Vuelven las fiestas ilegales, las peleas y los escándalos a los pisos okupados de Rodeira

El okupa de la vivenda H mantenía la música a máxima potencia a las 09.00 horas de ayer

Los vecinos, sorprendidos porque no haya orden de desalojo para este bajo y sí para el D y el I

Vecinos afectados en la fachada del edificio de la avenida de Ourense donde se encuentran los pisos okupados.

Vecinos afectados en la fachada del edificio de la avenida de Ourense donde se encuentran los pisos okupados. / Gonzalo Núñez

Eran las 9.00 horas de este lunes y seguía la fiesta en Rodeira, donde se encuentran los pisos-bajos okupados, concretamente en el número 98 de la avenida de Ourense. Hubo fiesta durante toda la madrugada, con música muy alta y peleas. Los vecinos se quejan de que la Policía Local de Cangas no quiso intervenir y de que la Guardia Civil afirmaba que no podía hacerlo: porque era competencia de los municipales la Policía Local y porque —siempre según la versión de los vecinos— la comunidad debía presentar una denuncia para que pudieran actuar.

La situación tragicómica vivida ayer en el vecindario quedaba empequeñecida solo por el comportamiento de la Sareb (Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria), que acudió el día 16 al desalojo. Pero para asombro de los vecinos, solo traían la orden del desalojo de los pisos D e I. En el primer caso, hace más de año y medio que la vivienda se encuentra abandonada y totalmente destrozada en su interior, mientras que en el segundo, la relación que se mantiene con los okupas era buena, hasta que llegó la persona que ahora okupa el piso H, sobre el que, sorprendentemente, no hay orden de desalojo, cuando precisamente a su okupa es la que el vecindario le culpa de todo.

La Sareb no logró realizar el desalojo el día 16

El 16 de noviembre, los representantes de la Sareb no realizaron el desalojo. Era la fecha fijada desde hacía un mes para llevarla a cabo, después de que una comisión judicial se presentara en los inmuebles de la avenida de Ourense 98 para proceder al requerimiento judicial.

Se había otorgado el plazo de un mes para que desokuparan las viviendas; de lo contrario serían desalojados. Pero no pasó nada.

Según se señala desde la comunidad de vecinos, los representantes de la Sareb quedaron en volver en un mes para volver a intentar el desalojo, pero no lo creen. Afirman que hace tiempo que no se sabe nada de los representantes del 'banco malo' y que no supieron explicar la razón por la que se actuaba contra los pisos D e I, que no ofrecen los problemas del H, cuyo okupa es el que organiza las fiestas.

Tienen miedo que una vez desalojado el I, en el D ya no vive nadie porque está destrozado, el okupa del H haga negocio después con él y alquile a sus amigos la vivienda. Además, esperan que Policía Local de Cangas y la Guardia Civil se pongan de acuerdo para atender a sus llamadas de auxilio, donde se denuncian peleas de escándalo, fiestas ilegales con mucho ruido, que hacen imposible descansar y conciliar el sueño.