Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Niego la mayor

Niego la mayor: ni Trabajo, ni Igualdad, ni siquiera la vicepresidencia en gananciales. El PSOE y Podemos no llegaron a un acuerdo porque Pedro Sánchez y Pablo Iglesias no se aguantan. Pereza da ver a tanto cerebro periodístico perdiendo el tiempo para ofrecernos minuto y resultado de cada lance de la negociación, a veces con lenguaje más cifrado que el de un oráculo.

La política se ha convertido en un serial retransmitido por las redes y los medios, con hilos que, más que hilar, ovillan y apelmazan lo que hilan. Hay sobredosis de detalles (épica) y muy poca penetración psicológica (lírica). Y aquí lo que importa es si vamos a tener que volver a tomarnos el trabajo de votar; trabajar dos veces no siendo el móvil del esfuerzo el ejercicio de un derecho, sino el incumplimiento de una obligación; no habiendo sido nosotros vagos ni frívolos, sino ellos ineptos, falaces y egoístas.

"Yo he visto cosas que vosotros no creeríais", decía el replicante Roy Batty al final de la película "Blade Runner". Como Nexus 6, al que interpretaba el actor Rutger Hauer, fallecido este viernes, los españoles íbamos a ver esta semana cosas que nunca hubiéramos creído; así, el primer Gobierno de coalición de izquierdas desde la II República.

No pienso caer en el desánimo por el curso acelerado de soberbia y avaricia que Sánchez e Iglesias nos han dado, pero, desde luego, este momento también se perderá en el tiempo. Y dan ganas de morir. Pero de hartazgo y aburrimiento.

Compartir el artículo

stats