Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El primer estado de alarma cerró tres veces más empresas de las creadas en la ciudad

Entre marzo y junio se inscribieron 37 sociedades pero cesaron su actividad más de un centenar | Hostelería y comercio temen los efectos de la segunda ola de Covid | Algunos afectados aún no han cobrado el primer ERTE

Negocios cerrados en las calles de Pontevedra. | // GUSTAVO SANTOS

El primer estado de alarma de la pandemia –finalizado el pasado 21 de junio–, dejó en la economía de Pontevedra el triste balance de tres empresas cerradas por cada una que se inscribía en el Registro Mercantil. Entre marzo y junio de este año se dieron de alta un total de 37 sociedades en Pontevedra. En ese mismo período bajaron la verja algo más de un centenar de negocios de todo tipo en la ciudad. La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) computaba al finalizar mayo un total de 103 ceses. A estos hay que sumarles los cierres de algunas sociedades de otro tipo.

Pero al margen de los fríos datos estadísticos, la crisis económica provocada por la pandemia sanitaria tiene un recorrido que se extenderá mucho más allá de aquel estado de alarma y del que se acaba de decretar. La mayoría de las empresas se acogieron entonces a un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) –más del 90%, según la Asociación de Empresarios de la Mediana y Pequeña Empresa de la Provincia de Pontevedra (Aempe)– y muchos de los afectados tienen aún pendiente el cobro de la prestación por desempleo de aquellos meses.

Entre los sectores más afectados está el de la hostelería. Hace solo unas semanas la Asociación de Hosteleros de Pontevedra (Hoempo), estimaba que más del 15% de estos negocios cerrarían en la ciudad, pero ahora creen que el porcentaje puede aumentar, ante la incertidumbre abierta con el segundo estado de alarma y la falta de confianza en la estabilidad de la situación a corto plazo.

Comarca

Curiosamente y a pesar del Covid-19, desde marzo a septiembre se constituyeron en Pontevedra y su área de influencia casi tantas sociedades como el año pasado. Fueron un total de 68 nuevas empresas las inscritas en el Registro Mercantil en el municipio de Pontevedra, frente a las 73 inscritas en el mismo período de 2019.

En el área de influencia de la capital y contando municipios como Marín, Sanxenxo, Poio, además de Ponte Caldelas y Barro con sus respectivos parques empresariales, entre marzo y septiembre de este 2020 se constituyeron un total de 116 sociedades según los datos extraídos por el Instituto Social de Estatística (IGE) del Boletín Oficial do Rexistro Mercantil (BORME). En el mismo plazo de 2019 se habían inscrito en este registro un total de 122 sociedades. Pero la lectura relativamente positiva de este dato se viene abajo si tenemos en cuenta que en el actual período se cerraron muchas más empresas de las que iniciaron la actividad.

Por sectores, comercio y hostelería concentran el grueso de autónomos en la comarca y son precisamente los que más negocios tuvieron que echar el cerrojo respecto al mismo periodo del año pasado.

El segundo estado de alarma a nivel nacional que se acaba de decretar, preocupa especialmente a la hostelería, negocios en los que prácticamente se acabarán por un tiempo las cenas, si sus clientes se tienen que ir del local a las diez de la noche.

Rescate

Tras una asamblea celebrada en los últimos días, Hoempo emitía un comunicado en el que se quejaba precisamente de que “de quince en quince días vemos como cambian los escenarios y la situación de los negocios hosteleros va desde el cierre a reducciones de aforo imposibles, manteniendo el 100% de los gastos”.

Los profesionales de este sector solicitaron a la Administración un plan de rescate específico y han propuesto, entre otras medidas, ayudas a fondo perdido, mantener los ERTE, exonerarles de pagar tasas de basura así como los suministros de agua y luz mientras sus negocios permanecen cerrados, o que se reduzca su IVA. También han creado un servicio de mediación para negociar los precios de los alquileres.

Por su parte, Aempe lamentó que los ERTE solicitados en el primer confinamiento se siguen tramitando “entre el descontrol y el desconcierto”, ya que se dan casos de trabajadores que aún no lo han cobrado, de empresas en las que unos empleados lo perciben y otros no, o los casos en los que una compañía ha retomado la actividad con solo una parte de la plantilla, por lo que los trabajadores que continúan en el ERTE se han quedado sin prestación como si hubiesen vuelto al tajo, como explicaba el presidente de esta asociación de empresarios, José María Corujo.

Caída del consumo

En el pasado verano el consumo cayó por debajo del 50 por ciento en Pontevedra, a pesar de que la temporada turística no fue tan mala como se temía. Los profesionales y autónomos prevén que al menos un 20 por ciento del pequeño comercio y profesionales autónomos de Pontevedra echará el cierre a medio plazo, según las previsiones de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos.

En la hostelería, tras el cierre del ocio nocturno el pasado 15 de agosto, muchos empresarios no han podido retomar la actividad. El cierre afectó no solo a bares y pubs, sino principalmente a aquellos que tienen una licencia administrativa que les permitía abrir hasta las tres de la mañana y que ante esta situación no han vuelto a abrir. En esta categoría se encuentran prácticamente el 40 por ciento de todos los establecimientos de hostelería de la provincia y de la comarca de Pontevedra, según indica UPTA.

Igual de preocupante es el análisis de la situación que hace la Asociación de Empresarios de la Pequeña y Mediana Empresa de Pontevedra. Su presidente, José María Corujo, alertó recientemente de que muchos empresarios locales no han vuelto a abrir desde el primer confinamiento del pasado marzo y que la situación es poco halagüeña de cara al invierno. “Estamos en cifras de inicio de la pandemia y nos preocupa mucho, vamos por muy mal camino”, advirtió Corujo.

En el área de Pontevedra se constituyeron desde marzo 116 sociedades; 13 de ellas en Marín y 22 en Sanxenxo

De los 68 nuevas sociedades creadas en Pontevedra entre marzo y septiembre, en el primer mes se crearon en la ciudad 13 empresas (de todo tipo), 4 en abril, 6 en mayo, 14 en junio, 11 en julio, otras tantas en agosto y 9 el pasado septiembre. En total son solo cinco menos que las inscritas en los mismos meses de 2019, según los datos del Boletín Oficial do Rexistro Mercantil. Fue precisamente en junio cuando expiró el primer estado de alarma y ahí algunos negocios empezaron a repuntar. El espíritu emprendedor tampoco ha decaído en el municipio de Marín, donde entre marzo y septiembre se crearon un total de 13 sociedades (5 de ellas en junio), cuando en el mismo período de 2019 fueron un total de 12. En Sanxenxo, en este período se inscribieron en el Registro Mercantil un total de 22 empresas (las mismas que en 2019), en Poio fueron 8 sociedades, cuando un año antes se contabilizaron 10, en Barro, con un polígono industrial, nacieron en esta pandemia 4 sociedades y en Ponte Caldelas solo una. Son, en el área de influencia de Pontevedra, un total de 116 aperturas entre marzo y septiembre, frente a las 122 de 2019. En el conjunto de Galicia, el pasado septiembre se constituyeron 251 sociedades mercantiles. Este mes se registraron 8 constituciones menos que en el mes anterior y 14 menos que en el mes de septiembre de 2019. Como en meses precedentes, en septiembre las provincias de Pontevedra y A Coruña registraron el mayor número de constituciones, con el 47,01% de las sociedades mercantiles creadas en el primero caso y el 35,06% en el segundo, según el IGE.

Compartir el artículo

stats