Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

¿Amenazas? Tranquis, troncos: es lo que hay

Lo que más nos diferencia a unos de otros es la combinación de amenazas que sufre cada uno. En una lista de urgencia no exhaustiva saldrían los problemas de salud, el desamor, el cambio climático, la pobreza, la edad, los virus, el hambre en el mundo, la soledad, la demencia, los enemigos de la patria, la patria, la depresión, el hastío, las catástrofes, la maledicencia, la DGT, el paro, el desamparo del Estado y el excesivo peso del Estado. Pero en el fondo se trata de franquicias diversificadas de la amenaza-madre, que es la parca. Es imposible hacer vida libres de amenazas, pues lo que llamamos vida es solo el modo de administrar la dieta de amenazas. Aunque en el paraíso terrenal nuestros más remotos antepasados vivían libres de amenazas, eso hoy solo se da en comunidades primitivas al fondo de alguna selva. Pero incluso estas viven siempre amenazadas por el progreso.

Compartir el artículo

stats