Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condenados a quedarse en casa por culpa de un carril bici

José Manuel Nogueira muestra los problemas que tiene para salir de su casa por el carril bici.

José Manuel Nogueira muestra los problemas que tiene para salir de su casa por el carril bici.

Una decena de vecinos de la parroquia de San Miguel de Deiro, en Vilanova de Arousa, se han quedado sin accesos adecuados a sus viviendas y propiedades a causa de la construcción del carril bici de la PO-307, unas obras que no dudan en calificar de “un auténtico despropósito”.

El calvario que están viviendo los vecinos arranca hace ya varios meses, cuando se les comunica que se va a construir un carril bici por delante de sus puertas. La idea, en principio, no les pareció mal, pero a medida que iba avanzando la misma comenzaron a aparecer los primeros problemas que, con ella prácticamente finalizada, se hacen todavía más evidentes.

Es el caso de José Manuel Nogueira que, cada vez que intenta salir o entrar en su casa, se encuentra con una profunda cuneta que provoca daños en los bajos de su coche. Este vecino, cuando levantó su casa, tuvo que pagar y construir una acera que costó más de 3.800 euros, una acera que “desapareció bajo la piqueta sin que nadie me diese ningún tipo de explicación”.

Ahora se encuentra con una auténtica cuneta para acceder a su casa y, a pesar de alertar tanto al Concello como a la Consellería de Infraestruturas de como estaba quedando la construcción, la única solución que le dan es que “sea yo el que instale una reja para facilitar el paso, pero si hago eso y hay un accidente por causa de ella, ¿quién se hace cargo de ello?”.

No es el único problema que prevé en el horizonte ya que la profundidad de la cuneta que le han dejado en su único acceso va a provocar que se inunde toda la zona, a lo que se unen “los problemas que voy a tener a la hora de salir o entrar para ver a los ciclistas que circulen por el carril bici”. A ello se añade que la PO-307 es un vial que sufre constantes retenciones durante el verano, retenciones que “se van a incrementar cuando cualquiera de los vecinos quiera acceder a su casa, o incluso, podemos sufrir un accidente cuando queramos salir”.

El Concello trató de solucionar la situación instalando unas planchas metálicas. Las instaló una mañana, pero las retiró a las pocas horas, tras ser advertidos por la Consellería de Infraestruturas de que no se podía hacer eso. Mientras, los vecinos afectados “seguimos sin tener un acceso digno”.

Es un sinsentido

“Toda la obra que han hecho aquí, donde se han gastado un auténtico dineral, es un sinsentido”, explica Ricardo Rodríguez, otro de los vecinos afectados por la construcción del carril bici. Rodríguez no duda en reseñar que, desde el principio, “a unos vecinos se les han tenido en cuenta sus advertencias, mientras a otros nos han dejado así, parece que solo se quiere premiar a los afines, cuando aquí somos todos vecinos, no se puede actuar así”, explica.

La decena de vecinos afectados han presentado un escrito en las dependencias municipales en el que exponen que “no podemos acceder a nuestras propiedades” y censuran la falta de información que se ofreció durante el diseño del proyecto y la puesta en marcha de la obra.

Durán: “Tienen razón, se ha hecho mal”


El alcalde de Vilanova, Gonzalo Durán, reconocía ayer que las cosas en el carril bici de la PO-307 no se han hecho del todo bien y daba la razón a los vecinos. Incide Durán en que los afectados “tienen razón, la obra se ha hecho mal porque no se puede dejar a los vecinos sin un acceso adecuado a sus fincas y casas”. Es por ello que el alcalde se compromete a intermediar ante la Consellería de Infraestruturas, asegurando que “ya hemos hablado con el jefe provincial de Carreteras para que busque una solución a este problema que sufren los vecinos”.

Compartir el artículo

stats