Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reapertura hostelería en Pontevedra | “Como esto siga tan desbocado, yo cierro”

16

Reapertura hostelería en Pontevedra | La Policía Local intensifica la vigilancia en A Verdura Gustavo Santos

La calma tras la tormenta. La plaza de A Verdura amaneció ayer tranquila y con seguridad renovada tras el botellón de la jornada anterior, que obligó a la Policía a desalojar y dejó un poso amargo en los profesionales, hastiados a estas alturas “de hacer de policías” y muy críticos con los locales que sirven consumiciones a clientes sin mesa o que permiten fumar en la terraza.

La Policía intensificó sensiblemente la presencia y de nuevo volvieron los clientes habituales, después de una jornada que amaneció con las mejores expectativas, marcada por el buen tiempo tras semanas de confinamiento. “La mañana fue genial, había mucha gente, me fui a comer y cuando bajé a las cuatro y cuarto esto ya era una peste”, recuerda Jose Doval, propietario del bar El Baúl, uno de los que reconocía ayer a FARO sentirse desbordado tras el desalojo policial del sábado.

“La gente estaba sentada en los bancos con latas de cerveza, con fuentes de comida, todo se salió de madre”

decoration

“La gente estaba sentada en los bancos con latas de cerveza, con fuentes de comida, todo se salió de madre”, indica este profesional, que mientras instala las meses de la terraza hace ver que los locales de A Verdura están haciendo “lo indecible” por cumplir las normativas. Doval se declara “cansado” y asegura que “si las cosas siguen así yo cierro; como esto siga tan desbocado y como la gente siga siendo tan irresponsable yo no puedo trabajar y cargar con las culpas”.

Delia Paz, al frente del Feira Vella, comparte la preocupación. “Estaba tranquila cuando reabrí, pero el sábado trabajé nerviosísima, cuando tuve que quitar de la terraza a una chica porque estaba fumando tenía ganas de llorar”, reconoce la hostelera. Deja atrás un intenso fin de semana en el que el botellón y posterior desalojo motivaron que “nos quitasen 40 minutos de venta” en una jornada de gran demanda, de modo que “al final estamos pagando justos por pecadores”.

Salvo un par de incidentes por fumar en la terraza, no vivió escenas de tensión, pero como los demás profesionales y clientes asistió al botellón con bebidas en bolsas de supermercado.

Jose Doval instala la terraza de "El Baúl", que se plantea cerrar tras veinte años de actividad

El propietario de El Baúl critica que “mucha gente es muy irresponsable y lo que no podemos es contratar a vigilantes de seguridad”, por ejemplo para que los clientes no dejen las copas o se sienten en las mesas visiblemente anuladas con carteles. En un día de botellón, los hosteleros se sintieron incapaces de gestionar la gran afluencia y a día de ayer hacían cábalas sobre el futuro inmediato.

“Quité a un trabajador del ERTE y para la semana quitaré a otro, para ayudar porque aquí no somos empleados sino amigos con contrato indefinido, pero si esto sigue así ya no sé lo que voy a hacer”, indica Jose Doval, que cumple 20 años al frente de uno de los locales de más intensidad de la ciudad, donde se reúnen por ejemplo las peñas del Pontevedra C.F. en los días de partido o donde se celebra a lo grande las “noches de peñas”. Con todo, asegura que no se parece a la presión que están soportando en estos momentos.

“Solemos solucionar los problemas nosotros normalmente, a veces llamamos a la Policía si no nos queda más remedio”, señala, pero este escenario es diferente. “La gente está desmadrada y ayer aquí hicieron un botellón encubierto, quedaron aquí y la gente muy borracha… Está siendo muy difícil, incluso para la propia Policía”.

Ésta redobló ayer la vigilancia con rondas periódicas en las plaza más céntricas del casco viejo, donde se rebajó sensiblemente la animación de la jornada anterior. Quedó reducida este domingo en el grueso de los locales a los clientes más habituales y algunos vecinos de la comarca.

En paralelo, las policías locales de distintos municipios volvieron a intensificar las inspecciones y controles sobre el uso de mascarillas y aforos en los principales locales turísticos.

Compartir el artículo

stats