Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urgencias acumula hasta 30 pacientes en sus pasillos a la espera de cama o el alta

El servicio de Montecelo se encuentra desbordado por la falta de espacio y de personal E Solamente este fin de semana se dieron seis turnos de trabajadores sin sustituir

Uno de los pasillos de Urgencias llenos de camillas.

Uno de los pasillos de Urgencias llenos de camillas.

Desesperación, enfado, frustración... Muchos son los sentimientos que han experimentaron los pacientes y familiares que durante los últimos días han pasado por el servicio de Urgencias del Hospital Montecelo, desbordado por la atención a enfermos y con una falta de espacio y personal sangrante.

Las imágenes de colas de camillas con pacientes se volvieron a repetir y la espera por una cama de ingreso llegó a superar, en algunos casos, las 24 horas.

Se acumularon tanto aquellos que aguardaban por ser hospitalizados con los que esperaban por el alta.

“El problema no fue la rapidez con la que nos atendieron”, asegura la hija de una paciente mayor. “Llegamos sobre las diez de la mañana y a las 10.30 ya estaba diagnosticada y con la orden de hospitalización a las 11”, manifiesta.

“Por ese lado no hay ninguna queja, todo lo contrario, porque la atención por parte de los trabajadores ha sido espectacular”, reconoce.

El problema llegó cuando a su madre le dijeron que debería ingresar. Las horas pasaban y seguía en el pasillo aguardando, junto a decenas de otros pacientes. Por fin la enviaron a su habitación en la madrugada.

“La cuestión es que esos enfermos se quedan ahí olvidados son comer ni beber, porque no constan como ingresados”, asegura la familiar de esta paciente.

Esta situación no es nueva en el servicio, sino que se repite año tras año durante la campaña de la gripe. Ahora, con la pandemia, este “overbooking” se ha adelantado.

Dos frentes abiertos

Fuentes de los trabajadores recuerdan que el problema de Urgencias es tanto de espacio como de personal.

Respecto a la primera cuestión, el futuro Gran Montecelo, cuyas obras estaban previstas para este año, prevé ampliar de forma importante el número de pacientes en este servicio. Mientras el hospital no es ampliado, se estaban utilizando otros espacios del centro, como una sala polivalente de diez camas que desde que comenzó la pandemia de la Covid han perdido porque se ha destinado a este tipo de enfermos.

También hacían uso de la Unidad de Corta Estancia, UCE, con unas 14 camas, que actualmente hace las veces de Unidad de Cuidados Intensivos, UCI, “limpia” de Covid.

En cuanto a la plantilla, es escasa y cada vez adolece más el cansancio de la pandemia.

“Las bajas están aumentando. Solamente este fin de semana había seis turnos sin sustituir”, apuntan fuentes de los trabajadores.

Mientras tanto, serán los usuarios los que sigan sufriendo, junto con los profesionales sanitarios, las carencias del servicio público más básico y necesario.

Compartir el artículo

stats