Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fiscal pide que la Audiencia Nacional asuma el caso de 'Javillo' y el bróker de la droga turco

Esgrime que el órgano central, y no el juzgado de Instrucción 1 de Ourense, es el tribunal competente al tratarse de varios grupos de narcos que operaban en diferentes provincias

El speed, la heroína y las armas incautadas. // Carlos Pardellas

El speed, la heroína y las armas incautadas. // Carlos Pardellas

La operación antidroga dirigida desde Ourense por el fiscal Miguel Ruiz y el juez Leonardo Álvarez, con un balance de 17 investigados, incluidas las detenciones de Francisco Javier J. R., alias 'Javillo' -un histórico narco arousano afincado en la ciudad de As Burgas- y el turcoholandés Sadullah Unnu, alias 'Nicol' -un bróker de la droga, uno de los mayores capos de la heroína de Europa, que transportaba 7 kilos de caballo en el coche- puede elevarse a la Audiencia Nacional. El fiscal antidroga de la provincia ha solicitado al juez que se inhiba a favor del órgano central, porque considera que es el tribunal competente al tratarse de una operación que desarticuló varios grupos de narcos que operaban en diferentes provincias españolas.

El magistrado Álvarez ha dado traslado del informe del fiscal a las partes personadas en la causa, que se llevó bajo secreto de sumario durante meses, después de que la Udyco de la Policía Nacional empezara a investigar hace un año. Cuando los distintos abogados expresen su parecer, el juez instructor dictará un auto para resolver si procede la inhibición. Esa decisión admitiría apelación a la Audiencia Provincial. Una vez que se acordara en firme, la Audiencia Nacional aún debería estudiar si la acepta, según explican fuentes judiciales.

La Udyco empezó a investigar al clan de 'Javillo', afincado en Ourense, y a partir de las vigilancias fueron encontrando indicios contra 17 personas, presuntos integrantes de varios grupos de narcos, por delitos contra la salud pública y pertenencia a banda criminal. Los agentes de la Policía -cerca de un centenar participaron en total en esta operación- llevaron a cabo 12 registros en Pontevedra, Ourense, Madrid, León, Santander y País Vasco.

Se incautaron de 66 kilos de speed en el País Vasco, uno de los mayores alijos de esta droga en los últimos años, así como de los 7 kilos de heroína que transportaba el turco en un vehículo con un compartimento oculto, de un total de 134 bellotas de hachís, 250 gramos de pastillas de hachís, 30 gramos de cocaína en roca, dos revólveres, una pistola detonadora, una escopeta de cañones superpuestos y 130.000 euros en billetes.

El pasado mes de marzo, la Udyco pudo vincular al turco Sadullah Unnu como presunto proveedor. Volvía a estar en el foco un capo de la droga, de 61 años, que ha participado en algunos de los mayores alijos de heroína incautados en Europa en los últimos años, como la entrada de 316,5 kilos transportados en un velero, en 2008, considerado entonces el mayor decomiso de la historia de España, o su detención en 1994 como uno de los cabecillas del grupo implicado en un alijo de 118 kilos de heroína.

Según la Policía, Sadullah, que dijo al juez que era comerciante de soja y por eso viajaba con frecuencia por España y a Latinoamérica, presuntamente se encargaba de establecer los contactos a lo largo del territorio nacional con diferentes distribuidores de heroína. Por eso lo consideran un bróker de la droga. Mantenía unas estrictas medidas de seguridad. No usaba el móvil, el maletero era su guardarropa, vivía en la ruta y en hostales. Todas las reuniones y entrevistas con los distribuidores eran en persona, llegando a efectuar en un solo día desplazamientos de más de 1.000 kilómetros. Podía viajar desde Madrid a Galicia, posteriormente de Galicia a País Vasco y de vuelta a Madrid, el mismo día.

Siguiéndole el rastro pese a sus medidas esquivas, la Policía identificó a otros miembros de la organización, distribuidores y colaboradores en Pontevedra, León, País Vasco y Santander. Incluso, las entregas de dinero se hacían, en ocasiones, a mujeres jóvenes que la organización enviaba desde Estambul a España, con la exclusiva finalidad de transportar hasta su país importantes sumas de dinero de la droga. Ese rango nacional e incluso internacional de la operación antidroga hace que el fiscal de Ourense vea oportuno que la Audiencia Nacional siga con la instrucción hasta la fase de juicio.

Compartir el artículo

stats