“Hay que perseguir siempre los sueños”

La joven Andrea Patricia Herrero acaba de publicar su cuarta novela sobre amor adolescente | Lanzó una trilogía hace tres años y tras el éxito apostó por continuar

La joven escritora Andrea Patricia Herrero con su cuarta novela ‘Siempre es verano contigo’. |   // I. OSORIO

La joven escritora Andrea Patricia Herrero con su cuarta novela ‘Siempre es verano contigo’. | // I. OSORIO / aixa r. carballo

La ourensana Andrea Patricia Herrero es una amante de los libros y escribir siempre fue su pasión. Sin embargo, no fue hasta la pandemia cuando dio su gran salto como escritora, un salto que ahora la ha llevado a publicar su cuarta novela "Siempre es verano" y a tener 58,1 mil seguidores en Instagram. “Hacía pequeños textos o historias que nunca terminaba, pero en el confinamiento creé una cuenta de Instagram en la que empecé a contar una historia. A la gente le gustó tanto que me pidió que siguiera”, explica. Fue así como nació "Mis días de adolescente: amor", su primera novela romántica que vio la luz en versión papel y ‘online’ el 15 de abril de 2021, cuando tenía tan solo 16 años.

El amor como protagonista

Sin imaginárselo su hobby se convirtió en su nueva forma de vida, pues sus lectores y seguidores querían saber más sobre Cloe, la protagonista que cobró vida en las páginas de su primer libro. Ella, con ilusión, dejó volar su imaginación y empezó a ver como su sueño más deseado se empezaba a hacer realidad. Consiguió así publicar en el año 2022 y con 17 años "Mis días de adolescente: decidir" y "Mis días de adolescente: sentir".

Ahora, con 18, años y con una trilogía que alcanza cada vez más éxito acaba de lanzar "Siempre es verano contigo", una nueva historia de amor en la que el personaje principal, Zoe, se escapa a la Costa Brava durante el verano para huir de problemas familiares y ayudar a su tío con su chiringuito de verano antes de empezar la universidad. Allí conocerá a un irlandés atractivo, pero insoportable con el que se cruza constantemente. Esta nueva obra está triunfando nuevamente. Por eso, tal y como desvela la escritora, “estoy empezando ya la quinta”. Si su éxito se mantiene incluso se plantea innovar con otros géneros. “Cuando me vea preparada lo haré, pero siempre habrá un toque romántico”, confiesa.

"He tenido muchos momentos de estrés por estudiar y escribir a la vez. Sin saber cómo, consigo sacar tiempo para ambas cosas”

Por supuesto, mientras escribía continuó sus estudios para cumplir otro de sus objetivos: cursar Turismo en la universidad. Sus expectativas son muy buenas. “Es bastante difícil compaginar todo, no lo puedo negar. He tenido muchos momentos de estrés por estudiar y escribir a la vez. Sin saber cómo, porque soy muy desorganizada, consigo sacar tiempo para ambas cosas”, desvela.

Su familia y amigos están muy orgullosos de este crecimiento profesional y personal que está viviendo gracias a su empeño y dedicación. Por su parte, ella siempre tuvo claro que “hay que perseguir los sueños, porque cuanto más piensas en conseguirlos, antes se cumplen”. Una lección que demostró cursando segundo de bachiller y preparando su acceso a la universidad, mientras preparaba su cuarto libro, y que seguirá demostrando compaginando el próximo curso su carrera universitaria con su trabajo como escritora reconocida.

Para llegar hasta aquí también ha tenido que enfrentarse a numerosos comentarios negativos sobre el talento joven, pero por suerte, ella ha sabido “hacer oídos sordos a opiniones que no son relevantes”. Una de sus peores críticas llegó por parte de una profesora que tuvo mientras escribía su primera novela. “Se enteró de que estaba preparando un libro y me pidió el manuscrito para leerlo. Tardó mucho en empezar y cuando lo hizo me dijo que era una historia malísima y que no pudo ni pasar de la página 50”, recuerda.

“No hay edad para empezar a crear. Es cierto que cuando eres mayor tienes mucha más preparación, pero nosotros vamos aprendiendo con la experiencia, por eso no hay que rendirse nunca”

Andrea decidió obviar aquellas duras palabras y continuó la escritura. Cuando consiguió publicar "Mis días de adolescente: amor" el instituto preparó una presentación y aquella misma profesora fue la encargada de hablar sobre la obra. “La historia tuvo un final feliz, pues leyó tres hojas por las dos caras de cosas bonitas y buenas”, aclara. Por eso, anima a todos a aquellos que lo desean a apostar por su propio talento: “No hay edad para empezar a crear. Es cierto que cuando eres mayor tienes mucha más preparación, pero nosotros vamos aprendiendo con la experiencia, por eso no hay que rendirse nunca”.

Seguidores

Otro de los motores que le impulsan a seguir esforzándose son sus seguidores. Gracias a ellos se lanzó a empezar esta aventura y gracias a ellos la continúa. “Todos me escriben diciendo que le encantan mis libros o que gracias a mi se lanzaron a cumplir sus sueños. Aunque mi público es principalmente juvenil también me han escrito señoras mayores diciendo que le gustan mis historias y eso me hace mucha ilusión”, explica con emoción.