Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Daniel Rivera: "Represento a una gran familia en la que todos somos peones de ajedrez"

La escuela trabaja "en nombre de Pontevedra"

Daniel Rivera, ayer en los soportales de A Ferrería. // Gustavo Santos

Daniel Rivera (Montevideo, Uruguay, 1959) es el presidente de la Escola Xadrez Pontevedra, creada en el año 2001 y que cuenta actualmente con 250 niños y adultos federados. Comenzaron su andadura visitando colegios y trabajando con la base. A partir de entonces se centraron en la organización de eventos en los que este deporte es el protagonista pero que también se caracterizan por un marcado carácter social. Tras implicarse en el proyecto "Estrategia por la paz" viajaron a Jordania, para llevar al ajedrez a los campos de refugiados, una bocanada de aire fresco entre tanta desdicha.

-¿Qué signica este premio? ¿Una satisfacción personal?

-No, a nivel personal nada. Es una satisfacción porque en este momento yo represento a una gran familia, de padres, alumnos... todos somos peones de ajedrez. Cada uno trabaja por esto.

-Se ha premiado su labor social.

-Esta escuela, desde que se creó, además de fomentar el ajedrez en todo el ámbito educativo ha estado muy sensibilizada en el ámbito social. Lo hicimos sin más, y todo lo que podamos seguir haciendo, lo haremos.

-¿Cómo surgió la creación de la escuela?

-Éramos cuatro o cinco que creíamos necesario crear una escuela de ajedrez porque era lo que amábamos para promocionarlo.

-¿Sigue siendo un deporte minoritario?

-Es falso que sea minoritario. Ahora mismo se celebran millones de partidas en internet. Es el único deporte que se puede jugar on line. Tú puedes estar jugando con un chino, un ruso... y conocerlo. Los torneos que hacemos aquí, el Ponte Xadrez o el Xadrez na Rúa con los colegios reúnen esos días a 800 escolares y aficionados... Hace muchos años que lo hacemos solidario con el Comedor de San Francisco. También salimos a la calle el Día das Letras Galegas, el día de Santa María... Siempre en términos solidarios y para llevar el mensaje a los escolares, a los niños. Fuimos un poco más allá, dentro de nuestra rabia de lo que está pasando con los refugiados. Están completamente en la nada, en los desiertos, olvidados. Hay niños huérfanos, ciegos, sordomudos... La gente no quiere la guerra y que ama la paz y la vida está completamente olvidada en este mundo. Hacemos todo lo posible, pero realmente ves que todavía queda mucho por hacer y que no llega.

-¿Existe algún otro colectivo que lleve a cabo alguna iniciativa similar?

-Está Ajedrez sin Fronteras también. Pero hace falta mucho más. Siempre ves que somos unas hormiguitas en un lugar pequeño en el mundo. La gente se implica y Pontevedra también. La cuestión es divulgar esta historia para que se vea y no pase porque también España ha tenido sus refugiados. Que por nosotros que no sea.

-¿Este premio es un incentivo?

-Es un reconocimiento, aunque todavía no hemos tenido tiempo de asimilarlo. Fue sorpresiva también la candidatura. Se lo agradecemos también muchísimo al Casino Mercantil, que hace una labor social tremenda. Hoy cuando nos llamaron el alcalde y la concelleira de Deportes, Anxos Riveiro, la respuesta fue esta: que lo hacemos sin más. La escuela es una gran familia en la que todos aportamos nuestro granito de arena sin esperar nada a cambio.

-¿A quién desearían dedicar este premio?

-A todos los que hacen posible la escuela, pero también es un premio en nombre de la ciudad. Todo lo que hacemos es en nombre de Pontevedra.

Compartir el artículo

stats