Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jácome cede ante la presión y aplaza “traspasar” la Universidad Popular de Ourense

La plataforma, que defiende la entidad, señala que “ya está en trámite la desvinculación de la Federación de Universidades Popular” | Nuevo modelo: grabar y difundir on line

Concentración a favor de la UPO, la semana pasada. | // F. CASANOVA

“Concello e Deputación posporán por un ano as negociacións sobre a Universidade Popular”. Es la primera frase de un comunicado del Concello de Ourense después de la concentración masiva del pasado viernes para evitar el “cierre” de la Universidad Popular de Ourense (UPO). Pérez Jácome cede así ante la presión y da marcha atrás a la transferencia de la entidad a la Administración provincial.

Pérez Jácome señala que “definitivamente se le cambiará el nombre a la UPO, entendiendo que no puede llevar esa nomenclatura de universidad”. El gobierno municipal, además, cambiará el modelo de la entidad “incrementando el acceso a los cursos y una mayor difusión de las actividades”. La idea del gobierno local es grabar y difundir audiovisualmente muchos de los cursos para hacerles llegar a un número ilimitado de personas a través de medios telemáticos, además de la modalidad de docencia física.

Para la plataforma de “Non peche á UPO” supone que “esta decisión no hace más que confirmar nuestras sospechas. No se avanza nada con esto. El alcalde quiere cerrar la UPO y ya inició los trámites para desvincularse de la Federación de Universidades Populares de España, para quitarle el nombre y además no se puede transferir a la Diputación por eso dice que pospone la transferencia. Solamente el Concello puede gestionar la Universidad Popular, según los requisitos de la Federación”.

Profesores y usuarios son conscientes de que “la UPO va a morir si se sigue con todo esto, porque el alcalde piensa que son unos cursillos sin más, pero es que se hacen 140 cursos que están acreditados y homologado. Si algo funciona bien, no sabemos por qué el alcalde se quiere desprender de ella”. Y finalizan diciendo que “no es que no le gusta el nombre es que quiere darla de baja de la Federación para cerrarla, como ya está haciendo”.

Desde el BNG no entiende la postura del alcalde de traspasar la entidad al entender que “é un éxito e non entendemos como o Concello se pode desprender dela para ser máis eficientes. Si é un programa que funciona e da resultados, para que o quere traspasar”. El PSOE dice que “el Concello y la Diputación tienen puntos de desacuerdo en la transferencia, uno de los cuales era el interés por parte del Concello en destinar los locales municipales de la UPO a otros fines, extremo que según dijeron fue rechazado por la Diputación”.

Compartir el artículo

stats