Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MABEL AVENDAÑO | Presidenta de Asearpo

"La pandemia ha mermado mucho la calidad de vida de los enfermos crónicos"

Encuentros digitales, rutas en bici y a pie y acciones con los profesionales de la sanidad conmemoran el mes de la artritis

Mabel Avendaño, presidenta de la Asociación de Enfermos de Artrite de Pontevedra.

Mabel Avendaño, presidenta de la Asociación de Enfermos de Artrite de Pontevedra. // Gustavo Santos

Doscientos pontevedreses integran actualmente de Asearpo, la Asociación de Enfermos de Artrite de Pontevedra, que inaugura esta semana su campaña "Octubre, mes de la artritis y la espondiloartritis", un programa de encuentros digitales e iniciativas (desde rutas a pie y en bici a una invitación a los profesionales de farmacia para que vistan estos días de verde, color símbolo de estas dolencias) cuyo objetivo es visibilizar a las personas que padecen enfermedades reumatológicas.

- ¿Son muy frecuentes estas enfermedades?

-Afectan a entre 1,5 y el 2% de la población, de modo que estaríamos hablando de más de 1 millón de personas solo en España.

- ¿Qué caracteriza a estas dolencias?

-La artritis es una enfermedad inflamatoria, autoinmune y que no tiene cura. Es progresiva y se desencadena por brotes y a su vez esos brotes llevan a que una articulación o varias se inflamen, se hinchan mucho y se ponen muy rojas, y el paciente no es capaz de moverlas del dolor que soportan. Las articulaciones se ponen completamente rígidas y el dolor es insoportable.

- ¿Conocemos la causa?

-Se desconoce. Se habla mucho de que si es la alimentación, el ambiente y se apunta también a otras causas, pero no es así porque la realidad es que hay bebés de solo unos meses que tienen artritis.

- ¿Cómo se está tratando actualmente la artritis?

-Además de la medicación antiinflamatoria, los AINE ( antiinflamatorios no esteroides), que son unos bloqueadores de la enfermedad, hay tratamientos ya de última generación, biológicos, pensados para el último estadío, para cuando no te funciona todo lo demás. En ese caso te tienes que inyectar o te lo tienen que poner en vena y de alguna forma va frenando la enfermedad, curar no se cura porque como dijimos por ahora no tiene cura, lo que se intenta es evitar que tengas esas inflamaciones. A mayores los pacientes deben de llevar una vida tranquila, relajada, porque el estrés es horrible para su enfermedad. También tienen lógicamente que cuidar su alimentación, como en cualquier otra enfermedad crónica y, sobre todo, moverse, moverse todo lo posible, porque la articulación que no se mueve queda bloqueada y se pierde de por vida.

- ¿Existe un único tipo de artritis?

-Hay artritis como la reumatoide que afecta a las articulaciones, pero hay otra como la psoriásica o la idiopática juvenil que puede afectar a cualquier parte del cuerpo, como por ejemplo pueden ser los ojos o el corazón.

- ¿Hay nuevos tratamientos que den esperanza a los pacientes?

-Pues sí, se está investigando mucho, están saliendo nuevas barreras a estas enfermedades, hay un abanico grande de medicación diseñada específicamente para cada tipo. Se sigue investigando muchísimo y tenemos reumatólogos buenísimos en el sur de Galicia que están avanzando mucho tanto sobre el lupus como sobre la artritis. Lo que hacemos desde Asearpo, de acuerdo con nuestra coordinadora nacional y con el Ministerio de Sanidad, es intentar que todos los ensayos lleguen a su fin.

- ¿Les ha afectado en especial a estos pacientes la emergencia sanitaria?

-Mucho, hemos notado una gran diferencia en la atención; nos ha afectado porque un enfermo crónico necesita atención continuada y presencial. No vale que llames al médico y que digas tengo una inflamación y me duele muchísimo y que él responda que te tomes un antiinflamatorio, no vale; ese caso tiene que ser visto, valorar si es conveniente tener una cita rápida con el reumatólogo o no. Si pides mediante el médico de cabecera una cita con el reumatólogo como están con el tema del Covid tarda mucho más tiempo en dártela, y lo más importante en estas enfermedades es el diagnóstico precoz. Es necesario que en cuanto tengas una inflamación te atiendan, no puedes esperar dos, tres o cuatro meses porque en ese plazo la inflamación puede afectar a otro órgano. En ese sentido hemos notado una gran afectación.

- ¿Considera que la pandemia ha mermado la calidad de vida de los enfermos crónicos?

-Estoy convencida: la pandemia ha mermado mucho la calidad de vida de los enfermos crónicos. Además del problema que hablábamos de que se ha rebajado la atención, el no poder moverse durante el confinamiento y en general por las restricciones, y a mayores la angustia, el estrés de la incertidumbre, de no saber qué va a pasar, motiva que en muchos de estos pacientes se desencadenen brotes sobre brotes. La angustia los lleva además a tener mucho más dolor y no poder dormir, es decir, que les ha cambiado por completo la forma de llevar la enfermedad.

Compartir el artículo

stats