Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas dice que desde 2018 está definido, consensuado y presupuestado el CIS de Cangas

Dolores Hermelo junto a su portavoz de grupo, José Enrique Sotelo (PP) | // SANTOS ÁLVAREZ.

Mientras el Sergas salió ayer para dejar claro que la cuestión sanitaria de Cangas esta decidida ya, planificada con la participación de profesionales y vecinos desde el 2018, aprobado el CIS por el Consello de la Xunta, trasladado al Concello y hasta dotado presupuestariamente, que solo se estaba pendiente de que Cangas cediera los terrenos, el grupo municipal del PP no opinaba lo mismo. La intervención del portavoz del grupo popular, José Enrique Sotelo, en el pleno extraordinario de ayer, convocado a petición suya, hace pensar todo lo contrario, que el plan funcional no está cerrado. “Déjense de enredar con el plan funcional, primero hay que ceder los terrenos y después ver lo que se mete en ellos. Para saber cómo se define lo primero que tenemos que tener son los terrenos”, manifestó José Enrique Sotelo que recordaba que el PP había sido el único que presentó alegaciones en el 2018, cuando Gesmédica presentó su propuesta. El Sergas afirma que la propuesta sanitaria para Cangas, que incluye un Centro Integral de Saúde (CIS) y la no ejecución del centro de salud O Hío-Aldán, fue consensuada con los vecinos, pero el pleno votó mayoritariamente en contra del plan funcional.

En el pleno extraordinario de ayer, el portavoz de Avante!, Tomás Hermelo manifestó que esta sesión obedecía únicamente al propósito del PP de ocultar las intenciones del Sergas con Cangas y acusó a este organismo de romper con el Concello, máxime cuando, a pesar de existir unos terrenos cedidos por el municipio a la Xunta para el centro de salud de O Hío-Aldán, no se contempla su construcción, sino centralizar todo en A Rúa.

Pero el debate no era el plan funcional, que ya tuvo su momento en otro pleno, sino la propuesta del Partido Popular para instar al gobierno local a que se cumpla el acuerdo de hace un año que consistía en elaborar un plan de salud, obtener los terrenos necesarios para un equipamiento sanitario en A Rúa y crear una comisión de seguimiento. El PP asegura que nada de esto se cumplió, de ahí que se viera obligado a solicitar este pleno extraordinario. “Nada se hizo y ustedes siguen vendiendo humo. Enredando, más pendientes en A Rúa de otros asuntos que no son sanitarios”. El PSOE se sumó al “no se hizo nada” y subió su apuesta. Hizo una enmienda, que el PP aceptó, para que todo lo que se pedía en la moción se realizase en 6 meses. El BNG tildó de tomadura de pleno esta sesión extraordinaria y le añadió prepotencia de un partido que piensa que está aún en el gobierno. Recordó que el BNG había sido quien propuso hace un año retirar la palabra CIS por equipamiento sanitario y que había sido aprobada por unanimidad. Pero la concejal nacionalista Lourdes Rial no pudo hablar de un tema que sabe (es profesional de enfermería), el de la falta de enfermeros y enfermeras para cubrir las vacaciones de verano. Después, la portavoz del BNG, Mercedes Giráldez, entró en una disputa con José Enrique Sotelo sobre el centro de salud de O Hío Aldán. Sotelo aseguraba que el BNG había bloqueado la construcción de un nuevo centro de salud de O Hío, frente al Doade, cuando la Diputación de Pontevedra estaba dispuesta a financiarlo. Giráldez dijo que sería para quedar igual que se estaba e hizo hincapié en que el PP de la Xunta estaba para favorecer a la sanidad privada. Por su parte, el portavoz de ACE, Mariano Abalo, manifestó que el PP necesitaba de este pleno para continuar la política de desgaste contra el gobierno local. La propuesta fue aprobada con lo los votos a favor del PP (7) y del PSOE (4); el resto se abstuvo.

Compartir el artículo

stats