Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La casa que activó la Navidad el mismo día que París

La iluminación de la vivienda de Maricarmen, en Santa Mariña, atrae a las visitas | Emplea led pero asume que este año pagará el doble de luz

La casa iluminada de Maricarmen está en la carretera de Santa Mariña. // BRAIS LORENZO

Cuando el pasado abril, en pleno toque de queda por la pandemia, un vehículo se estrelló contra el cierre y el garaje de su casa, y después se dio a la fuga, María del Carmen Iglesias aún no se imaginaba que aprovecharía el buzón-panera que voló por los aires en el siniestro para darle un nuevo uso como depósito para las cartas de los niños a Papá Noel y los Reyes Magos, que está dispuesta a recoger, sirviendo de intermediaria, garantizando la ilusión infantil.

Su casa rompe la oscuridad que reina en la carretera de Santa Mariña. Un arcoíris de colores en tiras de led llama la atención y recuerda que aquí, como en Vigo, la Navidad también empieza temprano. La ourensana iluminó su casa solo un día más tarde que el primero en estas lides, Abel Caballero.

La vivienda decorada por Navidad llama la atención en la oscuridad de la carretera de Santa Mariña. // BRAIS LORENZO

Lo hizo la misma jornada que París, recordando de ese modo su vida en la emigración junto a sus padres, con los que partió a Francia cuando tenía 12 años. “Allí era muy típica la Navidad. En mi casa se ponía siempre el árbol, con velas en lugar de bombillas. Empecé así y me gustó siempre”, rememora esta mujer.

Maricarmen sonríe, con su casa iluminada detrás. // BRAIS LORENZO

No sabe el número de bombillas, a diferencia del alcalde de Vigo, pero sí el tiempo que le lleva: una semana de montaje, y más dificultad en la retirada, “porque tienes que guardar cada cosa en su cajita, eso es lo peor”. Maricarmen utiliza material reciclado, como manguitos de piscina para elaborar piruletas gigantes, como el propio buzón salvado del accidente, o un nacimiento a media escala que recibe en el exterior de la vivienda.

El nacimiento elaborado por Maricarmen, en el exterior de su vivienda. // BRAIS LORENZO

Lleva más de 40 años decorando el lugar donde vive aunque, en los inicios, sin tanta cantidad de luz ni ornamentos. “Al empezar, teníamos un árbol y unas luces en el balcón, que hacía mi marido de porexpán y las forraba de papel dorado, unas bombillas que gastaban más... Ahora es todo led. Tengo el sótano lleno de cosas y voy cambiando para intentar no repetirme, aunque algunos elementos sí lo hagan”, dice.

El domingo pasado por la noche, el 21 de diciembre, encendió la luz. “Un día después que Abel Caballero, porque él tiene que ser el primero. ¡Lo admiro!”, se ríe esta señora, cuya iniciativa ha servido para que otros vecinos de la zona también se animen a iluminar la Navidad en sus domicilios, aunque no con tanta profusión.

Una vista de la vivienda desde la carretera, viniendo de Ourense. // BRAIS LORENZO

La costumbre de Maricarmen, que vive con una hija y tiene una nieta pequeña, a las que admite sugerencias, sigue pese al encarecimiento de la luz. “El año pasado pagué 20 euros extra, y este pues serán 40”, supone. Por si acaso, enciende las luces solo de noche, y hasta la una como mucho.

Un muñeco de nieve, en el muro de la casa. // BRAIS LORENZO

La llamativa decoración de su casa atrae a las visitas, desde distintas localidades. Llegan del barrio y de la ciudad, pero también de otros municipios cercanos, como Toén.

Así luce la casa de Maricarmen en Santa Mariña. // BRAIS LORENZO

“Aquí han venido niños que hoy son padres y traen a sus hijos”, destaca. Algunos pequeños ya le han preguntado si pueden dejar su carta en el buzón reconvertido. “Yo les digo que sí, claro”, responde Maricarmen.

La señora y su perro, en el patio de la casa. // BRAIS LORENZO

Compartir el artículo

stats