Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LUCHA VECINAL

Reza, en pie de guerra contra una senda de la Xunta: “La expropación llega hasta la puerta”

Más de una quincena de afectados denuncian “el despropósito” de un proyecto que les derriba cierres y les quita terreno que llega “hasta el balcón”

Vecinos y vecinas afectadas del barrio de Reza, en la reunión mantenida ayer tras la revaluación por parte de la Xunta.   | // FERNANDO CASANOVA

Vecinos y vecinas afectadas del barrio de Reza, en la reunión mantenida ayer tras la revaluación por parte de la Xunta. | // FERNANDO CASANOVA

El primer proyecto dibujaba una senda peatonal y ciclista, a la que se opusieron los vecinos de Reza presentando alegaciones. Y ahora, el nuevo proyecto en el que solamente está marcada una senda peatonal, que la consellería de Infraestructuras de la Xunta de Galicia pretende acometer, les perjudica el doble.

Esta semana pasada técnicos, autonómicos realizaron las inspecciones y marcaron los límites del nuevo proyecto con pintura naranja, el lugar hasta donde iban a expropiar, y con una línea azul, el límite de la senda que desde el gobierno gallego quieren construir, en paralelo a la OU-402.

“La expropiación me llega hasta la puerta de casa, es un sin sentido”, dice Paco, un vecino afectado. José y Puri señalan que “a nosotros nos coge el doble de lo que nos cogían y en los planos que presentaron no aparecía un galpón que tenemos allí. Porque los planos que nos hicieron llegar son planos que cogieron de Google, no del catastro, y ahora nos quieren derribar un galpón, y nos dicen que no saben nada de un galpón”.

Vecinos y vecinas de Reza, en la sede de la Asociación Vecinal del barrio. //F. CASANOVA

Otra de las vecinas afectadas señala que “de los 80 metros que me cogían me llegan a coger 106 metros”. Y otro reitera el mensaje: “A mí, en el primer proyecto me cogían 40 metros, pero es que ahora la marca está a dos metros de la puerta de casa y me cogen 72”.

La sensación de incredulidad y de frustración tras la revaluación que hicieron del proyecto produce un mayor indefensión a los más de quince vecinos que se ven perjudicados. Ahora, ellos admiten que “si antes nos cogían un trozo, ahora nos cogen el doble, es un sin sentido todo esto”.

"Hay cierres que valen 16.000 euros y nos quieren dar 1.500"

decoration

La Asociación Quince de Agosto de Reza reivindica expropiaciones justas y un proyecto que no se traduzca en perjuicios económicos, materiales y sociales como los que tendrían que soportar si el proyecto finalmente se lleva a cabo.

Para hoy está prevista una reunión de la asociación y los vecinos afectados con el delegado de la Xunta de Galicia en Ourense, Gabriel Alén, donde le expondrán pormenorizadamente las consecuencias de un proyecto con el que no están de acuerdo. Una de las representantes del colectivo vecinal señala que “hay cierres que están valorados en más de 10.000 euros, incluso llegan a los 16.000 euros, y nos pretenden dar 1.500. Lo que vamos a intentar explicar es que queremos soluciones al esperpento que nos ofrecen, porque no nos pueden quitar antes que ahora, cuando antes la senda era peatonal y ciclista, y ahora solo peatonal”.

"No entendemos como pueden hacer esto"

decoration

Los vecinos inciden en que “antes no había aparcamientos ni paradas de autobuses y ahora añadieron eso, lo que hace que nos cojan más metros de expropiación”. Defienden que lo más lógico es que la senda vaya por debajo del barrio aprovechando los senderos del río Miño para dar ese impulso que le falta a una de las zonas más deportivas de la ciudad: “Había vecinos dispuestos a ceder terrenos por la parte de abajo del barrio, no entendemos como pueden hacer esto y coger metros y metros, cierres y demás infraestructuras. Al final nos van a coger hasta la casa”.

Compartir el artículo

stats