 metros de la conocida como carretera vieja de Marín, entre los kilómetros 4,430 y 4.890, en el tramo de Estribela. Esta actuación ya fue adelantada por el director de la Axencia Galega de Infraestruturas (AXI), Francisco Menéndez en marzo pasado en el Parlamento gallego, a raíz de una iniciativa del PSOE por el mal estado general de la PO-546.

Tráfico de camiones

Esta carretera enlaza Pontevedra y Marín y pese a contar con la alternativa de la autovía de Marín, es muy transitada por varias razones, entre ellas, el tráfico pesado de los camiones que entran y salen de Ence, cuyo acceso se encuentra en esta vial. Por esta razón, en aquella comparecencia en el Parlamento, Menéndez planteó la alternativa de abrir un acceso a la planta de celulosa en la autovía para los camiones. Además, la PO-546 es la única opción para circular en bicicleta entre Pontevedra y Marín, ya que desde junio de 2015 está prohibida la autovía para estos vehículos.

Las fuentes oficiales de la consellería consultadas ayer reiteraron que el tramo elegido es el más complejo del vial por su densidad residencial y porque las aceras son estrechas y hay fuertes desniveles, lo que obligará a ejecutar muros voladizos y otras soluciones técnicas. Por el momento no hay un calendario concreto para iniciar las obras, si bien las mismas fuentes apuntan una reflexión sobre la seguridad vial y recuerda que el accidente del pasado lunes podría ocurrir igualmente con la carretera en condiciones óptimas ya que el atropello se atribuye a un supuesto exceso de velocidad por parte del conductor, que incluso invadió la acera con su coche.

Sea como sea, este suceso colmó la paciencia de los vecinos se ha agotado y la asociación Estriceres reclama medidas de calmado del tráfico porque “las aceras son intransitables, el pavimento está destrozado, las alcantarillas no están al mismo nivel del suelo y suponen un riesgo”, como explica Lago Pazos. Este mismo colectivo de Lourizán ya solicitaba en marzo el arreglo de toda la carretera vieja entre Pontevedra y Marín.

La PO-546 es de titularidad de la Xunta salvo 590 metros que son municipales desde junio de 2018. Se trata del tramo de la calle Rosalía de Castro desde la glorieta con Manuel del Palacio hasta el puente del tren a Marín en Mollabao. La AXI ha planteado en alguna ocasión que el Concello asuma la totalidad del vial al entender que se trata de una carretera muy urbana y existen alternativas de circulación. No obstante, el gobierno local solo se haría cargo de la PO-546 si se encuentra en condiciones óptimas, una situación que ahora está muy lejos de ser una realidad. Sí solicitó en su día los 590 metros citados porque los precisa para realizar una reordenación circulatoria asociada al futuro vial de Mollabao, entre la carretera vieja y la autovía.

Compartir el artículo

stats