Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Catalina Gago nCamila Fraga | Concesionaria de huerto en Mariñamansa | Concesionaria de huerto en Mariñamansa

La petición de huertos urbanos se dispara y el Concello prevé dotar más en A Ponte y Reza

El reparto de 75 parcelas de cultivo en Mariñamansa y Montealegre se realizó ayer y hubo que acudir a un sorteo, al haber más demandantes (115) que terrenos | Tienen dos años para utilizarlo sin costes más dos prorrogables

El concejal de Medio Ambiente y técnicos, durante el sorteo de ayer en el Auditorio. | // FERNANDO CASANOVA

“¡No me lo puedo creer! ¡ Al fin podré disfrutar cultivando mi propio huerto ecológico”, celebraba ayer Catalina. Esta trabajadora del Sergas remató ayer su turno de noche y se fue directa y sin dormir al sorteo de huertos urbanos que celebraba el Concello de Ourense a primera hora en el Auditorio. Finalmente fue una de los 75 residentes de la ciudad que resultaron agraciados con el disfrute gratuito, durante dos años y dos más prorrogables, de uno de esos huertos que había solicitado.

Se repartieron en total 50 huertos en el Botánico de Montealegre, de los que 5 están reservados a personas con movilidad reducida, y 18 en Mariñamansa, en la orilla derecha del río Barbaña, donde se reservaron también 2 más para personas con el referido problema.

Unas personas habían hecho su solicitud movidas por la curiosidad de aprender y plantar por primera vez su propio huerto, y otras, para recordar esos cultivos hortícolas en la aldea, que abandonaron cuando tuvieron que trasladarse a vivir en la ciudad.

El éxito de esta convocatoria ha sido tal, que la Concejalía de Medio Ambiente ha tenido que ir a sorteo, pues había 115 preseleccionados, para esas 75 plazas, por lo que el titular de esa cartera, el concejal Jorge Pumar, anunció ayer a los participantes en el sorteo, que el Concello está pensando en dotar más huertos urbanos en A Ponte y Reza, para diversificar la oferta, y acercarla a otros vecinos de la ciudad.

“Lo más importante es que seamos responsables; si piden el huerto deben cultivarlo y no quedar abandonado”, explicó Pumar o dar cuenta de que no pueden cuidarlo. En caso contrario si persiste el abandono el propio Concello rescindiría ese préstamo.

La Concejalía de Medio Ambiente destaca que este servicio municipal facilita a las familias de Ourense “el acceso a un espacio de cultivo que les permitirá autoconsumo alimentario de productos biosaludables, sostenibles y de origen local. Los usuarios además encuentran un lugar donde compartir tiempo de ocio activo, y de desarrollo social, entre vecinos de diferentes edades y de distintos barrios de la ciudad”.

Tanto los huertos de Mariñamansa como los del Botánico de Montealegre fueron remodelados “y Medio Ambiente hizo un esfuerzo y reestructuró las unidades con una inversión de 48.000 euros”, avanzó Pumar.

El 18 de este mes les darán las llaves a los distintos adjudicatarios, para que puedan ya entrar en los correspondientes terrenos, uno por unidad familiar. De hecho hubo una criba previa de solicitudes, por no adaptarse a las bases de esta concesión.

Ahora y tras el éxito de esta nueva tanda de reparto, el Concello ya está pensando en buscar esos posibles terrenos en Reza o A Ponte, ratificó ayer Jorge Pumar, para ver la posibilidad de dotar nuevos huertos urbanos para cubrir la gran demanda.

“Es de esperar que tras estos dos años que estuvieron cerrados por el COVID, la tierra esté en las mejores condiciones, pues tuvo un descanso. “Solo hay que desbrozar la hierba y y listo”, subrayaba una de las adjudicatarias.

Camila ayer, en el Auditorio durante el sorteo, acompañada por su esposo Fernando Casanova

“En mi caso está adaptado a problemas de movilidad; será fácil cultivar en él”

Camila fue una de las más de cien solicitantae de uno de los huertos del Concello, y ayer celebraba haber sido además una de las adjudicatarias, por un máximo de cuatro años, de una huerta en Mariñamansa y en su caso adaptada a personas con algún problema de movilidad. “Yo acudí a ver el terreno antes del sorteo y me pareció muy accesible. Tiene la altura como de una mesa, con lo que está adaptado a los que tenemos algún problema de movilidad; paseo hasta allí y cultivo productos ecológicos, como hacían mis padres”, explica. Reconoce que esta posibilidad que brinda el Concello “permita hacer actividad física; es una alternativa mucho mejor que quedar en casa viendo la tele, y de respirar aire libre”, subraya. En cuanto les den las llaves se pondrán manos ala obra: “Lechugas y tomates de temporada”, dice

Catalina comprobando ayer la ubicación de su huerto en Mariñamansa Fernando Casanova

“Estoy deseando plantar ya mis primeras verduras de invierno y ecológicas”

Catalina trabaja en el sector sanitario, pero tiene claro cómo va a ser futuro: “Viajar siempre que sea posible, y además volver al pueblo donde nací, parara cultivar, como hacen mis padres, que tienen 96 y 89 años y siguen ahí,. Yo creo que en buena parte por haber mantenido ese contacto con la naturaleza”, explica. En ese entreacto entre sus obligaciones laborales y la jubilación, ayer recibía su huerto urbano en Mariñamansa con enorme felicidad. “Es la primera vez que lo solicito y ya me toca. Es una suerte. Siempre me gustó mucho todo esto, y lo dejé al trasladarme a la ciudad. Estoy deseando plantar ya mis primeras verduras de invierno: brócoli, kale, que es la berza gallega, acelgas, espinacas, puerros. Se me va a quedar pequeño”, bromea. Ese huerto será por ahora su vínculo a esa tierra, “a la que amo”, indica Catalina.

Compartir el artículo

stats