Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña inicia la humanización de Curros Enríquez y la calle estará tres meses cortada

Plazas de aparcamiento valladas en la calle As Barxas. | S.A.

La obra de humanización de la calle Curros Enríquez, paralela a los Xardíns do Concello de Moaña, arrancó ayer y durante los próximos tres meses la subida hacia las urbanizaciones de O Rosal por este vial estará cortada. Asimismo, el Concello valló también varias plazas de estacionamiento de la calle As Barxas, pues estos meses serán utilizados por los camiones de descarga de mercancía en el supermercado Carrefour, al no poder acceder por la propia Curros Enríquez.

El vial, ayer, ya cortado y con los operarios instalando las nuevas canalizaciones. | SANTOS ÁLVAREZ

El vial, ayer, ya cortado y con los operarios instalando las nuevas canalizaciones. | SANTOS ÁLVAREZ

Con esta obra el Concello pretende ganar más de 1.000 metros cuadrados de superficie peatonal. Se suma además a otras actuaciones de mejora de la movilidad que llevan meses en obras como la reforma del vial provincial de Abelendo. La Xunta también tiene en marcha la mejora de la seguridad viaria en el Tramo de Concentración de Accidentes (TCA) de la carretera general –PO-551– en Domaio.

Los trabajos comenzaron ayer con la apertura del firme y la sustitución de las canalizaciones, tanto en la propia calle Curros Enríquez como en el callejón de Montenegro. En esta mejora el Concello invierte un total de 253.937 euros (IVA incluido). Corre a cargo de la empresa Servicios Medioambientales del Miño SL.

La financiación cuenta con una subvención del Plan Concellos y de la Red Ágora de la Diputación de Pontevedra y permitirá que la superficie para peatones pase de los 743 metros cuadrados actuales a 1.896 metros. El espacio para los vehículos se reducirá en la calle Curros Enríquez de 1.590 metros cuadrados a 225 metros y se ganarán 212 metros de zona ajardinada. El paso de los coches a motor será en sentido único ascendente, como hasta ahora.

La obra incluye la renovación de la red de saneamiento, cuyo mal estado generaba graves problemas en la propiedad de un vecino de la zona. Se instalarán nuevas tuberías para separar la recogida de pluviales y se soterrarán las líneas de energía eléctrica y telecomunicaciones. En su aspecto final la calzada lucirá firmes en color a modo de plataforma única de prioridad peatonal.

Compartir el artículo

stats