Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mejores conexiones, más competitividad y vertebración, los desafíos que trae el AVE

Expertos y políticos destacan como principales deberes a medio plazo la línea Ourense -Lugo, el tramo A Coruña - Ferrol y la salida sur de Vigo para conectar Galicia con Portugal

Todos los representantes políticos, económicos y sociales que participaron en el Foro AVE Madrid - Ourense en Expourense.

Las previsiones del Consello Económico y Social de Galicia es que el AVE y las demás frecuencias ferroviarias atraigan más de un millón de pasajeros a la comunidad cada año. La explotación comercial de la alta velocidad gallega, que se inició el pasado 21 de diciembre del pasado año, trae oportunidades, pero también deberes y desafíos a los que las administraciones y el sector privado deben hacer frente para generar dinamismo económico, atractivo turístico y potenciar el estado del bienestar.

El Foro AVE Madrid - Ourense, que se celebró en Expourense en el día de ayer con la organización de la Xunta de Galicia, dejó como principales desafíos en materia de infraestructuras la mejora de las conexiones interiores, la competitividad de los servicios ferroviarios y la vertebración entre los municipios y las principales ciudades de Galicia.

La conselleira de Infraestructuras de la Xunta de Galicia, Éthel Vázquez, presentó el foro repasando las obras realizadas en las urbes gallegas y agradeciendo la labor política e institucional de los presidentes y de los ministros que trabajaron en el AVE gallego. Uno de ellos, el socialista José Blanco enfatizó en la colaboración política de los gobiernos gallegos y estatales, como una forma de “concertación institucional para impulsar un compromiso de país, que supuso la mayor inversión de la historia de España” con más de 10.000 millones de euros. Y señaló que “no hemos perdido el tren del futuro, el AVE llega más tarde de lo deseado, pero Galicia es el primer territorio de la fachada atlántica y cantábrica que tiene alta velocidad”.

Instante del acto en Expourense. /B. LORENZO BRAIS LORENZO

Enumeró los deberes que restan por ejecutar como la línea de Lugo a Ourense, la mejora de la conexión Coruña - Ferrol o la implantación de los trenes Avril en el interior de la comunidad para reducir los tiempos de servicio entre las principales ciudades gallegas entre 20 y 25 minutos. Los mismos desafíos describió la ex ministra Ana Pastor que incidió en que “los cuatro pilares básicos del bienestar como la educación, la sanidad, las pensiones y la dependencia no serían posibles sin infraestructuras que mejoren la vertebración y la igualdad de oportunidades de los ciudadanos”.

Y destacó las partidas puestas en marcha durante su mandato al frente del Ministerio de Fomento en un momento coyuntural donde la crisis económica de 2010 apretaba a España con una prima de riesgo alta y con una posible intervención de la Unión Europea: “Me gustan más las cuentas que los cuentos y por eso, en un escenario de crisis, ejecutamos más de 4.500 millones de euros para la alta velocidad a Galicia. Lo dice la contabilidad nacional, no lo dice Ana Pastor”. Y terminó su intervención diciendo que “quedan obras pendientes, pero sin duda el AVE será un elemento revulsivo que cambiará los indicadores económicos de Ourense como lo hizo con León, por ejemplo, donde dinamizó el sector turístico y la inversión privada con la creación de hoteles y restaurantes”.

"Vigo tiene que ser el centro ferroviario de la Eurorregión"

decoration

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, cerró el foro anunciando un comité de expertos para la rentabilización del AVE: “Lo crearemos, con un equipo multidisciplinar, para evaluar y proyectar una propuesta de planificación con el fin de mejorar el rendimiento y el crecimiento económico y social que por si solo implica la llegada de la alta velocidad a Ourense”.

Feijóo coincidió en las materias pendientes en infraestructuras con Blanco y Pastor, señalando la línea Lugo - Ourense, la de A Coruña - Ferrol y la salida sur de Vigo, en la que insistió para mejorar la conexión con Portugal y señaló que la ciudad olívica tiene que ser “el centro ferroviario de la Eurorregión España-Portugal”. También recordó que en el pasivo de la administración estatal todavía quedan deseos por cumplir como las estaciones de tren que quedan por hacer en A Coruña y Ourense, la línea Vigo y Ourense o la variante de Olmedo para conectar Galicia con el País Vasco.

