Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lidia Folgar: "Si se plantea la operación bikini es que algo no va bien: la salud hay que cuidarla siempre"

La nutricionista presenta el libro "Aprender a comer solo", centrado en bebés hasta 2 años

La nutricionista Lidia Folgar. // Gustavo Santos

La nutricionista Lidia Folgar. // Gustavo Santos

"Aprender a comer solo", es el título del libro que presenta la nutricionista Lidia Fogar, una obra en la que profundiza en el llamado periodo de alimentación complementaria, que es cuando el bebé empieza a ingerir sólidos, es decir la fase de transición desde la lactancia y hasta los 2 años.

- Su obra se centra en el método llamado Alimentación Autorregulada ¿en qué consiste?

-En que el bebé desde el principio no come purés ni potitos ni se le da de comer en la boca sino que come alimentos sólidos blanditos y los come él solo.

- ¿Qué ventajas supone?

-Tiene varias, una de ellas es la prevención del sobrepeso, al no interferir en las señales innatas de hambre y saciedad y no obligar al niño a comer se evita el sobrepeso y además se logra que los niños acepten mucha más variedad de alimentos, que luego no sufran una transición a los alimentos sólidos porque están acostumbrados a gestionar diferentes texturas y sabores desde el inicio y también desde el primer momento están acostumbrados a los sabores reales de los alimentos. Además son niños que asocian el momento de la comida a sensaciones positivas, la mayoría de ellos en el momento de la comida sufre estrés y ansiedad y se acaban generando consecuencias negativas como trastornos de la conducta alimentaria. Otra cosa es que el bebé regula la velocidad a la que come, no va forzado por un adulto que le da de comer a la velocidad que a él le interesa.

- ¿Hay que obligarles a comer?

-Nunca, en ningún caso, la regla básica de la alimentación infantil es nunca obligues a un niño a comer.

- ¿Un niño debe de sentarse a la mesa con el resto de la familia?

-Si, todas las veces que sea posible, los niños aprenden por imitación, con lo cual si está sentado a la mesa frente a la misma comida que el resto de la familia es más fácil que se anime a probar la misma comida. Se sabe que comer en familia previene ciertos tipos de trastornos como los de la conducta alimentaria y el sobrepeso, los niños que comen en familia adquieren patrones dietéticos más saludables que los que comen solos.

- ¿En general inculcamos buenas pautas alimentarias?

-Todo lo contrario, si los adultos no sabemos comer todavía tenemos peores nociones de cómo deben de comer los niños. Y ahí es donde empieza el problema, los hábitos alimentarios se adquieren en los primeros 3 años de vida, si no se hace bien en este periodo revertir después unas malas pautas alimentarias es complicadísimo, por no decir casi imposible. Ahora mismo somos líderes en Europa en obesidad infantil y la raíz del problema está en el inicio, desde la lactancia y se empiezan a introducir los primeros alimentos sólidos.

- La perspectiva es que los niños criados en los 70 y 80 se alimentaban mejor que los actuales ¿diría que es una perspectiva "viejuna"?

-No lo es, es totalmente real, y se cree que es por dos motivos principales, el primero es la incorporación de la mujer al mercado laboral, que hizo que haya menos tiempo en la familia para cocinar y preparar las comisas y se recurre a lo rápido y a lo fácil, que son productos ya envasados y listos para tomar. Y después también se cree que es por el auge de la industria alimentaria, hoy en día hay una tremenda disponibilidad de productos que no existían antes, infinidad de productos basura, si se suman ambas cosas ahí tenemos el problema.

- ¿Nos creemos muchos tópicos sobre la alimentación?

-Todos, los tenemos todos, la mayoría de la gente tiene un popurrí mental, hay gente que no sabe comer y lo reconoce pero hay otra mucha que cree que sabe comer y no tiene ni idea, ya sea por publicidad, dietas milagro, o porque todo el mundo por el hecho de comer cree que sabe de alimentación y todo el mundo opina. Además hay mucho intrusismo laboral en la profesión, cualquiera es nutricionista y la gente al final tiene mucha confusión y mucha gente hace las cosas mal por desconocimiento, no porque lo quiera hacer mal.

- ¿Cómo debemos comer?

-La regla básica es comer los alimentos mínimamente procesados, es decir debemos de consumir menos productos y más alimentos, ese sería el mejor resumen.

- ¿En el caso de querer perder peso?

-En ese caso lo mejor es no hacer dieta sino aprender a comer, cocinar y comprar, es decir modificar esos hábitos de vida, esas pequeñas cosas que hacemos en el día a día, para que posteriormente el peso no vuelva después. Las dietas milagro no sirven para nada, lo seguimos diciendo todos los años y la gente sigue cayendo, pero mientras uno no aprenda a detectar sus errores, a intentar corregirlos y a buscar una solución factible a largo plazo el problema de sobrepeso no se soluciona.

- Arranca la "operación bikini"?

-Lo primero que hay que decir es que si uno se plantea la "operación bikini" es que algo falla, la salud hay que cuidarla siempre, cuando pensamos solo en cuidar nuestra salud porque va a llegar el verano y queremos usar bikini es que algo falla, no lo estamos haciendo bien. En cualquier caso, si nos hemos acordado tarde la mejor opción es consultar a un nutricionista si queremos resultados a largo plazo, dietas milagros existen muchas e incluso pueden funcionar a corto plazo pero a largo plazo hasta nos pueden crear algo peor y es que no sabemos comer. Estos mitos en la alimentación de los que hablamos vienen promovidos en gran medida por esas dietas milagro, que hacen que la gente crea cosas como que el plátano engorda, que la lechuga retiene líquidos etc.

- ¿Qué es eso de la enzima prodigiosa y qué base científica tiene?

-(risas) Ninguna, ningún tipo de base científica, es una dieta milagro más, un libro que se puso de moda porque lo publicitó una conocida presentadora y que no tiene ni pies ni cabeza, ni me pararía a explicar en qué consiste porque no tiene ningún sentido, como cualquier otra dieta milagrosa que se publica.

- Por ejemplo la dieta Dukan

-Por ejemplo, es otro buen ejemplo que ya cayó por su propio peso. Cuando salió todos los nutricionistas advirtieron que no tenía sentido, que no solucionaba el sobrepeso, nadie hacía caso porque, claro, decían que perdían peso muy rápido, pues hoy en día nadie habla de esa dieta, las consultas de nutricionistas están llenas de gente que hizo la dieta Dukan en su momento y ahora tiene más peso que antes, gente que desarrolló trastornos de la conducta alimentaria y ahora tiene miedo a comer cualquier cosa por si engorda, al final por mucho consejo que des tienes que dejar que las cosas caigan por su propio peso, y a Dukan incluso lo echaron del Colegio de Médicos en Francia, con lo que creo que está todo dicho.

Compartir el artículo

stats