Destapan en Pontevedra una red de venta en farmacias de un psicotrópico y detienen a un 'influencer' morracense

Investigan a seis boticas de Pontevedra, una de Cangas y otra de Moaña

El aumento en O Morrazo de la droga ‘karkubi’ puso sobre la pista al Instituto Armado

Un farmacéutico cangués sería parte del presunto grupo delictivo

Control de drogas en paradas de autobús de Moaña, al conocerse una fiesta con ‘karkubi’.   | // FDV

Control de drogas en paradas de autobús de Moaña, al conocerse una fiesta con ‘karkubi’. | // FDV / Fran g. sas

Una exhaustiva investigación de los agentes del Puesto Principal de la Guardia Civil de Cangas, efectuada desde comienzos del 2022, saca a la luz una red de venta ilegal de un psicotrópico denominado Rivotril a través de recetas fraudulentas. Este fármaco se usa por jóvenes de la comarca para su consumo de forma lúdica mezclado tanto con jarabe para la tos como con otro tipo de medicamentos o drogas. Las averiguaciones presentadas ante el juzgado reflejan que hasta ocho farmacias son investigadas por delitos contra la salud pública, una de Cangas, otra de Moaña y las seis restantes de Pontevedra. Además, en la operación fue detenido un influencer de O Morrazo muy activo en redes sociales, en donde asegura que es cantante de Drill, un subgénero del trap caracterizado por letras oscuras y violentas.

Al detenido se le imputan delitos contra la salud pública y tráfico de drogas, al proporcionar a terceros el psicotrópico Rivotril con ánimo de lucro, poniendo en grave riesgo su salud. También el pago de comisiones a varios menores de edad de la comarca para que retirasen el medicamento de las farmacias de forma fraudulenta. Además se le imputa una estafa a la Seguridad Social por el pago que realizó la Administración para el Rivotril subvencionado por el Sergas.

El inicio de la investigación del Instituto Armado partió de la alarma social que causó descubrir el consumo de estos medicamentos por parte de jóvenes de en zonas de ocio de Cangas, algunos de los cuales, incluso menores de edad, provocaron graves alteraciones del orden público con lesiones leves. Se parte de lo ocurrido la madrugada del 6 de marzo de 2022, cuando se cometieron robos con fuerza en el interior de vehículos de Cangas, daños y amenazas. Los autores están habituados a este consumo.

El principal acusado pagaba a menores para retirar el medicamento por él

La Unidad Asistencial de Drogodependencias (UAD) de Cangas ya había alertado el pasado octubre del fuerte incremento entre los jóvenes de la zona de la conocida como droga ‘karkubi’, elaborada entre otros compuestos con el psicotrópico Rivotril.

Los primeros pasos de la investigación dieron con un presunto grupo delictivo que convirtió a la península de O Morrazo en un punto de venta importante de Rivotril, con los menores de edad como los principales consumidores. El principal componente del grupo es el que acabó detenido, que cuenta con un gran número de seguidores en redes sociales, como los 136.800 de su cuenta de TikTok. En un vídeo que alcanzó los 18.900 “Me Gusta” y los 346 comentarios, la mayoría de jóvenes de Cangas, el influencer y cantante exhibe una lengua azul. Rápidamente en los comentarios se desvela que es Rivotril y los seguidores muestran su interés por probarlo o señalan que ya lo han hecho.

Los agentes recurren entonces a la psiquiatra del Centro de Salud de Cangas para descubrir que este joven tenía recetado este medicamento y pautado un bote de Rivotril en gotas cada 4 días, generado automáticamente por receta electrónica. Si bien, se comprueba que nunca llegó a presentarse a los seguimientos médicos.

El estudio realizado con datos del Sergas desvelan que este influencer retiró de las farmacias un gran número de botes que, presuntamente, vendió a terceras personas a un precio de 15 euros el bote, 10 euros el lote de 3 botes y 20 euros por los datos de la receta con los que poder adquirir el medicamento directamente. Las exploraciones realizadas a los menores implicados desvelan que el influencer también les proporcionaría hachís o marihuana. Se trata, por tanto, de un joven que tiene acceso a un psicotrópico exclusivo que vende y proporciona generalmente a menores.

Las averiguaciones sitúan como actuante destacado del presunto grupo delictivo al responsable de una farmacia de Cangas, en donde se efectuó un gran número de retiradas del medicamento. Al menos otros tres menores integran este grupo. Fue clave el anuncio en redes de una fiesta en Moaña que contaría con esta droga. Los agentes se desplegaron en paradas de autobús de la villa para identificar a los jóvenes que la llevaban para trazar su procedencia.

Los restos de una noche de movida nocturna en Cangas, este año.   | // GONZALO NÚÑEZ

Los restos de una noche de movida nocturna en Cangas, este año. / GONZALO NÚÑEZ

Los archivos del Sergas desvelan que el principal responsable del grupo retiró 185 botes de Rivotril entre el 20 de enero y el 26 de diciembre de 2022; 100 botes más de lo que tiene pautados para este periodo. Cada bote cuesta 1,65 euros y se encuentra subvencionado, por lo que el cliente solo abona 0,17 euros. Esto supone un fraude a la sanidad pública de al menos 148 euros que se suma al resto de imputaciones.

El responsable de la botica canguesa se enfrenta a un posible delito contra la salud pública por dispensar este medicamento en numerosas ocasiones “sin el registro de la persona que lo retira o la comprobación de su identidad”. Se considera investigados también al propietario y empleado de una farmacia de Moaña, así como al dueño y trabajador de otra de Pontevedra. Asimismo, se investiga a las empleadas de otras cuatro boticas de la capital provincial y al menos a otro farmacéutico.

Droga de los pobres

El Rivotril, por su principio activo y su bajo precio, es la base fundamental para la elaboración de la sustancia estupefaciente conocida como ‘karkubi’ o droga de los pobres, como se le conoce en Marruecos y como se detalla en la investigación policial. Si se mezcla con hachís y alcohol tiene un gran poder psicotrópico y causa efectos alucinógenos.