Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis de los combustibles. Paro en la pesca de bajura y en el transporte de mercancías
José Manuel Rosas Presidente de la Federación Provincial de Confrarías de Pontevedra y patrón mayor de Bueu

“Necesitamos medidas contundentes y de aplicación inmediata para volver al mar”

El patrón mayor de Bueu y presidente de las cofradías de Pontevedra, José Manuel Rosas, en la lonja de Bueu, completamente vacía y sin actividad. | // SANTOS ÁLVAREZ

Las cofradías afrontan hoy su tercer día consecutivo de amarre y paro casi total debido al incremento de costes, especialmente en el caso del combustible. La Federación Nacional participa hoy en Madrid en una reunión con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, después de su participación en el consejo de ministros de la Unión Europea (UE). Del resultado de este encuentro saldrá la decisión de volver al mar o de mantenerse amarrado. El patrón mayor de Bueu y presidente de la Federación Provincial de Confrarías de Bueu, José Manuel Rosas, valora la actual situación y no oculta su escepticismo.

–¿Cuál es la valoración que realiza hasta ahora del paro que comenzó el lunes?

–Se puede decir que prácticamente el 100% de la flota se ha unido al paro y que permanece amarrada. Es muy importante porque el éxito o el fracaso a la hora de conseguir lo que pedimos va a depender de que todos estemos unidos y parados. Si somos capaces de conseguir algo será si estamos todos parados.

–Existen algunas quejas porque hay barcos de arrastre litoral que sí están faenando y de que llega pescado de Portugal y Gran Sol, lo que no favorece a la flota artesanal.

–Lo único que puedo manifestar al respecto es que no se puede decir una cosa y luego hacer otra. No todos estamos jugando en la misma liga. La pesca artesanal está sufriendo un aumento brutal de los costes y cuenta con unas cuotas muy reducidas, tanto a nivel autonómico como europeo, que no nos permiten compensar esa carestía. A día de hoy no nos resulta rentable salir al mar. Ojalá pudiésemos hacerlo, pero no podemos ir a perder dinero.

–¿Qué debe salir de la reunión de hoy para que el sector pueda volver a faenar?

–Necesitamos medidas contundentes, de visualización rápida y aplicación inmediata. Es imprescindible poner encima de la mesa algo de inmediato para que el sector pueda respirar y no nos valen promesas. Los motores de nuestros barcos funcionan con gasóleo y gasolina, no con promesas. Si funcionasen con las promesas de los políticos seguramente podríamos salir al mar con coste cero, pero la verdad es que hay muchas promesas y pocas realidades

–Insiste mucho en lo de medidas rápidas y de aplicación inmediata.

–¡Es algo lógico! El sector necesita algo ya para que salir al mar le resulte rentable. No podemos estar esperando dos o tres meses a que se aprueben modificaciones en los reglamentos o leyes. Un ejemplo muy sencillo: si alguien tiene un infarto, lo primero es aplicarle un masaje cardíaco para intentar recuperarlo y luego, cuando se tenga a mano, usar el desfibrilador. Lo que no podemos hacer es ponernos a esperar dos o tres meses hasta que llegue el desfibrilador porque para entonces la flota ya estará muerta. Creo que es fácil de entender.

–¿Qué tipo de medidas se requieren para que la actividad sea rentable?

–Planteamos varias, como poner un techo o bonificar el precio del combustible para compensar esta subida bestial. También proponemos una exoneración total o parcial de las cuotas de la Seguridad Social mientras dure esta situación o la exención del pago de las tasas portuarias.

–¿Es optimista de cara a la reunión de esta tarde? ¿Ve factible que la flota regrese al mar antes de acabar la semana?

–Lo que puedo decir es que ni la flota artesanal ni los transportistas están parados por gusto. Creo sinceramente que si se quiere sí que se puede. Es una cuestión de tener ganas. Yo espero, por el bien del sector, que hoy salga algo positivo.

–El sector del mar está acostumbrado a lidiar con el mal tiempo, pero en los últimos tiempos parece que se han encontrado con una especie de tormenta perfecta.

–Venimos de un periodo muy complicado. El año pasado para Bueu y otros puertos de Galicia fue complicadísimo por la calamidad económica que nos supuso la falta de pulpo. Pero es que los problemas ya venían de antes. Durante la pandemia se declaro esencial a la pesca y se nos dejó abandonados. Para que nuestras empresas puedan funcionar tenemos que realizar muchos trámites administrativos que antes eran presenciales y ahora son telemáticos debido al teletrabajo, por lo que al coste del combustible hay que unirle los gastos en gestorías. Las mareas de la pesca artesanal son de horas, no de días ni semanas y la mayoría de nuestras capturas las absorbe el mercado local. Y a todo esto hay que sumarle las inclemencias de la madre naturaleza, que muchas veces nos obliga a quedarnos a asubiar. ¿Qué significa eso? Pues que hay que quedarse en puerto sin poder trabajar y sin llevar un euro a casa. ¡Al final somos unos supervivientes de la pesca!

Compartir el artículo

stats