Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Para cambiar

Un votante liberal

Una reflexión con arrepentimiento por haber apoyado a Ciudadanos en las últimas generales

Esto no es un escrito dirigido a Rivera, sino una reflexión en voz alta con arrepentimiento, del columnista que les escribe, por haber votado a Ciudadanos en las últimas elecciones generales. El caso es que tomé esa decisión, después de pensármelo bastante, por aquello de mis ideas y mi formación liberal. Porque ¿qué es el liberalismo? Pues miren ustedes, es un pensamiento político que defiende la libertad individual y la tolerancia en las relaciones humanas, preconiza la limitación del Estado y promueve la iniciativa privada como creación de riqueza; además yo resaltaría que, más que una idea, es una actitud ante la vida.

Aunque consciente de que no deberían existir partidos políticos liberales, ya que el liberalismo debería impregnar todos los aspectos de la convivencia, me pareció que Cs y su programa era el que mas se acercaba a mi forma de pensar. Grave error por mi parte, pues su líder, Albert Rivera, está demostrando con su actitud de intolerancia que es un político corto, un oportunista lleno de ambiciones y ebrio de poder.

Cuando yo decidí otorgar mi voto (en las generales y autonómicas) lo hice conscientemente de que Ciudadanos sería un partido bisagra, pues las encuestas, a pesar de lo que se dice, suelen acertar y el partido de Rivera estaba claro que sería la tercera fuerza, así que con el sentimiento liberal y esa practicidad de tener la llave les concedí mi querido voto. El caso es que los resultados dieron la razón a mis previsiones, pero debo confesar que Rivera me salió rana, pues, en vez de utilizar la bisagra para intentar formar gobierno de coalición con el PSOE, le cierra todas las puertas al entendimiento con el más votado; es más, ni siquiera piensa en la posibilidad de abstenerse en la investidura.

Yo consideraba que Cs, al quedar como tercera fuerza, aprovecharía el protagonismo de poder facilitar la gobernanza del partido más votado (fuera el PP o el PSOE) sin dejar pasar la ocasión de empezar de una vez a tocar poder, y, en la medida de lo posible, llevar a la práctica e implantar su programa para mejorar la vida de la gente. Con los resultados que se han producido en las generales, Ciudadanos tenía la oportunidad de arrancarle medidas al PSOE y librar a los españoles del apoyo a ese partido de los independentistas catalanes, de Bildu, del PNV y de otros, incluido Podemos, al que tanto le gusta el régimen bolivariano. Pero ya ven ustedes, cuando este "liberal" debería ser el contrapeso a las medidas que van a tomar los socialistas + Podemos, como la subida de impuestos, el aumento del déficit, el crecimiento descontrolado del aparato público y concesiones a los que quieren trocear España, anda dando tumbos con los pactos municipales y autonómicos, y para el gobierno de España su guía es ponerle vetos y líneas rojas al candidato socialista.

Por lo que yo veo, la codiciosa ambición de Rivera es sobrepasar al PP, erigiéndose en el partido líder de la derecha, pero su ofuscación le impide ver que ese objetivo acabará llevándolo a la desaparición pues lo lógico es que el que vota a la derecha lo haga a la versión original y no a una copia oportunista. Debería este hombre mirarse en el espejo de lo que le sucedió a UPyD. Yo, desde luego, tengo claro que no lo volveré a votar.

Compartir el artículo

stats