Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entre redes

Gobierno sin guardaespaldas

Un plantón no es avanzar en la espesa política de Cangas, donde los árboles no dejan ver el bosque. Un plantón es un pataleo, tal vez justificado, pero que obliga a ACE a estar pendiente de su espalda, otra vez. Y eso es por lo que no quiere pasar Xosé Manuel Pazos. Ya tuvo su buena ración de conspiraciones sosegadas durante los últimos cuatro años. No quiere más. Y el reglamento de funcionamiento de gobierno que quiere sacar adelante el alcalde obedece precisamente a esta razón. No quiere cuatro gobiernos ni que unos pinchen las ruedas de los otros ni protagonismos estériles. Más, sobre todo, si uno de los grupos que dieron el plantón ayer comunicó a Pazos que no deseaba entrar en un gobierno cuatripartito. Pero el poder siempre atrae.

Compartir el artículo

stats