Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ourense, once años en caída libre al carecer de un PXOM que impulse empleo y economía

Colectivos profesionales y empresariales como Colegio de Arquitectos, constructores o inmobiliarios, exigen una apuesta común de los grupos políticos, para aprobar el plan y frenar el éxodo

Ourense cumplirá en unas semanas once años sin un Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) en vigor, tras hacer oficial el Tribunal Supremo, en marzo de 2011, la primera de las nueve sentencias, que ratificaban de forma inapelable, los fallos de nulidad del PXOM de 2003, que ya había ido emitiendo de forma gradual el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

Las sentencias sacaban a la luz lagunas, como la ausencia del preceptivo informe de telecomunicaciones o la posterior ratificación de que había una doble planimetría, la real que se aprobó en el pleno, y la ficticia que se expuso al público.

Once años después, la ciudad solo cuenta con el plan de 1986, absolutamente obsoleto pero en vigor,. Y en estos dos lustros largos, se ha ido consolidando la pérdida de población, con 3.000 vecinos menos, la mayoría profesionales jóvenes que emprendieron el éxodo, aumentado el nivel de envejecimiento, lo que ha causado el cierre de negocios y de proyectos comerciales que abandonaron, por inseguridad jurídica.

 El plan que dejó el PSOE en 2015 fue modificado en el anterior mandato, pero sigue sin iniciar la fase de negociación con la oposición, en parte por las diferencias entre los do sectores del bipartito.

En este contexto, colectivos de arquitectos, constructores, empresarios, inmobiliarios, dan un ultimátum para que los partidos políticos pongan freno a tres mandatos de enfrentamientos sobre el Plan Xeral de Ordenación Municipal y saquen adelante este arma imprescindible para que Ourense no acabe a la cola de Galicia.

“Es muy difícil ya que se apruebe en este mandato”, explica Benito Iglesias, presidente de la Federación Gallega de Empresa Inmobiliarias, Fegein, experto en temas de urbanismo, y uno de los profesionales a los que el parón económico de la ciudad, le ha obligado a emprender el éxodo a Vigo, una de las ciudades destinatarias de muchos profesionales, y donde se ha llevado con él a empresas y técnicos.

“Un PXOM, no es solo una carta urbanística, es suelo comercial, industrial, generación de riqueza, creación de empresas y puestos de trabajo estables y de calidad y eso todo y más hemos perdido en estos once años”, lamenta.

Por eso “es una vergüenza que llegue el AVE con 20 años de retraso, y no hayan sido capaces de tener un plan aprobado que diera encaje urbanístico a la estación de alta velocidad, que dinamizara A Ponte y el resto de la ciudad. Todas las corporaciones que han estado y están son culpables por su ineficacia e ineficiencia y tenía que caérsele la cara de vergüenza por ello”, afirma Benito Iglesias, promotor de éxito ahora en la ciudad viguesa.

Fondos europeos

Santiago Ferreiro, presidente de la Asociación de Empresarios de Ourense, ACO, recuerda que “llevamos años insistiendo en la necesidad de un PXOM cuya carencia puede afectar incluso a la consecución de fondos europeos”. 

En cuanto al sector que representa, “los datos de 2021 nos indican que solo dos operaciones de cada diez son de vivienda nueva en esta provincia, es evidente la falta de plan urbanístico en la capital”. 

La presidenta de la Confederación de Empresarios de Ourense, Marisol Nóvoa, coincide en ese éxodo constante de empresas y proyectos a otras ciudades y explica que, “en estos momentos de crisis sanitaria y económica, y con el AVE ya funcionando, la aprobación del PXOM supondría un revulsivo el aprovechamiento de esta infraestructura, pero no se ven avances de sacar del cajón un nuevo PXOM”.

Marisol Nóvoa, presidenta de la CEO

“La ausencia de este plan urbanístico y de ordenación está cronificando una situación de limbo jurídico, que ahuyenta a potenciales inversores con proyectos interesantes, e hipoteca el futuro de la ciudad”, alerta Marisol Nóvoa. Impide que nazcan “nuevas iniciativas, como motor de cambio o dinamizadoras de otras actividades y sectores auxiliares”, dice. Afirma que mientras tanto, “ciudades como Vigo o del norte portugués canalizan distintos proyectos que traen asociado crecimiento, fijación de población, descenso del paro, o la reactivación de otros sectores”.

Benito Iglesias, presidente de Fegein

 El presidente de la Federación de Empresas Inmobiliarias de Galicia culpa “a la ineficacia de esta, y de anteriores corporaciones de la falta de un PXOM en Ourense, lo que provoca “un continuo éxodo de personas y empresas porque un PXOM “supone para una ciudad más del 50% de su viabilidad económica, social y demográfica”. Explica que “yo soy el ejemplo de empresario que ha tenido que irse, en mi caso a Vigo donde conseguí carga de trabajo y conmigo me llevé, arquitectos ingenieros, constructoras. Esas es una de las consecuencias”. 

Santiago Ferreiro, presidente de ACO

 “Hemos perdido un tiempo precioso para aprovechar las sinergias de la llegada del AVE o el impulso del potencial termal y de todo tipo de proyectos. Necesitamos el desbloqueo del urbanismo ourensano y que tenga seguridad jurídica para que se ejecuten actuaciones residenciales, de carácter dotacional, industrial y comercial, inversiones que en muchas ocasiones se están yendo a otros lugares” lamenta el presidente de ACO. Los que tienen la posibilidad de aprobarlo les pide “altura de miras” y que prevalezca el interés de la ciudad sobre los ideológicos.

Rafael Castro, Presidente Colegio Arquitectos

 “La expansión de la ciudad se ha visto afectada claramente por la inseguridad jurídica al no haber un PXOM aprobado y afecta a todos los sectores sociales y productivo”, explica Rafael Castro. “Cuando un promotor tiene que emigrar porque aquí no hay trabajo se lleva mucha gente con él. Quedan pequeñas empresas y pymes que tratan de subsistir”. Advierte de que “urge rematar ese nuevo plan y exponerlo al público antes para evitar nuevas demandas”. Como presidente del Colegio de Arquitectos reconoce que “nadie nos ha llamado ni consultado nuestra opinión”.

Compartir el artículo

stats