Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La renovación de colectores en Pazos Fontenla se eleva a 1,2 millones y podría tramitarse a inicios de 2022

El Concello dispone ya del proyecto definitivo, que remitirá a la Xunta de Galicia | El plazo de ejecución previsto es de seis meses

La calle Pazos Fontenla, en el centro de Bueu, a la altura de una de las salidas del río Bispo. | // G.NÚÑEZ

A principios de verano el Concello de Bueu remitió a la Consellería de Infraestruturas y al ente público Augas de Galicia el anteproyecto para la renovación integral de la red de saneamiento, abastecimiento y pluviales de la calle Pazos Fontenla, en pleno centro urbano. Ahora el gobierno local dispone del proyecto definitivo, cuyo presupuesto pasa de 1,1 millones a algo más de 1,2 millones de euros y que entregará a principios de semana a la administración autonómica. El ayuntamiento confía en que desde la consellería se asuma esta ambiciosa intervención y que pueda estar tramitándose “a principios de 2022, o incluso antes”, afirma el alcalde bueués, Félix Juncal.

A lo largo de los últimos meses el regidor mantuvo diferentes contactos con la conselleira, Ethel Vázquez, y con responsables de Augas de Galicia para intentar sacar adelante una actuación que el ejecutivo local considera clave para el centro del municipio. La red de saneamiento está “obsoleta y al límite de su vida útil”, lo que agrava el riesgo de roturas y filtraciones; la de abastecimiento está constituida por dos canalizaciones de fibrocemento, con anchos diferentes en el margen derecho y en el izquierdo; y en la actualidad no existe un colector para las aguas pluviales, lo que redunda en sobrecargas en la red de sumideros en momentos de fuertes lluvias.

El ámbito de actuación abarca desde el cruce con la carretera PO-551 (a la altura de la escuela náutica) hasta la intersección con Can do Penedo, en Banda do Río. El proyecto redactado por la empresa Esinpro Ingeniería prevé la renovación completa de los colectores de saneamiento a ambos márgenes de la calzada. Los actuales están fabricados en hormigón y los nuevos serán de PVC. Habrá un tramo de 1,8 kilómetros con una tubería de 31,5 centímetros de diámetro y en otro punto donde actualmente hay dos colectores en paralelo, de 30 centímetros de diámetro, se sustituirán por una única tubería de 40 centímetros de ancho y 216 metros de longitud. En total se proyectan 117 pozos de registro, la reposición de 113 acometidas y seis conexiones desde los nuevos colectores a los viales transversales, como Alexandre Bóveda, Francisco Escáneo, Rosalía de Castro, Johan Carballeira o Castelao.

En lo que respecta al abastecimiento, la actual canalización es de fibrocemento y está anticuada. El proyecto prevé cambiarla en ambos lados de la calle Pazos Fontenla por tuberías de fundición, con revestimiento interior, y un ancho de 12,5 centímetros. La longitud total supera los 2,1 kilómetros, con la instalación de 16 arquetas de llave, 13 bocas de riego y la reposición de 113 acometidas.

Una de las novedades más importantes es la dotación de un colector propio para las aguas pluviales, algo que ahora no existe. El proyecto plantea una tubería de más de un kilómetro de longitud, que discurrirá por el centro de la calzada, fabricada en PVC y con un diámetro de 40 centímetros. “Estará formada por una serie de tramos independientes, uno entre cada dos calles transversales, y se conectarán a los colectores de pluviales de esas mismas vías transversales”, reza el proyecto encargado por el Concello de Bueu. En total serán 42 pozos de registro, 68 sumideros y 113 nuevas acometidas para recoger las bajantes de los edificios.

Nuevas aceras

La renovación de las tuberías de saneamiento y abastecimiento en la práctica significará levantar completamente las aceras, lo que obligará a reconstruirlas casi íntegramente. Se aprovechará para dotarlas de un ancho de 1,80 metros “a fin de cumplir con la legislación sobre accesibilidad” y se dotarán de un nuevo acabado. El colector de pluviales está previsto que discurra por el eje de la carretera PO-315 y la reposición solo afectará al tramo afectado, no a la integridad del vial.

El proyecto elaborado para el Concello de Bueu asciende a un total de 1.221.525 euros y se estima un periodo de ejecución de seis meses.

“Después de las conversaciones que mantuvimos con la consellería y Augas de Galicia confío en que sea asumido por la Xunta y que incluso podamos estar tramitando la actuación a principios de 2022”, manifiesta Félix Juncal justo antes de remitir la documentación completa a Infraestruturas. Esta intervención es “sumamente importante” para el ayuntamiento porque “va a favorecer una correcta gestión de los servicios de abastecimiento, saneamiento y recogida de pluviales”, según el regidor.

Desde el ejecutivo local destacan especialmente las conexiones entre el colector de pluviales y las canalizaciones ya existentes en las calles transversales. A su vez esto también debería servir para reducir aún más los posibles vertidos de aguas fecales en el frente marítimo, sobre todo en momentos en los que la red general entra en carga si se registran fuertes precipitaciones.

La renovación del abastecimiento a su vez favorecerá la creación de circuitos cerrados entre tramos, lo que “nos va a permitir una mejor gestión en el suministro del agua en caso de que se detecte algún problema o cortes”.

Compartir el artículo

stats