Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 71.900 viajeros usan cada mes el Eje Atlántico en la estación del tren de la ciudad

Renfe contabilizó el pasado año 863.500 usuarios en la terminal pontevedresa, un 2,9% más que en el ejercicio anterior -Otros 35.000 se desplazaron a Madrid y otros destinos

Viajeros en la estación del ferrocarril de Pontevedra. // G. Santos

El balance del tráfico de pasajeros en Galicia correspondiente al ejercicio 2018 arroja datos muy positivos para las estaciones del Eje Atlántico ferroviario, un servicio que estrenó las vías de alta capacidad en abril de 2015 y que mantienen una media de casi el 3% de aumento. Esta media de incremento se cumple en la terminal de Pontevedra, que alcanzó el pasado año los 839.400 viajeros en el recorrido entre Vigo y A Coruña. Así lo ponen de manifiesto los datos facilitados por fuentes de Renfe. Esto supone una media de más de 71.950 usuarios al mes, un 2,9% por encima de los 69.950 del ejercicio anterior.

La compañía ferroviaria computó el año pasado 5,3 millones de viajeros transportados en Galicia, de los que algo más de tres millones corresponden a la provincia de Pontevedra. Este dato se refiere, según Renfe, a los que han tenido origen y destino en la comunidad autónoma, ya que se ha eliminado el impacto de los viajeros que han subido y bajado en Galicia pero cuyo origen o destino está en Madrid u otras comunidades autónomas. El aumento global fue del 2,2% con respecto al ejercicio 2017.

El enlace a Madrid

En la conexión entre la capital del Lérez y la española, un total de 34.300 usuarios de la estación del ferrocarril de Pontevedra utilizaron estas instalaciones el pasado año para subir o bajar de alguna de las conexiones ferroviarias de la ciudad con Madrid. Esta cifra supone un aumento de unos ochocientos viajeros con respecto a los números del ejercicio anterior, pero no sirven para evitar que la de Pontevedra sea la segunda terminal gallega con menos pasajeros en este trayecto, solo por delante de Lugo, que apenas llega a los 11.000 viajeros anuales. La mayor parte de los usuarios corresponde a la relación Madrid-Ourense, con 275.300 pasajeros el pasado año, con un aumento de más de 18.000, mientras que el recorrido entre Santiago y la capital de España superó en 2018 los 166.200 usuarios, cinco mil más que en el año anterior. Entre Madrid y Coruña se contabilizaron 82.800 y también crece ligeramente el pasaje, mientras que Vigo es la única ciudad donde baja y sus 80.400 usuarios suponen el tercer índice más bajo de estas seis estaciones.

En cuanto al Eje Atlántico estrictamente, el recorrido más utilizado desde Pontevedra, los resultados por estaciones es el siguiente: Santiago de Compostela (2.637.300 viajeros, +2,14%); A Coruña (2.084.900 personas, +2,9%); Vigo (1.308.900 viajeros, +2,7%); Pontevedra (863.500 usuarios, +2,9%); y Vilagarcía de Arousa (654.100 pasajeros, +4,7%).

La opción del tren es muy utilizada para viajes de ocio pero sobre todo para desplazamientos por estudios, en especial a las universidades de Vigo y Compostela. El trayecto de Pontevedra a Vigo en tren es de 14 minutos en el convoy más rápido y de 20 minutos en el más lento; con precios desde 3,80 euros por persona, unos datos muy competitivos frente al peaje de la AP-9 o el desplazamiento en por la N-550, sin contar el tiempo que emplea el conductor para entrar y salir de ambas ciudades, ni los problemas para buscar una plaza de estacionamiento. Entre la ciudad del Lérez y Vilagarcía, los viajes oscilan entre los 14 y los 21 minutos, pero el precio es más elevada, de 5,25 euros en Media Distancia y 4,15 en el Regional. La principal ventaja aquí es que se evita el uso de la saturada PO-531.

Santiago de Compostela es otro de los destinos más frecuentados por los usuarios de la comarca en sus viajes en tren. Las tarifas para este trayecto oscilan entre 6,30 y 78.60 euros, con tiempos de viaje de 35 minutos a algo más de una hora, dependiendo del tren. En el primero de los casos es menos que el recorrido que se hace con un coche por la autopista y sin el añadido del aparcamiento.

Desde abril de 2015

Las nuevas vías del Eje Atlántico entraron en servicio, en su totalidad, hace cuatro años y desde entonces se registra un aumento paulatino de usuarios, favorecido por el recorte de los tiempos de viaje, pese a que todavía se producen quejas entre usuarios y trabajadores por deficiencias en los horarios, enlaces y servicios en el primer caso y por la reducción de personal, sobre todo en las taquillas de venta, en el segundo.

Los datos de Renfe referidos al uso de la estación en 2016 situaban el número de viajeros por debajo de las 700.000 personas. El Anuario de Renfe de 2017 detalla que en 2011 se registró la afluencia más alta de estos últimos años, con casi 770.000 viajeros, pero a partir de ahí se produjo un descenso que llegó a sus cotas más bajas en 2014, con menos de 600.000 en todo el año.

Además, esta mejoría de uso de la estación local contrasta con la casi nula actividad del apeadero del campus, también renovado en 2015 para adaptarse a la doble vía.

Tres años después de que el 18 de abril de 2015 se pusiera en servicio el actual Eje Atlántico ferroviario, que redujo los tiempos de viaje de Pontevedra con Vigo, Vilagarcía, Santiago y A Coruña, esta conexión ya sumaba 3,6 millones de viajeros.

Compartir el artículo

stats