Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los muros y el bosque de Santa Comba de Naves, del s. IX, dañados al abrirse una pista

Asociaciones ecologistas y vecinales denuncian que se talaron más de una hectárea de árboles autóctonos | El cenobio está en la lista roja Hispania Nostra por su abandono

Parte de las talas durante la apertura del camino al cenobio. |   // IÑAKI OSORIO

Parte de las talas durante la apertura del camino al cenobio. | // IÑAKI OSORIO

Estado de los restos del monasterio aún en pie. | // FDV

Robles, madroños, alcornoques, y hasta una hectárea de árboles autóctonos que formaban parte como patrimonio natural, del monasterio de Santa Comba de Naves, perteneciente al municipio de Ourense un monasterio benedictino del año 888, han sido talados. según colectivos vecinales y ecologistas y se ha provocado daños y derribo muros y parte del camino real de este monasterio, que está en la lista roja elaborada por Hispania Nostra, entre el patrimonio nacional en peor estado de abandono, para la apertura de una pista.

Este nuevo atentado que ha abierto una herida en el valioso patrimonio natural de este enclave que se extiende a lo largo de casi un kilometro. Según la Asociación Amigas das Árbores la apertura de esta pista “ha provocado el derrumbamiento de muros de la parcela del monasterio, de los muros del camino real y daños este camino adoquinado.”.

Además la construcción de esa pista sobre cuya autora y permisos no hay datos claros, se ha provocado afirman un fuerte movimiento de tierras que ha afectado al suelo y se ha hecho utilizando maquinaria pesada. Este monasterio que acumula siglos de abandono de las instituciones figura en la lista roja de Hispania Nostra entre los de peor u estado de España, y por el riesgo expolio y daños irreversibles que se le han generado. Todo tipo de vehículos tienen ahora acceso hasta las mismas puertas de este monasterio del siglo IX.

“Es otro destrozo injustificado que muestra la dejadez de las administraciones públicas, Concello y Xunta en concreto, que “dejan pasar”, y cuyas prioridades no son la protección de un patrimonio tan valioso como, en este caso, Santa Comba de Naves” indica Amigas das Árbores.

Sus orígenes se remontan, según el estudio realizado por este colectivo al siglo IX, concretamente al año 888 y fue fundado por Alfonso III. Santa Comba de Naves sufrió varias modificaciones, una en el siglo XVIII y en sus mejores tiempos sus dominios abarcaban las dos riberas del Miño. Las ruinas que aún se mantienen, sin pista ni carrera de comunicación, habían permitido preservar de algún modo lo que queda del conjunto pues solo se podía ir al cenobio caminando entre un bosque autóctono.

En 2015 un ejecutivo de banca lo compró al obispado y lo registró a su nombre, así como una parcela de 8.000 metros. Pensaba hacer entonces un hotel singular. Hubo litigios con una familia que pedía 3.000 euros de compensación señalando que tenía derecho.s

Se presentó entonces , tras las disputas entre el comprador y los vecinos una moción del PSOE en 2015 al Concello para proteger ese entorno. Nada se hizo. Santa Comba siguió degradándose. Ahora alguien abrió un camino para que el expolio resulte más fácil, afirman los denunciantes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats