Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlos Núñez

Desbloquear el mundo metropolitano

El primer concepto sobre la Ordenación Metropolitana de Vigo fue anunciado por el arquitecto Antonio Palacios, en plena II República, para organizar la intercomunicación social y económica entre los concellos rurales limítrofes. De ser aprobado aquel Proyecto, Vigo podría tener hoy una infraestructura estratégica en clave urbana de primer orden atlántico-europeo. La llegada del franquismo echó abajo la metrópolis periurbana.

El Área Metropolitana de Vigo (AMV) es entidad jurídica desde el 2012, con definición de los ámbitos de actuación, justificación social y económica, y el acuerdo para que Vigo ocupara el centro intermunicipal. Pero una vez aprobada ya tocó techo político, quizás movido por la desconfianza o prevención hacia Vigo por la instauración de una administración metropolitana que ocasionaría pérdidas de poderes –caso Londres, aboliendo condados metropolitanos–. El Área y todo su desarrollo potencial fue bloqueado por el TSXG, aludiendo la falta de un requisito fundamental: el Transporte Metropolitano.

Diez años más tarde ya son muchas voces que hablan de aclarar las dudas legales y promover una nueva dinámica para reactivar el Área; incluso manteniendo el debate de intereses políticos al margen, para favorecer un Encuentro Metropolitano de Instituciones como primer paso en el estudio de una posición competitiva de Vigo en el escenario nacional e internacional.

La posible convergencia inicial de cuatro instituciones públicas –Concello, Deputación, Universidade y Xunta– podría fructificar en un Plan Estratégico, como proceso planificador de reflexión y diagnóstico de un programa mínimo territorial, cara a la formación de un Consorcio Metropolitano de Vigo, a la que podrían unirse otros socios de servicios públicos y privados, conjuntamente con los concellos afectados. Dicho Consorcio podría dar forma a un sistema de transporte metropolitano de interés unitario y múltiple en sus funciones, además de fomentar la cooperación de los diversos actores en las diversas competencias de urbanismo, residuos, ciclos del agua, desarrollo económico, vivienda, cultura y promoción de grandes eventos, patrimonio natural y paisajístico, y otros muchos.

La creación de los instrumentos para la conversión de esta amplia comunidad urbana viguesa, reforzará la identidad de los territorios para reunirlos en el proyecto metropolitano de la nueva estructura territorial del futuro próximo.

La colaboración entre el Instituto de Estudios Vigueses y la Universidade de Vigo, incorpora sus opiniones institucionales al Proyecto de investigación sobre Áreas Metropolitanas en España que coordina el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, y que ayudará al impulso de nuevas dinámicas de estudio y proyección hacia futuras constituciones metropolitanas.

*Miembro del Instituto de Estudios Vigueses

Compartir el artículo

stats