Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miles de personas mantienen la presión en la calle para exigir el regreso de las urgencias a Moaña

Representantes de la Plataforma da Sanidade y de BNG, PP y PSOE, en la cabecera de la marcha. | GONZALO NÚÑEZ

Más de 2.000 personas, tanto a título individual como en representación de partidos políticos y asociaciones, recorrieron ayer las calles de Moaña en el vigésimo domingo de protestas para exigir mejoras en la atención primaria. La principal reclamación sigue siendo la reapertura del servicio de urgencias en la villa, centralizado desde hace ya dos años, por la pandemia, en la Punto de Atención Continuada (PAC) de Cangas. A las 11.00 horas la columna de gente partió de la rotonda del Portal do Almacén para completar toda la calle Ramón Cabanillas. En la cabecera de la manifestación, con una pancarta en la que se leía “Coa nosa saúde non se xoga” participaron representantes de la Plataforma en Defensa da Sanidade Pública y dirigentes políticos como la alcaldesa Leticia Santos (BNG), el portavoz del PP local, Vicente Verdeal, o la teniente de alcaldesa Marta Freire (PSOE), exhibiendo una llamativa unidad en esta demanda.

Banderas de Galicia a la llegada a la Casa do Mar.   | G.N.

Banderas de Galicia a la llegada a la Casa do Mar. | G.N.

A lo largo de todo el recorrido se entonaron cánticos como “Feijóo, escoita, Moaña está en loita” o “Urxencias xa!”. La actriz Anabel Budiño inició una versión del “Bella ciao” adaptada para la demanda de las urgencias, cántico con el que la comitiva llegó a la Casa do Mar tras tomar la rotonda de Salitre. “Vamos a rodear una Casa do Mar cerrada, como cada fin de semana y festivo desde hace dos años, porque exigimos que esté abierta las 24 horas del día y los siete días de la semana”, dijo la regidora a la llegada.

Asistió A Voz da Sanidade de Cangas. | GONZALO NÚÑEZ

Entre los colectivos asistentes, exhibieron pancarta propia SOS Sanidade Pública de Galicia y A Voz da Sanidade de Cangas, así como el Clube de Xubilados Santa Eulalia de Meira, entre otros. Tras la polémica generada en enero por las pancartas del BNG en la manifestación conjunta de Moaña y Cangas, en esta ocasión la Mesa da Sanidade pactó que los partidos y sindicatos llevarían sus propias columnas en la cola de la marcha. Asistieron con pancarta propia el PSOE –con representantes como el concejal Carlos Juncal o el secretario local Mario Rodríguez– o el BNG, portada, entre otros, por el diputado Paulo Ríos. También el sindicato CIG portó su propia pancarta.

Las pancartas de los partidos políticos, en el tramo final.   | G.N.

Las pancartas de los partidos políticos, en el tramo final. | G.N.

La pancarta del BNG. / G.N.

A la llegada, la primera en tomar la palabra fue la portavoz de la plataforma de usuarios del Sergas, Concha Trigo. Lamentó que “se estén levantando las restricciones del COVID-19 pero nuestro servicio de urgencias siga cerrado”, reclamó otras demandas que se mantienen en los últimos meses como cubrir las dos plazas de médicos de tarde vacantes desde el concurso de traslados de noviembre. Además, se mantiene la histórica reclamación de un refuerzo del servicio de ambulancias.

Después tomó la palabra el médico y presidente de SOS Sanidade Galicia, Manuel Martín, que destacó la constancia de Moaña “en luchar por su derecho a una atención primaria de calidad, que está en riesgo de desaparición. Esta villa es un ejemplo”, añadió.

Los asistentes en la bajada por Ramón Cabanillas. GONZALO NUÑEZ

La alcaldesa, por su parte, se encargó de la lectura de un manifiesto en el que se acusó a la Xunta de “acometer duras políticas de recortes en los últimos años con el objetivo de privatizar la sanidad pública gallega”. Relató problemas como la falta de personal, las listas de espera “disparadas” o la ausencia de pediatras. Entienden, los convocantes, que la pandemia fue “la coartada perfecta para que el Sergas adoptase medidas organizativas teóricamente provisionales en los centros de atención primaria, que acabarán en definitivas si no salimos a la calle”. Insistió en alertar de los 2.870 vecinos, usuarios del turno de tarde del centro de salud, que están “sin médico de referencia, por lo que no se hace un seguimiento adecuado de sus patologías”.

En el operativo participaron efectivos de la Policía Local, Protección Civil de Moaña y la Guardia Civil. El número de participantes estuvo sujeto al habitual baile de cifras. Mientras los convocantes calculan la presencia de unas 5.000 personas, la Guardia Civil la rebaja a unas 700.

Compartir el artículo

stats