Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

La sangría de los autónomos se frena en la pandemia: “Veremos qué pasa en 2022”

El número de personas que trabajan por cuenta propia desciende un 0,08%, pasando de 23.337 a 23.317, desde marzo de 2020

Varios comercios y tiendas en la calle Juan XXIII. | // FERNANDO CASANOVA

Contra todo pronóstico después de la llegada de la pandemia, el número de autónomos en la provincia de Ourense se mantiene estable. A pesar que es el volumen de los más bajos de la historia reciente de la provincia, la fortaleza de los autónomos durante la pandemia resiste y frena la sangría que se producía mes a mes y año tras año.

Según los últimos datos del Registro de Trabajadores Autónomos,a 30 de julio de 2020, se cerraba el mes con 23.317 trabajadores por cuenta propia. Una cifra que si se compara con el inicio de la pandemia se reduce moderadamente, pero manteniéndose un volumen alto. A cierre de marzo de 2020 se registraban 23.337 autónomos en la provincia una cifra que está por encima en 200 trabajadores de la cifrada en julio.

Causas

Para el presidente de la Asociación Empresarial de Profesionales y Autónomos de Ourense, David Martínez, esta situación responde a las medidas tomadas por el gobierno estatal como fueron los ERTES y señala a 2022 como la referencia real para conocer la radiografía exacta de los autónomos en la provincia.

“Esta situación de escaso descenso responde a los ERTES principalmente que finalizarán el 30 de septiembre y a ver si se amplían hasta diciembre. Pero los números de autónomos no son reales, porque hay que analizar el contexto y el escenario es que al haber estado en un ERTE tienes que mantener el tiempo proporcional que disfrutaste el ERTE entonces eso es un condicionante de los números actuales y cuando se cumpla ese periodo veremos si muchos continúan con su actividad económica o no”, dice el presidente del colectivo.

Y añade que “hay que pensar que en los periodos de crisis hay muchas personas que salen del mercado laboral porque han estado ligado a empresas que tienen dificultades económicas y que con 40 o 50 años se hacen autónomos porque saben desarrollar una actividad y ven una oportunidad. En este aspecto, si no encuentras trabajo la tendencia de la sociedad es de darse de alta para trabajar por cuenta propia” .

Con el futuro incierto de muchos autónomos, David augura que “veremos en 2022 si disminuyen el número de autónomos o se mantiene el volumen, porque en ese horizonte sí que se puede hacer una valoración real de la situación. Cuando se extingan los ERTES y el plazo proporcional de continuidad de la actividad, veremos cuántos autónomos siguen y cuantos no”. Y añade que “pero seguro que va a ir a menos, porque las encuestas dicen que en muchos de los casos no hay relevo generacional. Los jóvenes, leía que el 70% prefiere sacarse una oposición y ser funcionario, así que el futuro está complicado”.

Adaptación

Sobre los últimos coletazos de una pandemia que puso patas arriba, David comenta que “los autónomos son entes que se adaptan a las circunstancias, lo vimos con la hostelería a domicilio, son personas que se adaptaron a la pandemia para proseguir con el negocio y eso es de elogiar. También han sufrido mucho y ahora estamos aguantando el chaparrón de la subida de la luz y del encarecimiento de los impuestos”.

Sobre las medidas de la pandemia finaliza diciendo que “provocó mucha preocupación en el sector, porque siempre tenían que estar pendientes de las nuevas medidas y el autónomo es una persona que sobrevive y se adapta, porque los autónomos estamos en continua evolución. Quién le iba a decir a los bares de los Vinos que iban a servir a domicilio hace dos años y la mayoría lo hizo en 2020”.

Desde la Confederación de Empresarios de Ourense señalan que “realmente las cifras de autónomos en alta a día de hoy y, sobre todo, su variación desde inicios de la pandemia, parecen alentadoras, y más si tenemos en cuenta que la cifra no ha descendido de los 23.000 en todo este período, y que la diferencia de este verano con el mes de marzo de 2020 es sólo de 20 menos”.

Y añaden que “en realidad, hasta que la recuperación no se instale en todos los sectores y tamaños empresariales no se podrá hacer una evaluación fiable de cómo la pandemia ha repercutido en este colectivo. Por otro lado, no sólo la pandemia y sus consecuencias están afectando a día de hoy a los autónomos, pues tras la paulatina cancelación de las restricciones se han ido sumando otros obstáculos que también entorpecen su recuperación, como el incesante y abusivo incremento de la energía, o el alza en las materias primas para muchos sectores. Con esta subida continua de precios y costes, el autónomo sigue y seguirá teniendo enormes dificultades en su día a día”.

Compartir el artículo

stats