Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis sanitaria ha contraído el empleo en el sector turístico de Pontevedra más de un 8%

La pandemia provocó una caída del 68,25% en el cómputo total de viajeros | El desplome es más acentuado en los internacionales, de un 85,57% | Por subsectores, alojamiento y restauración han sido los más afectados

Un peregrino en el Albergue, que recibe este fin de semana a una decena de caminantes y ciclistas/ Gustavo Santos

La crisis sanitaria provocada por el COVID ha impactado duramente en los niveles de empleo turístico de la provincia de Pontevedra. En términos generales, el nuevo Plan Estratéxico de Turismo trabaja con una caída del 8,7% con respeto al año anterior. Si el análisis se fija en los subsectores, se comprueba que “uno de los más afectados es el del alojamiento, con una bajada del 23,17% seguido del sector de la restauración con una caída del 10,16%”, indican los autores de esta hoja de ruta que se propone iniciar la recuperación del sector.

Éste ha vivido un año especialmente traumático, máxime si se tiene en cuenta las cifras récord de 2019: más de 5,1 millones de turistas sumaron casi 11 millones de noches en los hoteles gallegos, además de que todos los datos referidos a la ocupación, estancia media o rentabilidad mostraban “una mejor evolución que la media nacional”; y de que en ese momento las perspectivas no podían ser más alentadoras con el horizonte del Año Santo. Unos meses después sus niveles de empleabilidad se desplomaban y hasta modificaban su variabilidad mensual, habitualmente ligada a las temporadas vacacionales y que ahora se movía en función de los cierres y restricciones.

Los analistas del Plan constatan en 2020 el acusado descenso derivado de la crisis sanitaria, que provocó “una caída del 68,25% en el cómputo total de viajeros, siendo más acentuada entre los viajeros internacionales, con un 85,57% menos”, señalan.

Por su parte, las pernoctaciones siguieron una tendencia similar con un desplome total del 69,56%, mientras que “la estadía media sigue la tendencia de los últimos años aunque muestra un descenso más pronunciado”.

Todavía en pleno escenario de incertidumbre, la presidenta provincial, Carmela Silva, quiso trasladar que “es el momento” de encarar la recuperación. Lo hizo precisamente en la puesta de largo de este II Plan Estratéxico de Turismo y la campaña que la Diputación presentó en Fitur, “E o teu momento”, un debut ante las administraciones locales y representantes del sector en el que hizo hincapié en que “si algo puso de manifiesto esta pandemia es la necesaria transformación digital y la resiliencia de los destinos sostenibles y verdes. Sabemos que disponemos de un tesoro valioso y lo tenemos que gestionar con inteligencia y responsabilidad compartida”.

Carmela Silva: “si algo puso de manifiesto esta pandemia es la necesaria transformación digital y la resiliencia de los destinos sostenibles y verdes. Sabemos que disponemos de un tesoro valioso y lo tenemos que gestionar con inteligencia”

decoration

Apuntaba a dos de las claves del plan, la transformación digital y la sostenibilidad, alrededor de las que gira esta hoja de ruta fija prioridades, objetivos y estrategias en torno a cuatro grandes ejes: promoción y comunicación; oferta turística diferenciada; competitividad y reactivación; y la inteligencia en el destino. Para ello, movilizará más de 16 millones de euros, a mayores de los fondos europeos, según los datos que expuso al sector la titular del Ejecutivo provincial.

Motor económico que genera globalmente uno de cada diez empleos, el turismo no es quizás el sector más transformado por la digitalización (al fin y al cabo la experiencia del viajero continúa siendo esencialmente presencial) pero sí que ha visto modificado su mercado por el big data, las redes sociales o un cliente hiperconectado. Se trata de su primer cambio a afrontar a corto plazo y al que señaló Adolfo Neira, de la empresa EOSA encargada de la elaboración do Plan. Éste hizo hincapié durante la presentación en la importancia de la tecnología “fundamental en este escenario de incertidumbre” y “núcleo guardián del plan”.

En paralelo, el sector encara la necesidad de transformar su modelo, que ha sido especialmente depredador en varias zonas de España, y en el caso de Pontevedra mover “todo el ecosistema de la provincia” hacia otra estrategia “de crecimiento beneficioso, para el turismo y para la sociedad receptora”.

El cronograma turístico tiene un gran eje estratégico: convertir a las Rías Baixas en el primer territorio inteligente certificado bajo la norma UNE 178501, alineado con la Agenda 2030 de Naciones Unidas

decoration

El cronograma turístico tiene un gran eje estratégico: convertir a las Rías Baixas en el primer territorio inteligente certificado bajo la norma UNE 178501, alineado con la Agenda 2030 de Naciones Unidas. La idea es promover desde la administración un círculo virtuoso que implique al sector para desarrollar estos espacios turísticos que la Organización Mundial de Turismo propone que sean innovadores, consolidados a partir de una infraestructura tecnológica de vanguardia que garantice el desarrollo sostenible del territorio, accesible, que mejore la experiencia del viajero en el destino y también la calidad de vida en los municipios receptores.

El tibio regreso de los peregrinos al Camino


Una decena de peregrinos con reserva para este fin de semana protagonizó los días más animados en el Albergue de Pontevedra desde su reapertura hace dos meses. El arranque ha sido por lo demás “malísimo”, constata el presidente de Amigos do Camiño, Celestino Lores, que recuerda que “hemos tenido semanas enteras a veces con un solo ocupante”.

Los pocos que están llegando “son españoles, portugueses o, como sucedió este fin de semana, brasileiros residentes en Portugal”, indican los responsables del Albergue, donde empiezan a recibirse reservas para el próximo verano.

Celestino Lores señala en este punto que “empiezan las reservas para los meses de junio, julio y agosto”, que realizan “familias y grupos de entre 10 y 12 personas”.

Estas previsiones de reactivación animan a los gestores del Albergue, que no ha sido ajeno a la debacle de todo el sector turístico. El presidente de Amigos do Camiño destaca en este punto que, ante el crecimiento exponencial de peregrinos en los últimos años, “insistimos ante la Consellería de Cultura en la importancia de ampliar las instalaciones”.

Éstas fueron mejoradas y hoy el albergue dispone de 92 plazas, reducidas actualmente a 30, y de hecho ni ha estrenado las nuevas instalaciones. Rara vez en el último año “llegamos a tener cerca de 20 peregrinos, pero nunca llegamos a cubrir esas 30 plazas, lo normal ha sido que vengan entre dos y cuatro por día”.

“Antes de la pandemia”, señala Celestino Lores, “por estas fechas el Albergue estaba lleno todos los días”, nada que ver con la imagen de estos meses sin apenas trabajo. En este escenario, la reactivación de las reservas da ánimos a los hospitaleros, que confían en que “al abrir la frontera con Portugal y a medida que se extienda la vacunación volveremos a una relativa normalidad”.

Compartir el artículo

stats