La ex ministra Ana Pastor en el momento de su intervención. // BRAIS LORENZO BRAIS LORENZO

La “galleguidad”, un impulso

Núñez Feijóo, Ana Pastor y José Blanco aludieron a la “galleguidad” política en las instituciones del Estado como uno de los principales “impulsos” para que el AVE gallego sea ya una realidad. Feijóo aludió al Pacto del Obradoiro de 2009 entre la Xunta y el Estado para “desencallar el tren de la alta velocidad, que cogió ritmo en tramitación y presupuestación” a partir de ese año y agradeció a sendos ministros el “compromiso y el esfuerzo” por creer en la alta velocidad a Galicia.

Pastor reiteró la colaboración política con la Xunta y el trabajo realizado por Blanco como su predecesor para decir que “todo el trabajo y el esfuerzo mereció la pena, para nosotros, y para el presidente Mariano Rajoy, el AVE gallego tenía una significación especial y luchamos en un momento delicado de la economía española para que fuera una prioridad”.

El 2021 dejó en Ourense, el mejor regalo para Galicia, un aeropuerto terrestre que se conecta con los principales puntos de España con tiempos competitivos. Sin embargo, esa competitividad debe verse ampliada con la implantación de los trenes Avril en este 2022, la línea Ourense - Vigo, la mejora de las conexiones entre Ourense - Lugo y A Coruña - Ferrol. Amén de la salida sur de Vigo, para que el Eje Atlántico y el AVE gallego se conecte con Portugal. Si la comunicación con Madrid era la primera prioridad, ahora la segunda debe ser la vertebración interior y la movilidad con el país luso.

Núñez Feijóo en el turno de palabra en el Foro AVE Madrid - Ourense. // BRAIS LORENZO BRAIS LORENZO

Los servicios, entre una visión de velocidad, de precios y horarios

El Catedrático de Ferrocarriles por la Universidad de A Coruña, Miguel Rodríguez Bugarín, profundizó en la parte técnica del trazado donde el 60% de la vía discurre entre viaductos y túneles. Señaló “el respeto y la integración ambiental” como uno de los principales valores de la obra de ingeniería del AVE gallego y primó la especial atención en los servicios radiografiando que “la llegada del AVE no es un punto y aparte si no que es un punto y seguido, que tiene que ir acompañado de una modernización de la red ferroviaria pero también de los servicios donde se debe poner una especial atención a los horarios, las frecuencias y los precios”.

Puso ejemplos como que ir de A Coruña a Ferrol en tren se tarda una hora y 17 minutos, mientras que un autobús solo 45. A este respecto, explicó que “no es cuestion de tarifas ni frecuencias, es cuestión de tren y de velocidad. Por ejemplo, el “bypass” de A Coruña solamente reduciría el tiempo 5 minutos, insuficiente para competir con el autobús en este trayecto. Hay que modernizar la red ferroviaria interior y tener en cuenta que es más provechoso pasar de velocidades de 80 km/h a 120, que de 120 a 140, como pasa, por ejemplo, en la línea Lugo - Ourense”.

Esa falta de competitividad y ese lastre en movilidad e infraestructuras ferroviarias sucede sobre todo en la provincia de Lugo, que es la “cenicienta”, como explicó el presidente de la Plataforma Lugo... non perdas o tren”, Jesús Vázquez Varela. Agradeció la invitación y arguyó que “nuestra reivindicación y crítica es constructiva para que Lugo esté bien comunicada como lo están, o estarán, las otras provincias de Galicia”.

También apuntó a mejoras las frencuencias y horarios Iria Méndez, portavoz de la plataforma de usuarios del ferrocarril de media distancia, con las últimas modificaciones realizadas por Renfe sobre todo en el trayecto entre A Coruña - Santiago - Ourense donde se suprimió una frecuencia tan demandada como era la de las 6.00 de la mañana. El AVE supone desafíos y también oportunidades que desde la Xunta, la Diputación y el sector privado de la mano de los empresarios ya planifican iniciativas y proyectos en materia de turismo, creación y dinamización de empleo y economía, así como otros aspectos para que la llegada del AVE no sea solo histórica, sino también suponga progreso, desarrollo y sea rentable en todo el territorio gallego.

Compartir el artículo

stats