Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bueu busca un nuevo impulso para el vial de acceso al centro y al puerto por Johan Carballeira

La intersección entre Johan Carballeira y Ramón Bares, donde se proyecta una rotonda, y al fondo parte de los terrenos afectados. | // G.N.

El Concello de Bueu quiere reactivar uno de los proyectos que considera como “prioritarios”: la prolongación de la calle Johan Carballeira para conectarla con la carretera PO-551, lo que permitiría crear un nuevo acceso directo al centro urbano y al puerto. La aprobación del Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) despeja el trámite legal, pero queda lo más importante: la gestión para obtener cuánto antes el suelo. “El Concello adquirirá de una forma u otra los terrenos necesarios, hay herramientas legales para poder llevar a cabo una infraestructura que está recogida dentro del sistema general del planeamiento”, afirman desde el gobierno local.

La apertura de esta carretera, con un ancho de entre 12 y 16 metros, forma parte del desarrollo de la bolsa de Suelo Urbanizable Delimitado 2 (SUD-2) situada entre la PO-551 y la calle Ramón Bares. Hay alrededor de una veintena de propiedades afectadas y desde la Concellería de Urbanismo avanzan que en los próximos días se citará a los dueños a una reunión para abordar el proyecto.

“Queremos trasladar nuesto interés en disponer cuanto de los terrenos para la ejecución de un vial que es absolutamente prioritario porque servirá para mejorar la movilidad y la entrada al centro urbano, además de crear un acceso directo al centro de salud”, afirma el edil de Urbanismo, Martín Villanueva.

La calle Ramón Bares en el entorno donde está prevista la conexión con Johan Carballeira. Gonzalo Núñez

Parece poco probable que los afectados muestren su disposición a desarrollar de manera inminente este ámbito urbanístico, aunque eso no significa que la construcción de la carretera tenga que esperar. La ley faculta al ayuntamiento a negociar una cesión anticipada de los terrenos precisos para materializar esta nueva vía de comunicación, una alternativa que garantiza a los propietarios mantener “intactos” sus derechos urbanísticos de cara al futuro. La otra opción es acudir a un proceso de expropiación, en el que se debería valorar el suelo afectado e indemnizar a los propietarios por la ocupación.

La extensión de la calle Johan Carballeira significaría prolongarla aproximadamente unos 300 metros lineales, con una afección directa a una veintena de propiedades. La mayoría son parcelas, pero también hay algunas pequeñas edificaciones y una nave empresarial. La construcción de la calzada significaría construir una rotonda en la actual intersección con la calle Ramón Bares, en las inmediaciones de la piscina municipal, y el entronque con la PO-551 sería en el entorno del aparcamiento de un restaurante y del centro de salud. “El Plan Xeral establece que es un vial prioritario porque forma parte del sistema general de comunicaciones, por lo que la ley permite adquirir previamente los terrenos y poder ejecutarlo sin que sea necesario desarrollar el resto del ámbito”, argumenta Martín Villanueva. No obstante, el responsable de Urbanismo confía en que la actuación municipal sirva como “punta de lanza” para que los propietarios se animen urbanizar este ámbito.

Los contactos quedaron interrumpidos hace tres años

El gobierno local y los propietarios ya mantuvieron en octubre de 2018, pocos meses después de la entrada en vigor del planeamiento, una primera reunión para explorar las alternativas para desarrollar el ámbito y este vial. En aquel encuentro se acordó que los servicios municipales elaborarían una ficha individual de cada parcela y lo que costaría expropiar la superficie necesaria para la construcción de la carretera. Sin embargo, no hubo nuevas reuniones en todo este tiempo y ahora el ejecutivo local parece dispuesto a dar un nuevo impulso. “Nos serviría para tener mejores accesos al centro, al tiempo que permitiría modular o buscar nuevas alternativas para el resto del tráfico en el casco urbano de Bueu”, sostiene Martín Villanueva, que añade que la construcción del vial inauguraría “la segunda fase de la transformación urbana de Bueu” y podría crear aparcamientos disuasorios.

Compartir el artículo

stats