Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Beluso se moviliza para mantener el plantel docente del colegio y contra su “abandono”

La concentración, en la que el alumnado formó el mensaje "Non aos recortes" Fdv

Unas 150 personas se movilizaron ayer delante del CEIP Plurilingüe Montemogos-Beluso en contra de la decisión de la Consellería de Educación de recortar su plantilla docente y para reclamar inversiones que sirvan para revertir el actual estado de “abandono” del centro de educativo. Entre los participantes había alumnado, familias, profesorado, vecinos y representantes de todos los grupos políticos de la corporación municipal.

La movilización de ayer es la primera, pero con toda probabilidad no será la última. Los recortes para el colegio de Montemogos se conocen pocos días después de que también se adoptase una decisión similar en el CEIP Plurilingüe A Pedra. La intención de las comunidades educativas de los tres centros públicos de Bueu –Beluso, A Pedra y A Torre-Cela– pasa por organizar algún tipo de acción conjunta.

El último día

La primera en movilizarse fue la de Beluso, convocada a través del ANPA Cabo Udra. En primera línea, un grupo de estudiantes, cada uno portando una letra de grandes dimensiones para formar el lema “Non aos recortes”. El presidente de la asociación de madres y padres, Alejandro Pérez, leyó un comunicado en el que se desgranaban los motivos del frontal rechazo a la decisión de la Consellería de Educación. El primer reproche es acerca de las formas ya que la comunicación “llegó tarde, cuando ya habían finalizado las clases, dejando sin opción de réplica al profesorado y al resto de la comunidad educativa”.

Los recortes previstos para este colegio van en dos direcciones. En primer lugar, se suprime una de las dos plazas de profesor especialista en Inglés. Una vacante que deberá cubrir otro docente del centro con la titulación B2. Las familias entienden que esta decisión va precisamente en contra de la nomenclatura oficial de un colegio plurilingüe. “La norma establece que se deben impartir en una lengua extranjera áreas o materias no lingüísticas, con un máximo del tercio del horario lectivo, y dirigido a todo el alumnado”, recuerdan.

En segundo lugar, la orientadora escolar que hasta ahora estaba destinada en exclusiva a este colegio deberá “repartirse” con otro de los centros educativos de Bueu.

A ello se une otra demanda: la necesidad de contar a tiempo completo con un docente especialista en Audición e Linguaxe, una plaza que ahora mismo también es compartida. El presidente del ANPA argumenta que las necesidades actuales del centro justifican esta demanda. “Hay alumnado suficiente que tiene que estar apoyado por esta maestra y que precisa de más horario de atención. Además hay más estudiantes que, pese a necesitar esa atención, todavía no la recibió por falta de horas lectivas”, denuncian.

La movilización de ayer, convocada por el ANPA Cabo Udra, delante del colegio Montemogos-Beluso. | // FARO Fdv

Espada de Damocles

Estas reducciones podrían no ser las únicas que afecten al CEIP Montemogos. Sobre el centro pende otra espada de Damocles puesto que Educación advierte de que si en el curso 2022/23 no se alcanza un número mínimo de matrículas en los dos primeros cursos de infantil (3 y 4 años) se suprimiría un aula. “¿Tienen en cuenta en algún momento el ámbito rural en el que vivimos o solo se trata de hacer cuadrar los números?”, se preguntan desde la comunidad educativa.

Todo esto llega además en un momento cargado de simbolismo: el colegio de Beluso cumple durante los próximos meses 50 años. Un cumpleaños que dista mucho de ser feliz. “Medio siglo en activo, formando y educando a todo el vecindario, pero también 50 años sin prácticamente hacer arreglos estructurales en el centro a pesar de su necesidad evidente”, claman desde el ANPA Cabo Udra. Se quejan de que los informes fotográficos que se remiten anualmente y en los que se constatan las deficiencias del edificio “no sirven de nada”.

El mensaje que se quiere transmitir alto y claro desde la comunidad educativa es su total desacuerdo con los “recortes previstos”, la necesidad de mantener y reforzar la plantilla docente para “garantizar una educación pública y de calidad” y revertir la situación de “abandono actual” del colegio “para evitar su futuro desmantelamiento”.

Compartir el artículo

stats