Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Augas constata vertidos fecales al Saíñas y el Concello indaga si contaminan Rodeira

Tramo del río Saíñas bajo la Avenida de Ourense. | // G.NÚÑEZ

Los servicios de inspección de Augas de Galicia han remitido al Concello de Cangas un nuevo informe que constata la existencia de vertidos contaminantes a los cursos fluviales del municipio, que en ocasiones van a parar al mar y afectan a las aguas de baño. En el caso más reciente, detectado a mediados de julio pero comunicado ayer a los responsables municipales, los residuos fecales fueron localizados en el tramo soterrado del río Saíñas que cruza la Avenida de Ourense y procederían de un aliviadero de la red de saneamiento de la zona de A Garita. Los inspectores observaron que el caudal bajaba con “aspecto muy turbio y color blanquecino, apreciándose olor a fecales”. Aunque esa incidencia se solventó con la intervención de la UTE del agua, la alcaldesa, Victoria Portas, quiere aclarar si esas deficiencias son las responsables de otros episodios de contaminación, como el que obligó a cerrar desde el pasado fin de semana la playa de Rodeira.

Augas de Galicia confirma que sus técnicos se desplazaron el pasado 14 de julio al entorno de Espíritu Santo tras recibir una alerta del servicio de emergencias 112 sobre un vertido de fecales al río Saíñas. Constataron su existencia a través de una tubería de PVC situada en una de las márgenes del curso fluvial bajo la carretera PO-551 y procedente de la red de saneamiento y bombeo. Las fecales provocaron una “elevada afección al medio” con presencia de espumas y más residuos que se extendían aguas abajo, pero el nivel del río impidió la toma de muestras.

Según comunican al Concello desde dicho departamento de la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade, sus técnicos contactaron con la empresa adjudicataria del servicio integral del ciclo del agua, la UTE Gestión Cangas, que envió personal para ayudar en la inspección. Comprobaron que la EBAR (estación de bombeo de aguas residuales) funcionaba correctamente, aunque entraba en el pozo de recepción un caudal más bajo del habitual y confirmaron la existencia de un atasco en ese punto de la red de saneamiento, que sería la causa del vertido al dominio público hidráulico.

Victoria Portas, quiere saber si esas deficiencias están detrás de otros vertidos que repercuten en el entorno natural y obligaron a cerrar al baño la playa de Rodeira.

Menduíña sigue cerrada a la espera de resultados

Restablecida la salubridad de las aguas de baño en Rodeira tras remitir el “episodio de contaminación”, el Concello de Cangas aún no dispone de datos que avalen la misma decisión para la playa de Menduíña, cerrada a los bañistas tras amanecer sembrada de residuos fecales el pasado fin de semana. La regidora explica que la decisión se tomó desde la Administración local, tras comprobarse la presencia de excrementos, al contrario de lo que sucedió en Rodeira, que izó la bandera roja a raíz de los resultados de los análisis que realiza de forma periódica la Consellería de Sanidade. Portas dice que Menduíña está a expensas de los muestreos, aunque no concreta si se han hecho ya o cuándo se conocerán los resultados. Con respecto al origen de dichos excrementos, la alcaldesa apunta a que procederían del rebosadero de la estación próxima al “no dar abasto” para bombear un caudal que se habría incrementado por las tormentas previas. Asegura que ha solicitado un informe a la UTE que lo gestiona para aclarar los motivos y consecuencias.

Compartir el artículo

stats