Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santiago Lago Peñas.

Santiago Lago Peñas

Director de GEN (UVigo) y del Foro Económico de Galicia

Efecto capitalidad, a pesar de la descentralización

La fuerte descentralización política y financiera en España ha contribuido a la cohesión territorial, a mejorar la prestación de los servicios públicos en todos los territorios. A pesar de ello, la capital ha seguido ganando peso económico y demográfíco.

El Gráfico adjunto muestra la variación de las cuotas autonómicas entre 1980 y 2018 del Producto Interior Bruto (PIB) y de la población. Por construcción, los valores a la derecha de la bisectriz implican que el avance relativo en PIB sería comparativamente mayor que en población y, por tanto, el PIB per cápita habría aumentado por encima de la media.

La descentralización no ha sido capaz de contrarrestar la fuerza centrípeta del llamado “efecto capitalidad”. Por otro lado, es verdad que las Comunidades menos desarrolladas en el año inicial y que han visto aumentar su PIB per cápita relativo (Galicia, Extremadura y Castilla y León); lo han conseguido más por el efecto de la pérdida de población que por el crecimiento de su PIB. Se ha producido una suerte de convergencia pasiva. El caso de Andalucía es el contrario. Su cuota de PIB ha aumentado, pero la de la población lo ha hecho más, de forma que ha perdido posiciones relativas en el PIB per cápita. Especialmente reseñable es lo ocurrido en la Comunidad Valenciana, con una población que aumenta muy notablemente y un PIB que lo hace significativamente por abajo. Sería la más alejada de la bisectriz en su parte izquierda y, por tanto, la que más ha perdido en términos de PIB per cápita relativo.

El análisis anterior se puede matizar y sofisticar. Por ejemplo, si arrancásemos el análisis en el año 2000, Galicia habría aumentado marginalmente su cuota en PIB y sería la Comunidad Autónoma que más había convergido con la media en PIB per cápita, del 79% al 91%. Pero poco cambia en la foto general.

Sin duda, toca reflexionar sobre el porqué, si es que en Madrid están haciendo algo particularmente mejor que en el resto de España, si es que el sistema le otorga ventajas ocultas que habría que aflorar y corregir, o si es inevitable que las economías de aglomeración se impongan a todo lo demás.

*Director de GEN (UVigo) y del Foro Económico de Galicia

Compartir el artículo

stats