Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña esgrime el compostaje y las campañas de uso de la bicicleta para pedir su tercera Bandeira Verde

La Bandeira Verde fue izada hace casi dos años en los Xardíns do Concello. | FDV

En noviembre de 2020 el Concello de Moaña se convirtió en uno de los dos primeros de toda Galicia en recibir el distintivo Bandeira Verde de Galicia, que entonces empezó a conceder la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda de la Xunta de Galicia para reconocer el esfuerzo de los concellos comprometidos con la protección del paisaje y del medio ambiente. El año pasado el bipartito logró renovar este distintivo, al que ya se sumaron otras localidades. Ahora el concejal de Medio Ambiente, Odilo Barreiro, solicita el galardón por tercer año consecutivo y para ello esgrime una docena de acciones relacionadas con la protección del medio y acometidas a lo largo de los últimos meses.

En materia de “gestión responsable de los residuos”, el Concello esgrime su adhesión al proyecto Revitaliza de la Diputación de Pontevedra, con un grado muy avanzado del tratamiento in situ de los residuos orgánicos mediante el compostaje local, con el objetivo de reducir en lo posible la cantidad de basura que se envía a la planta de Sogama. Actualmente Moaña cuenta con 11 centros de compostaje comunitario a lo largo de todo el casco urbano y ha repartido ya 523 composteros individuales a otras tantas familias que residen en viviendas unifamiliares y que recibieron formación sobre su uso.

Además, Moaña se incluye en el Proyecto ESTRAEE, de gestión de los aparatos eléctricos y electrónicos. Para ello, recogen con tres cajas cargadores, cables, pilas, baterías, teléfonos móviles y tablets, desde agosto de 2020, que se derivan al punto limpio, evitando así que se arrojen a la basura.

En materia de cambio climático y eficiencia energética, Odilo Barreiro esgrime que el programa de compostaje reduce la basura incinerada, mejora los suelos, los protege contra la erosión, incrementa su capacidad de retención de agua y apuesta por la economía circular, cerrando el ciclo de la materia orgánica.

En este apartado el bipartito esgrime su Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), que recoge actuaciones a acometer hasta el año 2028 para que la villa evolucione hacia un transporte público, a pie y en bicicleta, buscando una menor saturación de la red viaria, menor contaminación del aire y una mejora en la calidad de vida. El objetivo del bipartito pasa por lograr un decrecimiento de uso del vehículo privado en los desplazamientos diarios de la población de forma que en solo seis años pasasen de representar del 90,4% al 70,3% de los desplazamientos. Se espera que un 8,6% de la población pase a caminar en sus trayectos dentro del casco urbano y que el 17,5% apueste por el autobús.

Otro plan, que está en su recta final, es la sustitución por tecnología Led de bajo consumo con equipos de control de todos los puntos de iluminación y señalización exterior, “con el fin de reducir su consumo y energía final, así como las emisiones de CO2. Cinco de los 10 proyectos en marcha con fondos del IDAE y de la Diputación están ya concluidos y los otros se encuentran en su recta final.

Para renovar su Bandeira Verde, Moaña esgrime en esta ocasión la instalación de paneles solares e iluminación Led para las calderas y luces de las instalaciones deportivas. En concreto señala los focos, calderas y acumuladores de los pabellones de O Rosal, Domaio y Reibón, así como las placas fotovoltaicas en el campo de fútbol de O Casal.

En cuanto a la sensibilización y comunicación, el bipartito asegura que los programas de compostaje doméstica y comunitaria demuestran las campañas con vecinos para que colaboren en la disminución de residuos. Además, también se llevaron a cabo actividades relacionadas con la separación de la basura entre los alumnos de los colegios de la zona.

El año pasado se sumaron a Moaña y Porto do Son, en la Bandeira Verde, los concellos de Curtis, Ordes, Alfoz, Mondoñedo, Parada de Sil, Outeiro de Rei y Sober.

Las 12 playas con calidad de agua excelente

Con el comienzo del verano a la puerta de la esquina, la Consellería de Sanidade remitió en los últimos días a los concellos los resultados de su programa de control sanitario del agua. Los 12 arenales controlados en Moaña arrojan una calidad del agua “excelente”, la más alta contemplada. Esto implica que las dos únicas zonas de baño que no llegaban a este nivel el año pasado, la de A Xunqueira y la de Fontexelo, en Domaio, ya lograron igualarse al resto de playas. En esta segunda el Concello logró atajar este año un vertido irregular de aguas al río que procedía de una vivienda particular. Las 43 playas de la comarca tienen la consideración de “excelente”.

Compartir el artículo

stats